Niño de 8 años retraído

Tengo un niño de 8 años muy tímido, siempre he intentado ayudarlo facilitándole la relación con otros niños, pero a medida que pasa el tiempo veo que la situación en vez de mejorar, empeora. En el colegio tiene un amigo, pero cuando este no sale al recreo se queda sin jugar mirando a los demás. Eso no tendría mucha importancia porque los demás juegan al fútbol y al él no le gusta o le han hecho que no le guste ya que siempre cuando lo intentaba le decían que era muy malo. Lo que me preocupa es que fuera del colegio es igual, está en piscina y karate y nunca le he conocido en ninguna de estas actividades (ni en fútbol donde estuvo 3 años) ningún amigo. No pone interés en saber como se llaman sus compañeros y aunque juega y habla cuando está en la actividad, cuando sale ni saluda ni parece reconocer a ningún niño. Antes los ignoraba directamente, ahora cuando alguno de ellos lo saluda esconde la cabeza y saluda muy tímidamente. Es muy inteligente así que no es por fallo de memoria. No se que hacer ya que desde pequeño lo he intentado todo, insistirle, dejarlo a su aire, ayudarlo a acercarse a los demás. Me preocupa ya que en su clase todos menos su amigo pasan de él, es como si ni siquiera insistiera.

1 Respuesta

Respuesta
1
Necesitaría saber algo más de tu hijo y de vosotros. ¿Cómo fue su desarrollo, normal, adelantado...? ¿Alguna hospitalización? ¿Hermanos? ¿Tiene primos, cuándo suele verlos, cómo actúa con ellos? ¿Alguna vez ha ido su amigo a dormir o a jugar a su casa? ¿Cómo actuó? ¿Cómo es en casa, ha aceptado con normalidad vuestras manifestaciones cariñosas hacia él? ¿Ha sido un niño obediente o más bien rebelde? ¿Vosotros tenéis amigos con hijos a quienes veis a menudo? ¿Van visitas a vuestra casa? ¿Cómo se relaciona con los adultos, mejor que con los niños o igual? ¿Fue a guardería, a que edad y cómo se adpató? ¿Y los primeros años de colegio, qué tal le fue? ¿El rendimiento escolar siempre ha sido bueno o excelente?...
Lo siento pero tengo pocos datos para poder establecer alguna explicación plausible de lo que ocurre y orientarte.
Gracias por contestar a mi pregunta. Somos una pareja con dos hijos de 8 y 4 años que se llevan muy bien y juegan mucho juntos, mis hijos tienes 3 primos mayores de 15 y 20 años y 3 primos de 2, 6 y 9 años. Al de 2 años lo ve diariamente y a las otras dos las ve en vacaciones porque viven fuera, pero cuando están juntos son inseparables sobre todo con la de 9 años a la que mi hijo idolatra. Cuando mis sobrinas están aquí de vacaciones mi hijo se olvida del resto del mundo e ignora a cualquier niño que pueda acercarse a él. Tenemos amigos con niños de 4, 6, 7 y 9 años a los que vemos muchos fines de semana y con los que es un niño completamente extrovertido. Mi hijo es extremadamente bueno, respetuoso y noble. Es incapaz de hacer daño ni siquiera con un comentario, es prudente y demasiado estricto con las normas que él mismo se impone. Tiene un concepto del bien y el mal que más bien parece de un adulto que de un niño. Cumple una orden hasta el final aunque sea el único que lo haga, sin importarle lo que hagan los demás. En casa aparte de mis sobrinos solamente se ha quedado a dormir su íntimo amigo y él también se ha quedado en su casa. Aparte de este amigo, a casa de otro niño ha ido 3 veces pero no a dormir y este niño ha venido a casa 2 veces (por mi trabajo y las actividades extraescolares me resulta muy difícil el que vengan a casa) y el no suele invitarse solo como suelen hacer la mayoría de los niños. El comportamiento de mi hijo me desconcierta mucho ya que pasa de estar un día muy a gusto jugando con un niño, hablarle, abrirse completamente y al día siguiente tratarlo como a un extraño. Hace unas semanas quedé con unas compañeras de trabajo y una de ellas trajo a su hija de 7 años (se conocen de los cumpleaños todos los años), al principio ambos estaban un poco cortados pero a lo largo de la tarde se hicieron inseparables, luego vinieron a casa y ella quería que mi hijo se fuera a dormir a su casa el fin de semana y él encantado. Pues estoy segura de que la reacción de mi hijo cuando la vuelva a ver será empezar de cero. Con los adultos es un niño al que no le asustan los adultos pero que tampoco se suele dirigir a ellos. Es un niño muy bueno y cariñoso. Fue a la guardería con 7 meses y no lloró ni un sólo día. El caso es que cuando les preguntaba como se portaba me decían que fenomenal y cuando preguntaba por su relación con otros niños me decían que bien pero ni él me hablaba de ningún niño, ni las cuidadoras me decían de algún niño con el que mi hijo tuviera más apego, que se solía quejar cuando algún niño se le acercaba mucho y lo molestaba, es decir que era muy quejica. No me hablaba de lo que hacía en la guardería, ni de sus juegos ni de las canciones, absolutamente nada. Cuando cumplió los 3 años entró en el colegio y fue cuando lo saqué de la guardería cuando me dijeron que me lo pensara que el niño era demasiado tímido como para un colegio y entonces les dije que como siempre diciéndome que el niño tenía un comportamiento normal me hablaban ahora de la timidez como un problema, así que lo tome como una presión para que siguiera allí. Entró en el colegio pero mi hijo no hablaba bien, no se le entendía nada, así que lo hablé con su profesora y me decía que era muy pequeño y que no le diera importancia. En este caso mi hijo tampoco me hablaba del colegio, de lo que allí hacía, de sus amigos, nada. Su profesora me decía que sí que jugaba, pero sus pantalones, sus zapatos estaban intactos y yo pensaba, un niño que juega se estropea al menos los zapatos, pero para ellos todo iba bien aunque no me decían con qués niños jugaba mi hijo. Al año siguiente insistí y un logopeda vio a mi hijo y dijo que lo que tenía era el habla infantil, la lengua floja y que con una serie de ejercicios (miau, guau, etc... y movimientos con la lengua) el niño hablaría bien. El niño formaba unas frases completísimas e incluso tenía un vocabulario extensísimo pese a lo mal que pronunciaba las pablabra y me dijo que aparte de esos ejercicios el niño no necesitaba nada más porque tenía la cabeza muy bien amueblada. A finales de ese año en una excursión y pese a que diariamente le preguntaba a la profesora por el desarrollo en clase del niño, me dijo que ya hablaba mejor porque ante como el niño no hablaba y cuando hablaba nadie lo entendía se enfadaba y dejó de hablar, pero que ahora ya hablaba algo. ¿Le parece normal? Yo siempre insistiendo y me decía que todo iba bien simplemente porque el niño estaba allí en un lado sin hablar ni molestar. Por la calle, los niños le saludaban pero el como si no les conociera, yo le decía "ese niño te está saludando, ¿es de tu clase?¿como se llama?" y su respuesta es que no sabía o que no se acordaba de su nombre. Poco a poco le fui insistiendo en la importancia de conocer el nombre de los demás y hablarles por su nombre y de saludar. Es aún hoy en día y a veces noto como se hace el tonto cuando ve a alguien de su clase y no sabe el nombre de sus compañeros de piscina o karate. El otro día un niño le hizo un tirón de pelos amistoso cuando salía del karate y se quedó como si hubiera visto a un desconocido, así que le pregunté ¿es tu amigo? Y dijo sí, entonces pensé a ver si yo pensaba que el niño estaba en plan saludo o quizás le molestara, pero él me dijo que no que era de broma. El caso es que cuando realiza una actividad como el karate o la piscina o incluso cuando está en clase, habla y participa. Es cuando sale de allí cuando parece que no sabe como actuar o que hacer o de que hablar. En el recreo jugaba únicamente con su amigo, que tampoco se relaciona bien con los otros, y ahora juegan también con otro que está siendo rechazado por los demás porque siempre quiere ganar y decidir. A ellos los manipula y por eso juega con ellos (este es el otro niño que ha venido a casa). Por un lado estoy contenta de que cuente con ello pero lo que me preocupa es que son los rechazados por los demás. El año pasado cuando el profesor prohibió el fútbol en el recreo si que jugaban más niños juntos pero el profesor me dijo que su problema no era jugar con los demás, era que él era incapaz de iniciar un juego o continuar cuando el grupo se dividía, que se limitaba a jugar. Cada vez lo veo más solo y es que no demuestra interés en conocer a los demás, saber de sus gustos. Todos cuentan cuando salen lo que ha pasado en clase, si uno ha hecho esto o esto otro. El o no se entera, o le da igual o no lo cuenta. No lo sé. Su rendimiento escolar es excelente (notables y sobresalientes) pero su profesora siempre le dice que es muy listo e inteligente pero que está emplovoranado (atontado) tanto es así que le llama su polvorón favorito. A él le hace hasta gracia pero a mí no ya que esa sensación de que no se entera de nada es inseguridad y no creo que esté bien en vez de incentivar su intenligencia y premiar su buen comportamiento que lo ponga delante de los demás como el "polvorón". Tengo que decir que yo era cuando pequeña así y por eso le digo a él que la timidez se supera poniendo uno de su parte y a base de pequeños esfuerzos. Yo empecé a cambiar cuando entraron el 8º de EGB nuevas niñas en el colegio y entonces pude desembarazarme de mi antiguo yo (siempre pegada a las faldas de mi hermana un año mayor que yo), mi marido es sociable con quien quiere y cuando quiere pero no se parece en carácter en nada a mi hijo. He intentado por todos los medios que mi hijo no fuera como yo, que siempre estuviera en contacto con niños, que me viera rodeada de gente, habladora, etc.. pero creo que he fracasado y por eso no se que hacer. Gracias.
Antes que nada decirte que me has dado la información necesaria de manera ejemplar (yendo al grano, con ejemplos, etc).
Te haré un esquema de las cosas que me han parecido claves para entender lo que pasa:
-Madre tímida cuando era pequeña. Ahora se siente fracasada porque no ha conseguido que su hijo no lo sea.
- Niño tímido desde la guardería.
- Actualmente con timidez muy contextualizada: en contextos en los que no hay normas claras. No en clases, donde está claro qué debe hacer cada uno, sino en la calle, en los encuentros y saludos, donde no está tan claro qué debe hacer. Así, si se juega al fútbol se concreta el contexto y él juega, pero si en el recreo no hay un juego claro al que jugar, él no sabe bien qué hacer. Con primos y amigos de sus padres, es más concreto el contexto, por eso se relaciona mejor: unos son primos a quienes ve desde pequeño, y otros son niños con quienes estar mientras padres y madres charlan o comen...
- Parece que sufre más la madre por estas conductas que el niño.
- Profesoras que actúan inadecuadamente y confunden a la madre. Tanto dicen que todo va bien porque el niño no les molesta, como convierten la timidez en un problema, como le ponen un mote completamente contraproducente.
Mi análisis es el siguiente:
1.- Creo que tu hijo no tiene ningún Problema. Es tímido en algunos contextos, ciertamente, pero la timidez no es ninguna enfermedad ni ningún problema que haya que solucionar para conseguir ser una persona integrada y feliz. Y tampoco creo que sea una timidez excesiva, puesto que es capaz de establecer vínculos con su hermano, con sus primos, con hijos de vuestros amigos, ... aunque necesite tiempo.
2.- Como factores positivos, de protección, está su buen rendimiento escolar y su cumplimiento de las normas, lo que hace y hará que la construcción de su autoconcepto (su autoestima) sea buena. Otro factor positivo es que tanto el cole como las actividades extras, como vuestras propias relaciones sociales y familiares, le proveen de experiencias sociales de las que aprender, es decir, su timidez no le aísla.
3.- Es por ello (porque la timidez no es un Problema y por esos factores positivos) por lo que el niño no sufre; si sufriera, las cosas empezarían a ir mal en muchas áreas de su vida. Por lo que podemos decir que está teniendo un desarrollo adecuado.
4.- Que no te hable de las cosas que pasan en el cole no es raro; hay muchos niños que cuentan todo y otros que no cuentan nada. A veces, los que no cuentan nada es porque los padres actúan, cuando les cuenta algo, de manera muy directiva, es decir, no limitándose a escucharles sino aprovechando para "educarles" (diciéndoles su parecer, lo que deben hacer para otra vez, etc).
Creo que la mejor manera de actuar por tu parte sería la siguiente:
1.- Aceptar plenamente la forma de ser de tu hijo. Ya sé que cuando no aceptamos algo de la forma de ser de nuestros hijos es porque pensamos que les va a ir mal en la vida si no cambian. Ya te he dicho que eso no es cierto, ser tímido no sólo no es un problema sino que muchas veces es una ventaja (la gente no es tímida porque sí sino porque con ello consiguen ciertas ventajas: de adultos, los tímidos y prudentes suelen caer mejor en un grupo, generan más confianza, por ejemplo).
2.- Aceptarlo supone dejar de decirle cómo debe de actuar (saluda, interésate por los nombres de los niños, etc). El aprenderá sin esas ayudas verbales tuyas, las cuales tienen el inconveniente de que terminan por que crea que tiene un Problema, que es raro, que no es como los demás, etc. Además, indirectamente, esas guías verbales tuyas refuerzan que no te cuente nada del cole o de los demás niños.
3.- Saber que, aunque tú fueras así de pequeña (el niño ciertamente puede haber heredado de ti un cierto rasgo temperamental de timidez), su historia no tiene porqué ser como la tuya, no lo es de hecho. No te veas reflejada en él, y observa las diferencias entre tu vida entonces y la vida de él ahora.
4.- Habla con su profesora y exígela que no vuelva a dirigirse al niño llamándole polvorón.
5.- Sigue promoviendo experiencias sociales, tal como hacéis.
Muchísimas gracias por tu respuesta, la verdad que has dado en el clavo tanto en lo relativo a mí como a mi hijo. Muchas veces pienso que estoy obsesionada e intento ver lo positivo pero me resulta muy difícil. De todas maneras cuando vengan a mi esos pensamientos intentaré recordar tu respuesta y confiar en que mi hijo sabrá como actuar en su vida sin sentirme a cada momento responsable de su forma de hacer.
Miles y millones de gracias.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas