Me gusta correr...

Hace alrededor de 2 años me inicié en correr. Es una actividad que me gusta mucho y me da muchas satisfacciones debido a que me siento ágil, activo, ... Vivo. Me gustaría que algún experto me guiara sobre cómo calentar, ké hacer ya que siempre corro unos 30 minutos unas 2 veces por semana. Al menos eso es lo que solía hacer. Por desgracia he estado 3 o 4 meses sin correr pero llevo unas semanas retomando el ejercicio y quisiera empezar con buen pie. ¿Alguna sugerencia? Tengo 25 años.
1

1 respuesta

Respuesta
1
Con 25 años te diré en primer lugar que puedes permitirte un esfuerzo algo superior al que describes, lo que proporcionará una mejor forma y mayor satisfacción. Los únicos problemas son que te aburras, que sobrecargues un poco las rodillas sobre todo si tienes sobrepeso o las piernas delgadas/alargadas, o alguna lesión en los ligamentos óseos de la zona del tobillo, aunque es infrecuente en carrera amateur.
Te recomiendo que para calentar simplemente comiences corriendo a menor ritmo del que corres normalmente, especialmente si hace frío o vas muy descubierto de ropa. Esto en unos 5-10 minutos te debería haber calentado lo suficiente, y si no es así, puedes prolongar hasta 15 minutos (si por ejemplo, hace mucho frío). El problema es no "comerte" el tiempo y las ganas del ejercicio con el calentamiento. Hay quien tras este calentamiento, realiza unos primeros estiramientos, son beneficiosos pero no imprescindibles, así que decide tú si los hace o no.
Posteriormente puedes realizar tu rutina de entrenamiento, y para ello te recomiendo que de vez en cuando, no es necesario que siempre, te tomes tiempos y distancias, para asegurarte de que estás esforzándote y que progresas o por lo menos no empeoras tus marcas. Esto te puede parecer algo absurdo si no estás entrenando para una prueba atlética, pero mi consejo es que por más que tenga carácter aficionado, te motives y disfrutes del deporte haciéndolo lo mejor posible, es decir, esforándote.
La fase de enfriamiento es igualmente interesante, no tanto porque puedas lesionarte por parar de repente, sino porque tus músuculos agradecerán esta transición y dolerán menos. Ralentiza el ritmo los últimos tres minutos, y realiza ejercicios de estiramiento. El estiramiento debe afectar a la zona trabajada, es decir las piernas. Estira los cuádriceps, femorales, tibiales y gemelos, además de los ligamentos óseos del tobillo, y si tienes tiempo también el tren superior pues aunque menos algo trabaja en la carrera.
Combina diferentes paisajes para disfrutar más la carrera. Prueba a correr bajo la lluvia o el sol (con protección solar y cuidando el riesgo de insolación si es excesivo) para ver cómo te gusta más. Ve acompañado cuando tengas ocasión y así lograrás una carrera más regular (menos caprichosa según tu cansancio). Utiliza unas buenas zapatillas y detetente si notas alguna molestia imporante, muscular o respiratoria. Aumenta el tiempo un poco, pero no empeores demasiado la velocidad por ello, pues no te servirá de mucho correr dos horas si vas muy lento, y te aburrirá más. Y la frecuencia puede ser de cuatro días a la semana si tienes tiempo y no haces muchos más deportes.
Mira la relación entre tu altura y peso. Tu forma atlética y tus objetivos de rendimiento, fuerza, estética. Con todo ello puedes hacer un plan personalizado de carrera y otros deportes. Lo que te he dicho es general, pero lógicamente el caso particular depende de muchos más factores, como por ejemplo si practicas o has practicado otros deportes que incluyan carrera, como el baloncesto, el tenis, el fútbol, etc.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas