Mi gata no quiere aceptar una nueva compañera

Tengo una gata de unos tres años que siempre ha estado sola. Tiene un problema de obesidad, de lo gorda que esta la pobre no llega ni a limpiarse el colu, tenemos que quitarle nosotros los restos de caca, pesa 7 kilos y medio y según el veterinario no debería pasar de los 4 (ya que no es una gata de raza grande, de hecho no creo que sea de raza pues la recogimos de la calle muy pequeñita). En fin, que no se mueve casi nada, se pasa el día metida en su cesta mirando a su alrededor y cuando intentamos que juegue no dura ni un minuto para directamente tumbarse en el suelo y esperar a jugar desde esa posición. Le hicieron pruebas y todo salio bien, solo nos cambiaron el pienso a uno para gatos obesos con el que lleva más de un año y su peso es el mismo.
Bueno, pues hace cosa de dos semanas trajimos a casa otro gatito (no estamos seguros de si es macho o hembra) tiene dos meses y super gracioso y juguetón, pero en cuanto entro en casa la gata adulta se puso hecha una fiera bufandole y el chiquitín se asusto mucho.
Los días después simplemente la gata no lo quiere cerca, lo ignora y si se acerca le bufa y le pega con la pata (aunque no le da fuerte) e incluso se queda mucho más tiempo en la cesta y nos hace menos caso a nosotros, parece que es como si estuviera enfadada con nosotros, pero no tiene sentido porque realmente estamos dándole más cariño a la grande para que no se ponga celosa, y claro, nosotros teníamos la esperanza de que se hicieran amigas y jugaran, así la gata mayor dejaría de estar tanto tiempo sola (cuando estamos trabajando) y al jugar con la recién llegada haría más ejercicio y mejoraría en salud. Claro, ahora nos da pena deshacernos del pequeñín pero nos da miedo que la situación no mejore o que pueda empeorar.
Le hemos puesto la comida separada, y la bandeja de arena también, pero la casa es pequeña y la gata adulta parece no llegar a aceptar que otro gato merodee por la casa.
¿Creéis qué con el tiempo aprenderán al menos a aceptarse? Si se hicieran amigas mejor pero con que se respeten me conformaría. ¿Qué puedo hacer para que no lleguen a pelearse? Aun no lo han hecho pero tengo miedo de que cuando crezca el pequeño puedan hacerlo y ya sea demasiado tarde para encontrarle un nuevo hogar a la cría.
¿Puede tener algo que ver si la cría fuera hembra?
Espero que pdais darme las claves para saber que debo hacer yo, como actuar, porque realmente quiero tenerlas en casa a las dos.

1 respuesta

Respuesta
1
En primer lugar, el cambio de pienso no es suficiente, se debe reducir también la cantidad. Ésta debe ir en relación a su actividad.
Si el gato es muy perezoso y gusta estar tranquilo, seguramente no ha sido la mejor opción traerle un gato joven, que se caracteriza justamente por tener mucha energía, lo cual a los gatos mayores en general no les va tanto.
Siempre que se introduce un nuevo compañero, hay que tener en cuenta ciertas cosas y seguir un paso a paso. Lo más importante, es saber si ese gato fue socializado correctamente de cría. El primer mes y medio del gato fueron determinados, de hecho, yo no cogería gato antes de los dos meses: No sólo debe haber sido hecha bien la impronta maternal y el contacto con sus hermanos, sino también con otros gatos. Si esto no se hizo y luego, llegó a casa sin compañero quedando tres años solo ... se puede plantear una situación complicada.
De por sí, los gatos pueden tardar más aceptándose, y siempre hay que considerar la posibilidad de que un grupo concreto nunca funcionará, al igual que pasa en la naturaleza.
Lo ideal es presentar a ambos en terreno neutral, y no en territorio de ninguno. Después, lo más diplomático es procurar que no invadan el espacio vital el uno del otro, que haya un acercamiento que crezca poco a poco.
Tendréis que tener paciencia y ver hasta qué punto es sostenible.
Para mover al gato a tener actividad, hay trucos sencillo: Comprad un Kong, en los veterinarios con tienda integrada suele haber. Son como conos de plástico duro, con un orificio que se puede ajustar en tamaño. Sirve para meter comida dentro. El animal (es para perros y gatos) tendrá que jugar con la bola para hacer salir la comida. La primera vez que se le da, debe estar bien abierto el orificio para que salga con facilidad y le pille el truco. Después se ajusta más para que le cueste. También se pueden atar pequeños trozos de comida en cuerdas sujetas de un palo, e ir moviéndolo (importante que al principio sea muy fácil, y que nunca le cueste demasiado, que vaya adaptado a sus posibilidades y su aguante). Se le puede enseñar a perseguir palos, atravesando como una especie de laberinto (se puede montar algo fácilmente con objetos que se tengan en casa o cajas de cartón) que le guía a los puntos donde se encuentra comida.
Podéis repartir bolitas de pienso por la casa, empezando por un espacio pequeño para que el gato aprenda a buscar, y según se active, poner algunas fáciles y otras más escondidas.
En definitiva, que se gane su comida. Lo esencial es vuestro comportamiento hacia el gato, de no caer en darle más de lo que necesita y dárselo gratis por pena. Id poco a poco, pero que se active :)
Hola de nuevo:
Quería comentar otra opción que se me plantea. Tengo la posibilidad de traer también a una hemanita de la recién llegada. Son gatos que han nacido en el campo y en casa estarían mucho mejor atendidas. Se llevan estupendamente, no paran de jugar y la verdad es que nos da mucha penita separarlas. Me han dicho que si las trajera a las dos, quizás la gata adulta estaría más a su aire, ya que la pequeña al tener a su hermana no se interesaría tanto por acercarse a la mayor.
Con la nueva gatita en casa nuestra gata al menos esta más atenta a su alrededor, más alerta y no pasando de todo como antes, por eso también pensamos que deberíamos intentarlo, y de paso ayudamos a las pequeñinas que se han ganado nuestro cariño.
¿Crees qué es buena idea llevarlas a las dos para que se distraigan juntas y dejen tranquila a la gata adulta? ¿O seria empeorar las cosas?
MUchas gracias por los consejos para hacer moverse a la gordota.
Pues no lo sé, nadie puede decirte qué pasará exactamente. La teoría está bien, pero no es la única existente para esa situación. También podría pasar que esos dos gatitos se sientan más fuertes juntos y juntos hagan las trastadas y acaben tirando contra el gato mayor.
En general considero que los animales nacidos y criados en el campo (en caso de que no se hagan los pasos adecuados de enseñarle mundo con todas las impresiones futuras que tendrá como mascota), no son las mejores mascotas de ciudad y casa; cosa que sucede con cientos y miles de perros criados mal.
Ya te digo, puedes intentarlo, puede pasar lo que has planteado y puede no pasar. Dependerá del carácter de los tres; pero te recomiendo ir con ojo, porque si el mayor empieza a adelgazar, quizá no se quede en bufar.
Creo que nadie puede determinar cuál sería el resultado final (sin ver a los gatos), sino que lo mostrará la experiencia. Cada caso es distinto.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas