Nuevo gatito adoptado

Hola... He leído tus respuestas y me parecen todas estupendas! Gracias por tu ayuda.
Tengo un gato de 12 años (muy mimado, por cierto) al que le hemos detectado inmunodeficiencia (no avanzada, de momento. Es un gato acostumbrado a salir y que no soporta estar encerrado mucho tiempo. Ahora está bien y todavía no hemos empezado en Interferon). Por otro lado tengo el perro de mi hija 3/4 días a la semana (máximo 7 horas), en los cuales mantengo el gato en casa y el perro en el jardín. Si estamos todos en casa, puedo dejarlos sueltos a los dos, vigilando, claro (de amigos nada, el gato hace como si no lo viera y el perro lo estudia pero sabe que no puede moverse).
El caso es que quiero adoptar otro gato de 3 meses ya que el veterinario me lo ha aconsejado para que el gato "viejecito" esté acompañado y tenga cariño mientras nosotros trabajamos. A mi también me hace mucha ilusión, pero no se cómo "juntarlos".
¿Cómo debo presentar a los gatos? ¿Y el gatito con el perro?
¿Puedes ayudarme? ¿Lo pienso llevar a casa un fin de semana para estar controlando... Pero cuando llegue el lunes?
Muchas gracias de antemano por tu atención.
Nut
1

1 respuesta

Respuesta
1
Yo no adoptaría un cachorro tan joven con un gato adulto de esa edad si el adulto no está acostumbrado a tratar con gatos. Para ellos los cambios son difíciles sobre todo a cierta edad. Aún le queda tiempo de vida, aunque con la inmuno es algo menos. Pero ya no es un "chaval".
Para meter a otro gato en casa yo buscaría a uno que también tuviera inmuno (puesto que si no lo tiene, el tuyo se lo terminará contagiando inevitablemente) pero que estuviera acostumbrado a vivir con más gatos y que tuviera una edad más o menos similar o un par de años al menos.
El meterle un cachorro o un gato de menos de un año supone estrés para el adulto y eso puede hacer que le bajen las defensas. El pequeño siempre va a buscar al grande para jugar y el grande no siempre está dispuesto a "hacer el tonto". Sobre todo si siempre ha estado solo en casa. Eso sería invadir su territorio y no lo aceptan del todo bien.
Para las presentaciones cada gato necesita su tiempo. A veces con un par de días no es suficiente. Hay que meter al nuevo en una habitación en la que el otro no pueda entrar para que la reconozca como suya. Hay que intercambiar juguetes y cosas impregnadas con sus aromas (restregándolas por las mejillas) para que se conozcan por el olor primero. Luego hay que supervisar los encuentros a distancia y ver cuándo se puede producir algún enfrentamiento hostil... Cada par de gatos se comporta de forma distinta y las prisas no son buenas.
Cuando no les damos tiempo de aceptarse el problema puede hacerse crónico: gatos que tienen que convivir pero que no se tragan. Pasan uno al lado del otro y se echan la zarpa, se pelean de vez en cuando o se agreden (y con un zarpazo de nada un ojo puede acabar fuera de su órbita con facilidad), se estresan y se arrancan el pelo o se mean fuera de sitio, o les da por romper cosas para llamar la atención, o comer compulsivamente... en ese sentido son delicados, una alteración que no toleren bien puede convertirse en un problema psicológico gordo para ellos.
Luego cada gato hace sus propias cosas raras. Mi macho por ejemplo tolera a las hembras y a los machos cachorros pero no a los adultos. Una hembra que tengo adopta a los machos bebés como suyos (su última camada en la calle murió porque ella tenía la boca rota e infectada y apenas podía darlos de mamar) pero no a las hembras. Ellos eligen con quién se llevan bien y con quién no.
El macho dominante de mi pareja con unos se pone a jugar tal cual los ve y a otros intenta matarlos. Para él no depende de la edad o el sexo, es según le caen cuando los conoce.
Plantéate más lo de dejar al gato tranquilo o adoptar a otro con inmuno pero de un par de años al menos, porque si no, es fácil que le traumatice un poco.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas