No sé cómo educar a mi bebé de casi 10 meses

Que tengo una niña que cumplirá 10 meses el 1 de marzo y me trae de cabeza. Es muy dominante, caprichosa e inquieta (sé que es normal que a esta edad sea inquieta porque está descubriendo el mundo, pero hablo de que no me deja cambiarle el pañal porque se da la vuelta constantemente, cuando la visto se me pone de pie agarrándose a mí o se me va gateando por la cama y tengo que sujetarla, etc...). Cuando no le dejo hacer lo que ella quiere, grita y se coge unas rabietas que se mete la mano en la boca para morder (menos mal que aún no tiene ni un solo diente...) o si tiene mi mano a tiro me la coge para intentar morderme a mí, etc... Yo le suelo levantar la voz, llamarle la atención y por la fuerza no la dejo darse la vuelta mientras la seco después del baño o le echo la crema. Es nuestra primera hija, fue muy buscada llegando a reproducción asistida y la verdad es que sobre todo yo la mimo mucho (besos, abrazos, palabras dulces, etc...), pero es que me tiene tomada la delantera, me acapara y quiere estar a su aire, no es cariñosa, no se acurruca conmigo ni me abraza...

La tuve que sacar de la guardería después de 3 meses (empezó con 5 recién cumplidos) porque siempre estaba enferma y desde que ha dejado de ir no ha vuelto a ponerse mala pero en cambio está muy muy rebelde. Gatea como una loca y se agarra a todo para ponerse de pie, no le tiene miedo a nada, se me tira de la cama (y eso que ya se cayó una vez de más pequeñita)... Y ya no sé cómo educarla. Mi marido y yo trabajamos los dos, a turnos distintos para que siempre haya uno con ella, pero nos acapara y nos agota hasta tal punto que siempre estamos de mal humor y agobiados, entre nosotros y a veces con ella. Reconozco que le doy voces y la riño últimamente más a menudo de lo normal y luego lloro a solas y me arrepiento porque sé que es muy pequeña aún, aunque es muy lista y en el fondo creo que sabe perfectamente cuándo la estoy riñendo porque está haciendo algo que no debe porque en un principio deja de hacerlo pero inmediatamente lo hace otra vez y me mira a ver qué es lo que yo hago, me reta. La aparto y vuelve una y otra vez.

Le pido ayuda porque empiezo a sentirme tan cansada, tan cansada que me veo incapaz de educarla, además mi matrimonio se está resintiendo porque la estamos criando solos, sin ayuda de familiares ni amigos y no tenemos tiempo para nosotros, ella ocupa toda nuestra atención. ¿Cómo puedo educarla sin darle voces? No quiero perjudicarla pero tampoco quiero que sea una niña mimada y consentida que hace lo que le da la gana. Con su padre no se porta tan mal, él no le da margen y lo obedece mejor sin necesidad de gritarle ¿por qué a mí me toma el pelo si yo la adoro?...

1

1 Respuesta

825 pts. -Diplomado en educación infantil

Lo primero que quiero aclararte es.. el tema de tu hija nunca debe resentir el matrimonio... son dos asuntos distintos y vosotros como adultos debeis saber diferenciarlos, tomaros vuestro tiempo para estar solos, hablar y poner ideas en común que en consecuencia os harán educar a vuestra hija de una manera igualitaria y sin contradicciones entre uno y otro.

Con respecto a la niña, veo según dices, que es una niña bastante inquieta, es cierto que cada niño es diferente independientemente de la educación que le ofrecemos, por eso ahora solo puedo aconsejarte por lo que cuentas pero sería mas conveniente observarla y descartar cualquier alteración en su desarrollo.

Partiendo de aquí, lo mas importante, parte de la base que los niños como bien dices, son muy listos aunque no dejan de ser niños... inconscientemente tu también le trasmites esa ansiedad que tienes. Ellos se guían a través de las rutinas diarias y tú como madre eres el apoyo de ella como seguridad y apego y lo que tú sientas, ella lo nota y lo ve.

En ocasiones, se comportan así como una manera de retarte.. digamos una manera de llamar la atención. En este caso la niña quiere simplemente tu atención, pero tu atención en el sentido de apoyo, es decir, debes olvidar por momentos o al menos mientras estes con ella esos agobios, serenarte y dedicar tiempo a jugar con ella, hablandole con cariño, cantandole, explicando porque no se hacen las cosas, pero siempre intentando evitar las voces que en definitiva trasmiten esa angustia que te inunda.

Mi opinión personal es que la ingreses de nuevo en una escuela infantil, de esta manera se relacionará con nuevos niños.. lo que le lleva a compartir con los demás y olvidar que todo es suyo como sucede en casa. Además y muy importante adoptará nuevas figuras de referencia o apego como pueden ser las educadoras, fijando nuevas ideas sobre las relaciones, el mundo y los comportamientos. Por otra parte, las actividades del centro van a permitir que la niña gaste mucha energia ( que veo que tiene) y la estancia en casa observaras que es mucho mas relajada.

Además, este tiempo que la tengas en el centro te permite relajarte... dedicar un tiempo común para el matrimonio... realizar tareas de casa que te dejarán horas libres para luego disfrutar con tu hija.

Espero servirte de ayuda y si necesitas algo más no dudes en consultar

Gracias por la respuesta. Intentaré seguir las pautas al menos en lo que esté en mi mano. No puedo controlar mi cansancio diario y el aburrimiento de la rutina pero sí serenarme delante de la niña y mostrarle paciencia y sosiego. Ahora que comienza poco a poco el buen tiempo también saldrá más a la calle, al parque, verá a otros niños, jugará, etc...lo que estoy segura de que cambiará su comportamiento en casa.

Me has sido de gran ayuda.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas