¿Es la obediencia felina un disparate?

Tengo un gato callejero de 5 meses, y a parte de romper o tirar cosas no ha dado más problema hasta ahora. Resulta que lo dejé durante un par de semanas solo (alguien lo visitaba todos los días) y desde entonces, se sube a los muebles de la cocina y a la mesa, bebe lamiendo el grifo de la cocina y del baño, aunque siempre tiene agua fresca a disposición... ¿qué hago para que vuelva a respetar sus antiguos límites? Lo regaño, pero decididamente no funciona como con los perros...
1

1 respuesta

Respuesta
1
Para nada es un disparate la obediencia felina, lo que ocurre, es que normalmente las personas tratamos de educar a los gatos como lo haríamos con los perros y esto es un completo error. Son especies completamente distintas, su manera de comunicarse e interrelacionarse es distinta, y por supuesto, las respuestas que obtenemos de ellos son distintas.
Los perros tienen una conducta social basada en la jerarquía, completamente distinto a los gatos, que son solitarios.
Una vez tenemos claro que no estamos ante un perro, sino ante un gato, debemos centrarnos en su sistema de comunicación para hacernos entender.
El primer consejo que te doy, es que nunca uses lo castigos, por que tendrás un gato desconfiado y arisco, y nada obediente.
Lo que debes usar siempre son los premios, y repetir estas pautas una y otra vez.
Esta es la base para el aprendizaje de un gato, ya que este nunca hará nada que le resulte desagradable, por lo que debemos premiarle por las cosas que hace bien, más que regañarle por las que hace mal.
Por tanto, el proceso de aprendizaje es bastante más difícil y duradero que en un perro, pero no es difícil.
Has de procurar llevar una buena relación con él. Saludale frotando su cara con la tuya. Esta es su manera de saludarte cordialmente y estarás afianzando la relación.
Son animales sumamente terrotoriales, deja que inpregne su olor donde quiera (por esto se rozan con todo) para que se sienta cómodo y seguro.
Pa evitar que haga cosas que no debe, hay un truco que es persuadirle de que no lo haga, pero de manera que no lo relacione contigo, por ejemplo, cuando este subido a un mueble, sin que te vea, haz un ruido fuerte, o tirale una bola de papel. Pero ya te digo, es muy importante que no lo relacione contigo.
Debes estar también atento a su lenguaje: Ojos, orejas, rabo, bigotes, postura y voz, son claros indicadores de su estado de ánimo.
Las orejas erguidas indican molestia, orejas hacia atrás, temor.
Si la cola está henchada y el cuerpo arqueado, está sintiendo agresividad o miedo. Cola erguida y derecha indica buen humor. Si la agita mucho, mal humor. Si la agita, pero despacio, esta reclamando afecto.
Si echa los bigotes hacia atrás, está en actitud defensiva. Unos bigotes de lado y menos abiertos, indican tranquilidad y comodidad.
Bostezar significa bienestar y seguridad.
Usa estas señales para entenderle y aprovechar los mejores momentos de su disponibilidad para intentar educarle.
Suerte!

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas