Es posible que tenga uma recaída de depresión

Bueno como dice el titulo es posible que tenga una recaída de depresión, sufri depresión cuando tenia 15 años de edad, debido a que tenia una amiga depresiva y conocí a otras personas depresivas, habían cosas fuertes que me habían pasado cuando era niña y no las había superado. También llegue a autolesionarme en los brazos, muñecas, abdomen y tobillos, estuve en depresión 6 meses, pero mis padres se dieron cuenta y me mandaron al psicólogo.

Creí que ya había superado todo, pero actualmente creo que no. En estos momentos tengo 18 años de edad, no tengo la vida social que tiene una persona de mi edad, tampoco tengo muchos amigos.

Mis padres no me dejan salir tan fácil con amigos, siempre tratan de protegerme y estoy cansada de eso, dicen que no conocen a mis amigos y blablá.

Últimamente rengo el sentimiento de mandar todo a la mierda, quiero irme lejos, alejarme de todas las personas que conozco, quiero irme a un lugar donde nadie me conozca y no tenga que dar explicaciones a nadie.

Siento que mis padres mo confían en mi, siempre me subestiman, dicen que no puedo hacer esto o esto, siento que no me apoyan.

Solo quiero saber por qué tengo ese sentimiento o esas sensación de mandar todo a la mierda, irme lejos donde no me conozca nadie.

Es posible que tenga uma recaida de depresión.

3

3 respuestas

Respuesta
1

Creo que debemos empezar por lo que no empezaste: dijiste que no habías superado algunas cosas de cuando eras niña, ¿ya lo hiciste?, ¿Has hablado de ello con alguien?, ¿Crees qué puedes recordar sin sentir algo negativo? Si la respuesta a una o todas las preguntas fue "no", es probable que estés volviendo al mismo punto que te está haciendo daño. Debes analizar tu vida y saber qué es lo que exactamente te está haciendo mal y que tanto tiene que ver con tu pasado. Es importante encontrar una razón. Solemos creer que eso no ayuda, pero saber qué ocasiona lo que nos margina, es uno de las bases más fuertes para poder sanar y seguir.

No quiero sonar a coaching de libro, pero creo que no es una depresión, sino que sientes que no tienes respuestas, ni libertad y quieres conseguirlas quizás "reiniciando" en otro lugar. Quieres irte porque nadie te entiende, pero ¿tú puedes entenderte?, ¿Entiendes cuál es el fondo de lo que hacen o dicen los otros (sobre todo tu familia)?, ¿Sabes qué es lo que quieres hacer? No dejes que estos pensamientos te agobien, no permitas que el querer mandar al carajo a todo el mundo te aleje de quienes quieren hacer algo por ti.

Pero si sería bueno que si tienes una semana libre o vacaciones de tu escuela, universidad o trabajo, vayas donde algún familiar, preferiblemente fuera de la ciudad y te encuentres contigo misma, que te des cuenta de lo que ha pasado con tu cuerpo y contigo y te perdones, perdones el daño que te has hecho y al menos superes en parte el daño que te han hecho otros.

A tus 18, es un buen momento para comenzar, pero superando e intentado hacer las cosas bien.

No dejes pasar el tiempo, y si comienzas a tener mucha tristeza, a perder la ilusión y la esperanza por el futuro, a cortarte de nuevo y a marginarte, acude rápido a un especialista. En verdad. Pero primero lidia contigo misma y trata de darle importancia a lo importante.

Un abrazo, por aquí seguiré por si necesitas algo.

Respuesta
Respuesta

No pienses que necesariamente no confían en ti; ellos tienen la obligación de cuidarte y protegerte, lógicamente con sus cualidades y limitaciones. En la calle hay muchos peligros, y solamente con mucha virtud podrías afrontarlos bien.

En tu situación tienes la obligación de obedecer a tus padres en todo lo que te manden para tu bien o el de tu familia. Sin embargo, si estuvieses persuadida en conciencia de que es moralmente malo obedecer una orden, no debes seguirla.

En la vida siempre hay dificultades, y las tendrías aunque te fueras al fin del mundo, y no es bueno empezar por quejarse por las que uno tiene, ya que, entre otras cosas, las situaciones pueden empeorar y mucho. Piensa que sin duda habría muchas situaciones que te harían sufrir mucho más. Da gracias a Dios por haberte librado de ellas, y da gracias a Dios por tu situación actual y por tu familia, aunque a veces te contraríen tus apetencias, pero lo que te recomiendo es que empieces ahí a hacer el bien de verdad, empieces a trabajar en lo que sí depende de ti, que es mucho. No vivas para ti misma, sino que piensa en hacer todo el bien que puedas. Piensa en mejorar tu parte, lo cual también te ayudará a ver mejor el pasado y comprender mejor a personas que hubieran podido equivocarse. Piensa que el que actúa mal se equivoca, y el primer dañado es él mismo. Y, por otro lado, el daño que se recibe de otras personas humanas, siempre es inferior al que uno puede hacerse a sí mismo, aunque sea al degradarse afrontando mal, sin amor de verdad, lo que le sucede.

Dices que te gustaría no tener que dar explicaciones, alejarte de la gente. Lo que te recomiendo es que en todo te guíe la caridad, el amor de verdad, para lo cual tienes que estar en gracia de Dios, ya que de otro modo, la persona no es capaz de sobreponerse a las tendencias egoístas.

En casa, como te decía, tienes que obedecer a tus padres, y el obedecer lejos de quitarte libertad, te la proporciona, ya que quizá evite que te enredes en complicaciones, etc. Y con tus amigos o conocidos te recomiendo no hacer nada que no quieras hacer. Las explicaciones solo se las tienes que dar a las personas que tienen derecho a ellas, pero a nadie más. La caridad, el pensar en el bien de verdad de las personas te ayudará a saber qué tienes que hacer en cada momento, ya que no se trata de satisfacer vanamente a la gente, sino de hacer el bien, lo cual es distinto. La gente en muchas ocasiones tira de uno hacia su vanidad, en vez de ayudarse los unos a los otros a ir hacia Dios, a ir hacia la Verdad. No en vano el mundo es uno de los tres enemigos del alma. No tengas pena por no tener más vida social. Quién sabe si eso también es una gracia de Dios. Por supuesto que siempre te tiene que guiar la virtud teologal de la caridad.

Te recomiendo frecuentar los Sacramentos y hacer oración para ir sabiendo qué es lo que tienes que hacer, y fuerza para llevarlo a cabo. Descarta, por supuesto, todo lo que no sea bueno. Haciendo el bien afrontarás bien la vida y lo que te suceda, e irás sabiendo mejor lo que tienes que hacer.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas