Sopranos

Tengo tres sopranos muy buenas y no se qué hacer con ellas para afinar y hacerlas solistas. Tienen un poco de miedo. Tú consejo me será muy útil.
1

1 respuesta

Respuesta
1
Ante todo, enhorabuena por tener voces buenas. Aunque mi especialidad son los niños, sin embargo creo que le puedo responder para que Usted trabaje con ellas ( y el resto del coro).
Ante todo, deben dominar la respiración y saber emplear el aire con el apoyo diafrgmático y la proyección de la voz hacia los resonadores.
Cuando dominen la respiración, trabaje la afinación fijándose que las octavas y quintas estén perfectamente afinadas. Sea bastante exigente con esta afinación (es lo que se oye a una orquesta antes de un concierto) y no se canse de exigir que la octava sea octava y no se oigan otras notas muy cercanas(quizá a una o dos cromas), pero que no forman el unísono. Luego, trabaje las quintas, pero las quintas bien clavadas.
En los ejercicios, cuide mucho el intervalo de tercera mayor, tanto sea la tercera como la sexta de una escala. Generalmente los coros se desafinan o empiezan a caer (coros de aficionados, se sobreentiende), cuando llegan a estas terceras mayores; las suelen calar, bajar unas cromas y al final, el coro ha perdido el tono y a veces el empaste y sonoridad. Todo lo que en una pieza tenga una tercera mayor, se debe cuidar, advertir y exigir la afinación. De esta manera, tanto el solista como el coro mantendrán bastante bien el tono.
Respecto al miedo de cantar, es normal. Existe el peligro del "crak", que ha privado a grandes voces de salir al gran público. Quizá una forma sencilla es que canten primero en pequeños grupos los solos para, poco a poco ir dando un solista aquí o allá, quizá en una actuación que no sea cara al público(una misa..) para que tomen confianza, que tengan al lado otro solista, que aunque no cante, le sirva de apoyo (más moral y anímico que real), por si acaso tuviera algún miedo de los qie impiden sacar voz. Serían pequeños trucos para ayudar, pero lo principal, es que estén seguras de su técnica, que en los ensayos hayan visto que lo pueden hacer bien...
Todo esto es trabajo, trabajo trabajo, RESPIRACIÓN, y afinación de las notas de la escala ( en diversos tonos) y luego pasar a la obra y estudiarla despacio examinando dónde podrían estar las dificultades, o posibles fuentes de desafinación.
Y es cierto que el miedo puede estropear el mejor de los trabajos. Quizá con los niños se pueda arreglar algo mejor que con una persona mayor, que a veces se cierran en un NO que es casi imposible vencer y ante el cual no valen trabajos. Los niños suelen estar más abiertos a aprender, y si se les respalda con una buena pedagogía, se pueden hacer hasta milagros.
De momento, nada más. Ojalá que esto le sirva para arreglar un poco las dificultades o dé alguna orientación. No se olvide de trabajar bien, bien la octava y la quinta, aparte de la tercera mayor.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas