¿Qué modelo de ética es bueno seguir?

Vamos a decir que mi intuición me parece poco, estuve viendo que le daban bastante crédito a kant, ¿sugerencias?

3 Respuestas

Respuesta
1

Es una pregunta, que suscita un debate, y es complicado el tema, incluso Kant o cualquier otro, lo que te sugiero, es que si bien, en los libros de los escritories, pensadores, filósofos, etc hay cosas que te pueden guiar, no dejes tu intuición de lado, seria un error, el estar sujeto a "la cartilla" como se dice en porteño, puede llevar a la persona a que sea tipo robot, que no piensa, no lo digo por vos, no lo digo en especial por nadie, pero lo he visto, y gente se enojo conmigo por pensar diferente a lo que el "profe le había dicho", no todo esta en los libros, ni en los profesores, ni en internet, mucho se tiene que encontrar por uno mismo, y te recuerdo, esto es solo Una sugerencia más, tu decides. Sds.

Respuesta
1

La gran división que existe en ética, nace de la escisión que se hace del concepto del bien, donde por un lado es un concepto que existe en sí mismo, y por otro, no.

El "Bien" en sí mismo, tomado por su sentido deontológico da lugar a la ética formal. El bien, en su sentido teleológico, da lugar a la ética material, donde el bien coincide con la buena vida.

En la ética formal no se tiene en cuenta las consecuencias y lo que se hace, se hace por deber, es decir, porque es lo correcto. En la ética material, sí se piensa en las consecuencias, y se actúa según las normas, ya sean naturales o legales, persiguiendo el placer y el beneficio.

Por tanto, ya tienes ante ti el primer dilema. Para empezar lo mejor es conocer la argumentación que cada una de las partes da para sustentarse y ver cómo encajan en tu modo de pensar. Aristóteles se enfrenta a Platón por este tema ya que no comparte la idea del Bien como algo que existe en sí mismo. De los diálogos que escribió Platón y de la Ética a Nicómaco de Aristóteles son bastante indispensables para empezar a introducirse en el tema.

Huelga decir que no vale pensar de una manera y actuar de otra. La ética precisamente sirve para dar coherencia a nuestros actos. La ética material, justifica el egoísmo, el hedonismo, el utilitarismo y tantas otras prácticas, mientras que con la ética formal se pueden querer justificar otras tantas, igual de perniciosas.

Simplificado, las dos cuestiones que definen la ética son ¿Quién decide lo que debo hacer? Y dependiendo de la respuesta, se entra en la segunda cuestión, ¿Qué debo hacer?

¿Quién decide lo que debo hacer?

El dilema aquí es simple. Lo decido yo, o lo decide otro.

Si soy yo, me baso en mí. Si es otro, hay que decidir quién es ese otro.

El otro puede ser Dios, la naturaleza o la ley. Por supuesto que Dios no se refiere a “en persona” sino que aquí hablamos de lo que se dice de Dios, o sea, de la religión. En cualquier caso sigo las instrucciones que me da otro. Yo no decido por mí mismo, lo que significa que renuncio a mi propia razón, a cambio de seguir los dictados de otro, lo que nos sujeta a lo alguien diga que son esos dictados. Como veremos más adelante con Kant, esto es un crimen contra uno mismo y por extensión contra la humanidad, ya que se renuncia al don de la razón, lo cual va contra la propia naturaleza de un ser racional.

¿Cómo sé lo que debo hacer?

Ahora viene la segunda parte, cuando toca someterse a quien hemos elegido para dirigir nuestra ética.

Si hemos elegido la opción de ser nosotros mismos, que es la más savia a mi entender, tenemos que poner a trabajar la razón y para eso necesitamos materia prima, o sea, conocimientos.

La ética será verdadera, solo si se llega a una convicción profunda de lo que se hace. Lo mismo se puede aplicar a la fe. Hacer estas cosas por simple mandato, es incoherente y se incurre en doble falta. Uno se da en suerte a los dictados de otro perdiendo su identidad, y desestimando su capacidad para auto gestionarse, y la consecuencia es que se convierte en ese otro.

Cuando se adoptan las ideas de otro, tarde o temprano aparecen discrepancias y cuando se vuelven insalvables, aparece la necesidad de ser uno mismo, momento en que uno se pregunta ¿Por qué hago tal cosa? Lo que lleva a la siguiente cuestión ¿Quién soy? Porque evidentemente uno es lo que hace.

Por lo tanto, seguir la ética de otro, equivale a servir a su conciencia y su voluntad. Esto redunda en una forma de manipulación.

Todos venimos al mundo encarnados en un ser único y sujeto a sus circunstancias. En tal situación, lo coherente y sensato de acuerdo a las partes de que estamos compuestos, que son cuerpo, mente y conciencia, es encontrar nuestra forma de vivir de acuerdo a nuestras propias convicciones, para las cuales ya estamos provistos de lo necesario para alcanzarlas, y solo se precisa del ejercicio de vivir, de observar el mundo y observarse a uno mismo, para razonar y decidir qué hacer. La voluntad para cumplir con las propias convicciones depende de lo reales que sean.

Si hablamos de ética, hay que hablar de Kant

Kant entendía que el individuo debe encontrar de manera autónoma, (por sí mismo, sin influencia externa) la moral para todos los aspectos de su vida. Tengamos presente la frase que Kant hizo célebre "atrévete a saber", y que ilustra (nunca mejor dicho) muy bien, el espíritu de la época, donde el individuo es el centro. Kant entendía que la moral no podía ofrecer dudas en cuanto a lo que se debe hacer. Esto me recuerda la más célebre aun, frase de Gandhi “no hay caminos para la paz, la paz es el camino”, del mismo modo, no hay reglas para la moral, la moral es la regla. Así, Kant entendía que la moral debía resumirse a un solo concepto a partir del cual, se pudieran deducir las acciones correctas de manera unívoca, donde se pone de manifiesto el sentido estricto de la moral y es que no se puede obviar, es decir, en el concepto, va implícita la obligación. A diferencia de lo que ocurría anteriormente con la ética de Aristóteles y la de Platón, aquí nos encontramos con un cambio de paradigma donde no existen dos éticas, sino donde la ética es algo único y muy concreto. Para garantizar que la ética es única, no puede basarse en imperativos hipotéticos, como ocurría antes, debe basarse en lo que Kant denomina Imperativo categórico, que es la máxima, que cumple todo pensamiento que conduce a una conducta moral.

La máxima que conduce a la ética es actuar pensando en cómo debería actuar todo el mundo. Esto se puede decir de muchas maneras pero el sentido no cambia. Consiste en actuar pensando que la máxima para actuar, sea ley universal. Para mí la más bella de todas es Obra como si la máxima de tu acción pudiera convertirse por tu voluntad en una ley universal de la naturaleza”

Para mí, Kant es el filósofo de la razón, más incluso que Descartes, que simboliza el racionalismo, porque Kant entiende la razón por la facultad que da al ser humano, quien es realmente el importante, no la razón, cosa que no pasaba durante el racionalismo.

Para evitar malos entendidos, Kant nos dice que el mal no está en las acciones en sí, sino en las máximas que llevan a esas acciones. De modo que quien actúa de modo egoísta por ejemplo, no hace el mal, sino el bien, porque tiene un código ético según el cual ya están establecidas las razones por las que ser egoísta está bien, lo que permite desarrollar una conciencia positiva hacia esa conducta. Si la máxima consiste en obtener placer, todo lo que hagamos en pro de ese objetivo estará bien, así el código ético puede ser “rellenado” de muchas maneras.

Kant termina con la doble ética, diciendo que lo que hay en realidad son dos modos de actuar, uno lleva a la ética y otro no.

Los modos de actuar son,

  • "por deber" y "de acuerdo al deber"

Actuar por deber, es actuar por lo que uno cree que es correcto sin importar las consecuencias. Esto solo se puede hacer si se tiene una noción clara de lo que es correcto, para lo cual nos serviremos del imperativo categórico.

Actuar de acuerdo al deber, es hacerlo de acuerdo a la norma establecida, ya sea la ley natural o legal, pensando en las consecuencias y buscando el placer o el beneficio material. Como verás es lo mismo que decía para la ética material.

Aunque he querido ser imparcial al principio no lo soy al final. Es muy recomendable la obra de Kant, no hace falta mucho para comprender sus ideas y ver si coinciden con las de uno. Kant, a pesar de que se dice que resulta difícil de leer, encuentro que es cristalino. Te recomiendo todas sus obras, Crítica de la razón pura, Crítica de la razón práctica, Crítica de la moral.

En los diálogos de Sócrates que escribe Platón, se plantea ya de forma muy clara las dos formas de enfocar el tema de la ética, donde la perspectiva de Kant es defendida por Sócrates y aunque emplean distintos argumentos, sostienen lo mismo.

Respuesta

Independientemente lo que quieras o no Seguir o te parezca... tiene mucho que ver Tu necesidad a sentirte bien ... es sujetivo...

Lo más sencillo es ser Razonable y usar el sentido común ... ya que naturalmente cualquier humano o ser vivo busca su bienestar..

MOPE

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas