Alprazolam y Escitalopram en Análisis de drogas?

Mi hermano está cursando los estudios de piloto y se pone muy nervioso en los exámenes, en un de ellos le dió un ataque de pánico. Fuimos al médico de la seguridad social y le dijo que tenía ansiedad y depresión y le ha recetado un ansiolítico (Alprazolam, 3 mg al día) y un antidepresivo (escitalopram 10 mg al día) Mi pregunta es, dado que estas sustancias aparecen reflejadas en los análisis de sangre y orina que te hacen en los certificados médicos de clase 1 de piloto, y él lo va tomar para un período muy determinado de pruebas, ¿cuánto tiempo tiene que pasar para que dichas sustancias no sean detectadas en ningún análisis que le puedan hacer? Y si hay algún remedio natural parecido en efectividad que no sea detectado en dichos análisis, ¿tal vez hierba de San Juan?

Eso es todo.

1

1 respuesta

Respuesta

En primer lugar decirte que yo no soy médico, y por lo tanto, sobre medicamentos, deberías consultar a un médico o a un farmacéutico.

Me parece una barbaridad el tomar el “escitalopram” para hacer un examen, dado que tengo entendido que se necesita tomarlo durante un tiempo para que haga efecto, y otro tanto para dejarlo, con lo cual deduzco que tu hermano tiene una fuerte depresión, posiblemente y entre otras cosas, porque se ve incapaz de no ponerse nervioso en los exámenes, con lo cual no los aprueba, y sufre una gran frustración por no conseguir su sueño de piloto.

Vale, voy a intentar priorizar mis ideas. Si una persona sufre ataques de pánico al hacer un examen, entiendo que también los podrá sufrir mientras vuela. Si finalmente es piloto, y por diversos motivos, como por ejemplo: colisionar con un buitre, entrar en una zona de turbulencias, entrar en barrena por un cambio brusca de térmica, caer un rayo, quedarse sin gasolina, bloquearse un flash al aterrizar, pararse el motor, no bajar el tren de aterrizaje, incendiarse el motor, cegarse por el sol cuando va a realizar una maniobra delicada, pillar una tormenta y quedarse sin visibilidad, estornudar y accionar involuntariamente el timón hacia abajo, sufrir un mareo, neumotorax espontáneo, una angina de pecho, etc., etc., entra en pánico, tendrá serias dificultades para resolver estas situaciones.

Sinceramente, hay determinadas personas que es mejor, que no tengan prisa por pilotar, por montar en moto, o por practicar deportes extremos, porque psicológicamente no están preparados y necesitan más práctica para conseguir esa autoconfianza y destreza “Real” para que en situaciones críticas no se bloqueen y poder ejecutar la maniobra adecuada con acierto y precisión. En la motocicleta es donde más gente muere con diferencia por estos temas. Accidentes provocados, por las puñeteras reacciones de pánico que se sufren en momentos críticos de su conducción, provocan reacciones que suelen conllevar al bloqueo de frenos, enderezamiento de la moto mientras se toma una curva, incapacidad de dirigir la moto hacia una trazada lógica, tensión en los brazos que impide el giro de la moto, quedarse con la mirada absorto hacia el lugar que mas temor te da ir hacia él, con lo cual inexorablemente vas hacia él, etc., con el inevitable resultado: colisión frontal contra un vehículo, salida de la vía con el consiguiente ostión que te vas a dar, derrapaje incontrolable que te va a llevar a sufrir una arrastrada donde vas a dejar hasta el tuétano y posterior colisión o salida de la vía, o colisión directa contra el poste, farola, árbol, que te ha producido la reacción de pánico al verle.

Te cuento esto, porque realmente es así, y la gente muere o se queda paralítica o inválida, porque nadie les ha explicado que con tener el carnet o la licencia para conducir o pilotar no es suficiente para hacerlo con garantías para su propia integridad física, y mucho menos para disfrutar de tal actividad.

Así que mi consejo, es que tu hermano consiga vencer esas crisis de pánico, como objetivo principal, y que eso es más importante que la propia licencia de vuelo, también quiero decirte que esas crisis de pánico realmente se pueden vencer, con simulacros de exámenes, con insistencia en presentarte al examen, sin rendirte, yendo al examen súper preparado, aprendiendo a relajarte, a tener cierto control sobre el stress, a saber respirar, a hablar en público, a entender y asimilar que pese a intentos fallidoshay que seguir intentándolo, que ese carnet o esa licencia es una cosa que ni mucho menos es lo más importante para tu vida, aunque sepas que la vas a conseguir.

Cuando una persona entra en “stress”, experimenta unas reacciones fisiológicas involuntarias, que afectan a todo su potencial psico-físico el cual cae en barrena. Sufre una serie de secreciones hormonales (cortisol, adrenalina y noradrenalina) dentro del torrente sanguíneo, cuya función en principio es la de preparar al cuerpo para la lucha o la huida, ( como en el resto de los animales) y que como él, de primeras, cree que no puede luchar o manejar dicho stress, pues éste se retroalimenta y le provoca situaciones en las que no puede expresarse con un mínimo de soltura, no puede realizar movimientos físicos precisos, (habilidades motoras finas, como escribir, manejar una pistola, poner una inyección, apretar un tornillo etc.). Afecta también a la ejecución de habilidades motoras complejas, como la coordinación visual-manual, el equilibrio, la coordinación espaciotemporal (tropiezas tu solito y te caes), pierdes la visión periférica, (acabas con visión en túnel), pierdes facultades auditivas, (te vuelves sordo), se es incapaz de procesar la información que te rodea, te suben las pulsaciones cardiacas como si estuviera realizando un ejercicio muy intenso

De esto saben mucho los luchadores de artes marciales que se enfrentan en combate, quienes participan en peleas, la policía, los bomberos, los médicos de urgencias, quienes se dediquen a hablar en público, políticos, reporteros, actores, cantantes, músicos. Todos ellos, han pasado durante su profesión por momentos de gran stress, y lo que diferencia a los buenos de los “menos buenos” es el grado de control de stress ante situaciones “difíciles” o “peligrosas” o “cuando el nivel de autoexigencia en la perfección es máximo”. Se da la paradoja, en el ejército por ejemplo, de que quien tiene más rango, está mejor formado académicamente, mejor considerado, mejor visto, respalda a ojitos cerrados todas decisiones de sus superiores, y encima es más guapo, cuando se somete a situación de stress real, riesgo máximo y evidente de su vida, (caso del soldado en un combate), pues con frecuencia, aquel otro soldado al que muchos critican, castigan, desacreditan, y putean, resulta que es quien posibilita el éxito de una operación militar, el rescate de un compañero, la manipulación de un explosivo, o incluso el sacrificio de su propia vida, y es por que está acostumbrado a trabajar, a vivir y resolver las situaciones bajo stress, y es capaz de tener cierto control sobre el mismo, y tomar las decisiones más acertadas.

Contándote todo este rollazo, que lo es, espero aportar el que podáis plantearos vuestro objetivo con otro punto de vista, y que con seguridad habrá más opiniones y diferentes al respecto, pero yo me he decantado por ésta.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas