Somatizar enfermedades

Hola, le escribo porque estoy/amos desesperadas con mi hermana.
A la pobre le ha tocado una enfermedad muy jodida(perdón) con la que luchar, tiene Chron. Fue diagnosticada hace 8 años, ha probado todo lo que existe actualmente en el mercado para esta enfermedad, pero finalmente, hace 2 meses la operaron y le cortaron 50cm de intestino. El tratamiento actual le produce unos picores(sin ronchas) generalizados por todo el cuerpo, está destrozada de los nervios, pero yo creo que lo que tiene es que está somatizando todo lo que ha pasado estos años, los dos meses previos a la operación(estuvo ingresada con parenteral, mucha cortisona, muchos antibióticos)... Y después de la operación ella esperaba una mejoría inmediata y ha tenido y tiene aún muchas diarreas, así que todo esto, la lleva a estar asustada, desesperada... Y se le manifiesta en picores, ¿podría ser?.
Aunque por otra parte, pudiera ser un efecto secundario del Humira, que nunca le ha dado este efecto, pero ahora no sé, igual le puede haber dado...
Con el Infliximab y no sé cual otro sí le dieron los picores y su digestivo se los retiró.
El caso es que pensamos que ella debería ir a un psiquiatra en primera instancia, y a un psicólogo para que la ayude a convivir con Crhon posteriormente, pues ella sabe lo que tiene pero a mi modo de ver, no lo tiene asimilado.
¿Cómo podemos invitarla a ir al psiquiatra y/o psicólogo si ella no quiere?, cuando alguien le refiere algo al respecto se pone a la defensiva y dice que lo que ella tiene es que no está bien, que no está loca...
Estamos sufriendo a su vez, indudablemente quien tiene los problemas es ella, pero mi madre está desesperada y yo también...
Muchas gracias por su labor.
1

1 respuesta

Respuesta
1
Disculpa la tardanza, pero hay algunas preguntas que siempre quiero mirar con un poco más de detalle.
La enfermedad de Crohn no forma parte de las clásicamente consideradas como enfermedades psicosomáticas; se trata de una enfermedad de etiología desconocida, según lo que he consultado (con lo cual, su origen psicológico tampoco está descartado); según el Tratado de Medicina de Cecil de 1985, parecen existir sucesos emocionales significativos en relación temporal con el comienzo o recaída de la enfermedad intestinal inflamatoria, lo que condujo a la hipótesis de que los factores psicógenos eran importantes en su etiología o patogenia, aunque se refiere en este tratado que los resultados de la psicoterapia han resultado desalentadores. Te diré que para mí esto último tiene poco valor ya que hay diversos tipos de psicoterapia; y su utilidad está más ligado a la personalidad del terapeuta, que a la técnica en sí, y, en mi opinión, está ligada fundamentalmente a la ética del profesional, en relación a lo cual te dejo abajo un blog sobre actitudes saludables. También se ha hablado la influencia de factores inmunitarios en el origen de esta enfermedad, y en alguna página he visto su consideración como enfermedad autoinmune, lo cual también podría estar en relación con factores psicógenos.
En todas las enfermedades influye lo psicológico, aunque luego se hayan denominado trastornos psicosomáticos aquellas en la que la influencia de lo psicógeno es muy importante. Sin embargo, las personas con enfermedades psicosomáticas, se caracterizan precisamente por no elaborar sus conflictos a nivel mental, sino somatizarlos, de ahí una mayor dificultad para su abordaje. Esto se complica todavía más por la tecnificación de la medicina, que atiende preferentemente a los factores biológicos de la enfermedad, e incluso gratifica a aquel paciente ajeno a sus factores emocionales (aunque éste signifique un grado más, y este peor que aquel en lo que, aún con somatizaciones, generalmente de menor envergadura, manifiesta emocionalidad evidente).
No se trata sólo del tratamiento psicológico para mejor adaptarse a la enfermedad, aunque también puede ser necesario y conveniente (e incluso se puede comenzar por ahí), sino que es aconsejable contemplar todos los posibles factores causantes, en mayor o menor intensidad, entre los que está el factor psicológico. Démonos cuenta de la dificultad en estas enfermedades que se dicen de etiología desconocida el confirmar su origen psicógeno, sobre todo teniendo en cuenta que mucha psicoterapias son inútiles, como te decía, en mi opinión, por no usar la terapia adecuada, muy relacionada con el terapeuta; podría ocurrir, como ha ocurrido con otras enfermedades claramente consideradas psicosomáticos, que al detectar un factor biológico, ya se han olvidado de la cierta influencia de los psíquico, cuando la existencia de un factor biológico, incluso infeccioso, o una cierta vulnerabilidad biológica necesaria para la aparición de una determinada enfermedad, no anula en absoluto el que se trate de una enfermedad psicosomática.
No es habitual que los libros de medicina abunden en estos temas, lo cual además de no gozar del prestigio de lo "técnico", ocupan mucho más tiempo en la consulta, no siendo, además, en ocasiones bien recibido por los pacientes, que prefieren recurrir a la pastilla o al tratamiento biológico y quedarse igual psicológicamente hablando, considerando la enfermedad como algo ajeno a ellos mismos, y sin utilizarla como una posibilidad para reflexionar, para mejorar, y para darse cuenta de lo importante en la vida, lo cual es más fácil al no poder escapar de ver su fragilidad (incluso aunque la enfermedad no tuviera una importante influencia de lo psicológico). El abordar los factores psicológicos implicados siempre está bien (lo cual no necesariamente significa que recurra a un profesional, sino que puede hacer reflexión personal, como, por ejemplo, meditar o escribir sobre el asunto 1 ó 2 horas al día, leer algún libro que le ayude a ello, todo enfocado hacia hacer todo el bien que uno puede con su vida).
A la familia, también le puede ayudar a reflexionar un acontecimiento importante como la enfermedad y la muerte. Y, en este sentido, yo os diría que también vosotros os adaptéis de la mejor manera a la enfermedad de tu hermana: Y como cosas concretas (además de que en general te dejo abajo un blog sobre actitudes saludables), te diría lo siguiente:
Intentar ver la enfermedad de tu hermana no solamente desde el plano de la salud física, y de los intereses más superficiales, sino desde el plano generoso, pensando no sólo en bien material de tu hermana, sino en su bien como persona, en lo que ella puede aportar a los demás al hilo de esta circunstancia, ayudándole a verle un sentido a su enfermedad en este sentido.
Es importante, por vuestra parte, que confiéis, en el plano humano, en hacer lo que está en vuestra mano, sin desesperarse ni sentirse responsable por los resultados finales. El mirar todo esto generosamente ayudará, ya que uno ya no tendrá la osadía de pensar que tenía que ser de tal o cual modo.
Por supuesto que seguir cada uno con su vida generosa, englobando en ella los cuidados que tu hermana necesite, pero no enfocada, como último objetivo, a ella sola, lo cual no sería bueno para nadie, ya que, entre otras cosas, no le podríais transmitir un enfoque generoso en la vida, que le vendrá muy bien.
Con respecto a la pregunta sobre las picores: efectivamente el origen puede ser psicológico pero también hay otros factores orgánicos que pueden estárselo provocando (tanto a nivel local como piel seca, o bien a nivel sistémico, incluyendo algún tratamiento farmacológico). Sólo en el caso de descartar patología orgánica, podría pensarse en un origen psicológico en este caso, pero, en principio, no me inclino a pensar en esta posibilidad.
No debe planteársele el tratamiento psicológico como algo que signifique que sólo el factor psicológico ha influido, sino como formando parte de contemplar todos los factores que se pueden tratar; y, como te decía, también puede empezarse a tratar lo psicológico ayudando a afrontar de la mejor manera la enfermedad; no viéndola sólo desde los intereses de uno, sino viéndola desde lo que uno puede aportar, lo cual siempre es posible, y también con ello llegará uno a entender que uno no manda en muchas circunstancias personales o ambientales, pero sí le corresponde el hacer todo lo posible por colaborar en hacer el mayor bien que pueda con lo que tiene y ante lo que se le presenta.
Yo creo que podéis ayudarla, empezando a vivir vosotras un enfoque más generoso la situación, y la vida en general, y en este sentido, pues puede haber muchas cosas que le pueden ayudar (una reflexión, un libro; también le pueden gustar las películas de convicciontv.cl/peliculas, libros escritos pues santos, para lo cual hay una editorial muy buena en Internet que se llama Apostolado Mariano, etc.); si ella no quiere, no considero imprescindible el llevarla a que un psicólogo o psiquiatra, al menos en principio, para que haga todo el trabajo, ya que mucho lo puede y lo tendría que hacer ella. Un buen enfoque le será de grandísima ayuda; que no esté dándole vueltas a sus síntomas inútilmente (si hay esa tendencia, se puede poner uno un horario, para pensar en los pasos a seguir); se tomarán las medidas necesarias, pero el resto del tiempo, se ocupará en lo que uno puede aportar en positivo en la vida (por supuesto, que no se trata de hacer más de lo que uno puede), incluyendo por supuesto el descanso y los cuidados que sean razonables para la enfermedad; no sería sano tanto por parte de tu hermana como de la familia, el vivir sólo pensando en mejorar físicamente; el enfoque último tiene que ser mayor, más generoso, no centrado en los intereses de uno, lo cual no es incompatible, ni mucho menos, con el tratamiento razonable de la enfermedad, ni aleja, sino todo lo contrario, de su curación en todos los sentidos.

Añade tu respuesta

Haz clic para o
El autor de la pregunta ya no la sigue por lo que es posible que no reciba tu respuesta.

Más respuestas relacionadas