Bichito tipo larva en casa

Llevamos una temporada encontrándonos por casa unos bichitos muy curiosos que no habíamos visto en nuestras vidas... Nos los encontramos pegados a la pared o al techo. Son una especie de larvas, es decir como un tubito recubierto de una especie de pelusa y el bichito está dentro escondido. Saca la cabezo, que es como un puntito negro, y se desplaza arrastrándose. En cuanto notan que te acercas se esconden dentro del tubito... Nos mosquea un poco porque, como he dicho, no los habíamos visto nunca y no sabemos si son dañinos para los muebles o textiles (como las termitas, etc.) o incluso con nosotros...
Si alguien pudiera echarnos una mano y decirnos como podemos acabar con ellos, estaríamos eternamente agradecidos (tengo que decir que soy un poco bichofóbica...).
Un saludo.
{"lat":43.0367131225719,"lng":-2.18559265136719}
1

1 Respuesta

57.805 pts. Biólogo, profesor de enseñanza media en la red pública
Lo más probable es que sean polillas, unas pequeñas mariposas especializadas en comer pelo (por ejemplo lana) y plumas. No son polillas, en contra de la idea popular, todas las mariposas pequeñas y triangulares. Hay dos identidades más probables:
La principal es Tinea pellionella, que se mueve con su tubo y suele infestar alfombras y tapicerías; cuando llega el momento de pupar se fijan sobre techos y paredes. Creo que es la que mejor responde a vuestra descripción, y aquí tenéis una foto:
http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Tinea_pellionella01.jpg
Podéis buscar más fotos y dibujos usando el nombre científico (Tinea pellionella) en la búsqueda de imágenes de Google.
Si es ésta, deberíais buscar el foco de la infestación, probablemente un sillón, un tapiz artesanal, un animal disecado, o algún otro objeto que contenga lana (pelo) o plumas. Usad un insecticida suave basado en piretrinas o piretroides (como la permetrina): mirad la etiqueta. Será más eficaz si envolvéis el objeto en plásticos. Tened cuidado con los peces (si tenéis) y con las mascotas (la permetrina es bastante tóxica para los gatos).
La otra especie es Tineola bisselliella, que es la polilla de los armarios; el tubo de éstas suele aparecer fijado al material sobre el que se alimentan. Foto:
http://en.wikipedia.org/wiki/File:XN_Tineola_bisselliella_0.jpg
Lo mismo, insecticida; y luego, en el armario bolitas de naftalina, mejor guardando las prendas de lana que se usan poco dentro de bolsas herméticas con el repelente dentro. Las bolas no matan las larvas, pero repelen a los adultos que podrían poner huevos.
Buenos días.
Ante todo, muchísimas gracias por la respuesta. Claramente el bichito se parece muchísimo al primero que mencionas, Tinea pellionella. La forma es exacta a la de las fotos y tiene una pelusilla, como si fuera polvo, recubriendo el tubito. Ahora viene el problema: en toda la casa sólo tenemos una alfombra y un sofá (soy alérgica y no me convienen las alfombras...), y ambos están en la sala, pero allí nunca ha apareceido ninguna. En los únicos sitios que las hemos visto ha sido en las tres habitaciones, pero la situación es la siguiente:
- Nuestro dormitorio no tiene ni alfombras, ni tapices, ni nada parecido, sólo los armarios y la cama con nórdico de plumas y colchón de látex (¿el origen puede ser alguno de éstos dos?). En nuestro dormitorio es donde más larvas hemos visto (aunque, que conste, que las apariciones han sido ocasionales, llevamos cinco años viviendo en esta casa y nos hemos podido encontrar 10 bichitos, por decir un número...).
- El dormitorio del niño lleva un par de años amueblado (vamos, que los muebles son nuevos) y tampoco tiene alfombras, nórdico sintético y colchones de muelles, normales. Nos hemos encontrado alguna larva, en contadas ocasiones.
- La última habitación la tenemos tipo despacho, con un armario en el que guardamos la ropa de cama, abrigos, etc. Igual que en la otra habitación, nos hemos encontrado larvas en un par de ocasiones.
Claro, con estos datos, lo que no sé es cuál puede ser el foco de infestación... Al principio pensamos que era un cuadro de nuestro dormitorio, pero lo descolgamos, estuvimos mirando y no vimos nada. Luego creímos que igual estaban detrás de nuestro cabecero, pero nada, tampoco. Y la verdad es que cada vez nos la hemos encontrado subiendo por un lado de la pared distinto, no aparecen siempre en el mismo sitio...
Con estas pistas, ¿cuál crees tú que puede ser el foco? También tengo que decir que las puertas de la es habitaciones están siempre cerradas, ya que tenemos dos gatos, y no les dejamos entrar en las habitaciones (por mi alergia), con lo cual tampoco veo cómo han podido pasar de un dormitorio a otro... Me acaba de decir mi marido que cuando desmontó el cabecero de nuestra habitación vio una. ¿El origen puede ser el polvo sin más?
Te agradezco muchísimo la información.
Todas las alternativas de solución, a cualquier problema, tienen ventajas y costes.
En un extremo tenemos la opción de llamar a un especialista y desinsectar. Implica fumigar extensamente, o incluso expulsar a la familia un par de días y saturar la atmósfera de la casa. El coste es elevado e implica molestias, e incluso algún riesgo, y además el resultado no es definitivo, porque en cualquier momento puede llegar una nueva hembra con sus huevos.
En el otro extremo está considerar a los bichitos cohabitantes y saludarlos al cruzarse con ellos. Es el método de la adaptación (psicológica). Cuando existe una fobia aguda, la adaptación requiere una terapia especializada, que es más cara que un servicio de desinsectación, pero la adaptación es gratis cuando es sólo una repulsión pequeña y uno se hace la terapia solo.
Como el número de bichos es pequeño y no son de los más repugnantes (en otras ocasiones me han consultado sobre tarántulas o ciempiés) yo recomendaría algo lo más próximo posible al segundo modo: revisar los armarios, acostumbrarse al olor de la naftalina, fumigar los muebles o tapices susceptibles (el cabecero), fumigar o lavar los edredones y abrigos de plumas (mejor, si es posible, en caliente), aspirar meticulosamente los rincones donde pueda sedimentarse el pelo de los gatos o yacer el cadáver de alguna mosca,. Y acostumbrarse a ver en la fauna doméstica espontánea un signo de salud ambiental. Mi barrio en Madrid es ya tan tóxico que no es posible ver ni un gorrión. No puede ser bueno para los niños.
Por supuesto que estas consideraciones son subjetivas. Mira en Google las imágenes de Tinea pellionella adulta. Sus larvas quizá sean feas, como nuestros recién nacidos, pero los adultos son minúsculas mariposillas de alas nacaradas.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas