Que podemos hacer para que deje entrar al cachorro

Quisiera saber que podemos hacer, para que nuestra perra de 11 años, que es un pastor Belga, deje entrar en la caseta a nuestra otra perra, que es un cachorro de pastor alemán de 3 meses. Ya que cada vez que se acerca a la caseta esta le gruñe y le ha dado ya un par de revolcones.
El caso es que en breve la pequeña, ya tendrá que estar con ella a solas y tendrán que dormir las dos juntas, pero no sabemos como hacerlo.
Fuera de casa las dos se huelen y no le hace nada la grande a la pequeña, pero en cuanto llega a casa la grande se pone en la puerta de la caseta y no le quita ojo a la pequeña.
1

1 Respuesta

73.875 pts. Veterinario
¿Desde cuándo tenéis a la pequeña? ¿De momento la pequeña vive dentro de casa o ya está viviendo fuera pero en otra parte? ¿Cómo es de grande la caseta? ¿Qué hacéis cuando se pelean?
Necesito saber esas cosillas para poder aconsejarte mejor.
Hola jondap,
Hace solo 3 semanas que tenemos el cachorro, que por cierto no se si lo he dicho, pero es una hembra, y desde el segundo día duerme afuera en el garaje, justo enfrente de la caseta de Kira, la perra adulta. Pero cuando estamos nosotros durante el día, está dentro, ya que todavía le falta la última vacuna, que hoy por cierto se la ponemos, y después de semana santa, queremos que duerma con ella.
La caseta es lo suficiente grande para las dos, lo que pasa es que tiene una sola entrada, y allí se pone Kira en cuanto la ve para que no pase.
Cuando se pelean, bueno le regañamos a Kira para que no le haga daño.
Necesitamos, saber que pautas podemos seguir para que puedan convivir juntas con normalidad. Gracias.
El problema que tenéis es que Kira (la mayor, creo) es la perra dominante del grupo, porque la nueva es recién llegada y además no es adulta, por lo que su rango es inferior. Pero al meterla vosotros dentro de casa, le estáis dando privilegios que no le corresponden, porque para la mente de los perros, vivir en el centro del grupo familiar (dentro de casa) es un recurso que le corresponde en primer lugar a los que tienen un rango jerárquico superior.
Además, la caseta de Kira es "suya", y que la pequeña se quiera meter ahí sería como que un mozo de almacén se sentara en la silla del director de la empresa... el director le echaría la bronca, y todos diríamos: "normal". Pues la forma que tienen de echar la bronca es dar un revolcón, la cachorra aprende cuál es el límite que puede superar y cuál no. Pero algo habitual que hacen los dueños es reprender al que "echa la bronca", y compadecerse del abroncado. Lo que entiende un perro en esa situación es que el que recibe mimos y caricias tiene un rango superior, y el que recibe la bronca por parte de los dueños, un rango inferior. Si seguís haciendo eso, la situación será complicada. Si vosotros no interferís (metiendo a la pequeña en casa, dando mimos excesivos, etc), con dos revolcones será suficiente para que la cachorra entienda la situación.
Lo que tenéis que hacer a partir de ahora es dejar claro que Kira es dominante, y para eso podéis hacer lo siguiente:
1. No dejéis la comida siempre en el comedero, que coman las perras 3 o como mínimo 2 veces al día. Siempre primero Kira y cuando ella haya acabado, le dais la comida a la otra. Si Kira come del plato de la pequeña no debéis entrometeros. Además, vuestro horario de comida tiene que ser anterior al de Kira.
2. Cuando lleguéis a casa, si vais a acariciar a las perras, en primer lugar acariciáis a Kira, luego a la otra.
3. Cuando las saquéis a pasear, Kira debe ir delante de la pequeña.
4. Si hay alguna pelea y las separáis, debéis castigar a la pequeña (atándola e ignorándola 10 minutos), y premiar de alguna manera a Kira. La mejor manera de premiarla sería dejarla entrar en casa, mandarle una orden (sienta, quieta, tumba...), y cuando la obedezca, le dais comida o caricias. Cuando ya esté tranquila, la sacáis al patio otra vez, soltáis a la pequeña y dejáis que estén juntas.
5. Habilitad algo cerca de la caseta de Kira donde la otra pueda dormir, aunque sea de forma temporal, así no entrarán en conflicto continuamente por la caseta. La caseta es de Kira y no tiene por qué compartirla con una perra con la que no tiene vínculo. Si más adelante se llevan bien, es posible que lleguen a dormir juntas.
El orden lógico para todo será: primero las personas, luego Kira y luego la pequeña. Estas pautas no las tenéis que hacer sólo mientras sea cachorra, sino siempre. Tomadlo como una rutina, y os resultará fácil.
Si Kira está castrada, es posible que cuando la pequeña llegue a la pubertad o sea adulta, quiera escalar puestos y volvieran los conflictos (los adultos reproductores tienen más rango que los que no se reproducen). Si Kira está castrada, deberías castrar a la pequeña antes del primer celo, para evitar que en algún momento entre los 6 y 18 meses de edad, quiera aumentar su rango social. En cualquier caso, si la pequeña no se muestra agresiva, sería buena idea castrarla antes del primer celo (estabilizaría la situación, más que nada porque el celo de las hembras podría ser desestabilizante, así nos quitamos ese factor hormonal).
Si tenéis alguna duda má, preguntadme.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas