Vecino no deja que las juntas de la comunidad se desarrollen ¿Se puede amonestar de alguna forma?

Tenemos una comunidad de propietarios, de 7 viviendas y 1 garaje, en la que un vecino no deja que las reuniones sean llevadas a cabo, desde el minuto 1 lleva la voz cantante, grita, amenaza, insulta y no se ciñe a los puntos tratados en la convocatoria incluso hablando (más gritando que hablando) de temas pasados o que no vienen a colación de la comunidad (como sus estudios, sus trabajos)... En fin, que convivimos con un impresentable, maleducado y tocapelotas que no deja hablar a nadie e interrumpe constantemente, impidiendo que la misma se lleve a cabo.

Se que el tema de los insultos y amenazas son denunciables ante la entidad competente, pero, ¿se puede hacer algo para que las reuniones se puedan llevar como se deben? ¿Existe alguna tipo de amonestación que sea aprobada por el resto de la comunidad? ¿Se puede llamar a las fuerzas del orden para su normal desarrollo? ¿Se puede grabar una junta (siempre avisando de que va a ser grabada)?

1

1 respuesta

Respuesta
1

Si. Las juntas pueden ser grabadas sin ningún problema, eso si, avisando del procedimiento a seguir.

Es un tema difícil el de los vecinos que no entienden de vivir en sociedad y respetar para ser respetados.

A veces hay que armarse de paciencia e intentar aplicar orden.

Como consejo, aunque se que es más fácil decirlo que ponerse a hacerlo yo te recomiendo que sigáis los siguientes pasos.

Si tenéis la posibilidad de tener un local donde todos podáis estar sentados (a veces los ayuntamientos o algún centro disponen de locales para hacer este tipo de pequeñas reuniones), tranquiliza más el tema que el Presidente y el Secretario esten en un lado y los vecinos a otro para dar orden.

Grabar la reunión como tu comentas es una buena idea. Siempre intimida a los del despropósito.

Que el presidente imponga con rigor el turno de palabra limitado por petición y orden estricto.

Puede ser que estos remedios aplaquen algo. Tampoco te digo que sean la solución definitiva, pero es que contra este tipo de excesos verbales, la verdad es que no hay mucha solución.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas