Etapa de negación 2 años

Soy una madre algo preocupada. Tengo una hija de 2 años y medio que ha entrado de golpe en la etapa de la negación. Somos familia monoparental, vive conmigo y ve a su papá lo regulado judicialmente. Me veo desbordada cuando, normalmente en la hora del baño, ponerle el abrigo para salir, o en cualquier circunstancia en la que le llevo la contraria, me pega, me dice tonta, y se tira al suelo con un gran berrinche. En esos momentos trato de mantener la tranquilidad, ignorar su postura, y mantenerme firme en mi decisión. Pero en ocasiones e pensado que era necesario forzarla e imponerme con un cachete en el culo. No quiero hacerlo mal y que ella entienda que puede pegar porque su madre lo hace, o que el mensaje sea que yo cedo. Además, la situación familiar, el que soy fundamentalmente su figura educativa referente, cómo acordar con su padre cómo hacerlo los dos con un único criterio... No se.
1

1 respuesta

Respuesta
1
La situación familiar que esta viviendo la niña incrementa su irritación y con ello su enfado. Las rabietas suelen responder a una frustración por falta de entendimiento y comunicación, ella no logra expresar con palabras lo que si te hace entender con gritos y golpes. Es típico que monten "numeritos" para llamar la atención, pero lo mejor es actuar sin demostrarle violencia, es decir, nosotros somos los adultos y punto de referencia de lo que debe hacer, ellos se dejan llevar por sus impulsos y no son capaces de controlarlos todavía.
Cuando te refieres a entrar de golpe en la etapa de negación, sabrás que el periodo de la etapa de negación oscila entre los 15 meses y los 36 meses principalmente y a medida que su desarrollo madurativo va aumentando sus ataques irrefrenables van disminuyendo. Seguramente y pese a haberlo intentado la situación familiar le habrá afectado y eso habrá podido desencadenar de una forma más brusca un cambio en el comportamiento de la niña. Lo mejor en estos casos es seguir con las rutinas (el mejor modo de que un niño aprenda e interiorice las tareas y responsabilidades que a cada edad pertenezcan).
Actualmente estoy tratando 2 casos de separación familiar en el lugar donde trabajo, uno de ellos conflictivo. Los criterios a seguir en estas ocasiones suelen ser:
- Cuando la niña insulte o pegue no tenerselo en cuenta hacer como si hubiese dicho otra cosa y no repetírselo nosotros.
- Recordarle lo mucho que nos gusta cuando nos acaricia y juega con nosotros (pero sin recriminarle lo contrario)
- Seguir siempre las mismas rutinas y ceder en la medida de lo posible en variar nuestro criterio ante una discusión si no es completamente irremediable, es decir, si en vez de un abrigo se quiere poner otro exactamente igual pero de otro color, permitírselo si la ocasión no lo requiere y evitar el conflicto por una cuestión irrelevante.
- Responsabilizarla de sus actos, si hemos dicho que si no recoge no va al parque, no es culpa tuya así que se le explica y no se cede. Antes de llegar a ese extremo se puede intentar tantear si dándole la oportunidad de ayudarle en su tarea ella la hace contigo.
- Aplicar estos criterios ante cualquier cuestión y recordar que somos nosotros quienes controlamos la situación, ya que somos nosotros los adultos.
Siento si te he dado una explicación muy extensa. Si quieres saber algo más concreto dímelo e iré al grano
Suerte!
Buenos días de nuevo. Me han sido muy clarificadoras sus palabras, pero hay algo que, quizá no aclaré en mi pregunta y es que mi hija no ha convivido con su padre y su madre nunca. Él se marchó de casa cuando ella tenía 4 meses, y no ha conocido más realidad que el hecho de que papá y mamá viven por separado. Ella va a "la casa de papá" y vive con mamá "en casa". De ahí el que me resulte complicado entender que le haya afectado la separación cuando ella era tan pequeña. Entiendo más bien que ahora ella desearía tener todo, los dos juntos, porque cuando está conmigo y le riño llama a papá, y al contrario es igual. Espero haberme explicado bien. Espero que me ayude a aclarar si la situación familiar que ella conoce marca esta etapa de negación, o es una etapa que es así y nada más. Mil gracias de nuevo. Es de gran ayuda tenerla ahí. Espero poder ayudarla en algún momento.
Gracias por la aclaración y disculpa porque yo no entendí esa explicación, es por ello que le daba más importancia a la separación entre vosotros.
Sin duda de todos modos es una etapa que todos pasamos con mayor o menor grado y se incrementa dependiendo del carácter de cada persona o de la situación familiar, pero en este caso solventado el error considero que es tan normal como cualquier otro hecho fisiológico, es decir, el proceso madurativo psicológico de un niño pasa por diversas fases y la negación es una autoafirmación del yo, ellos se reafirman de esa forma como persona única y capaz de decidir e imponer sus decisiones por ella misma sin dejar que los demás le dicten el camino.
En resumen, en este caso en concreto la niña conoce esta situación familiar como algo normal ya que desde muy pequeña no pudo concebir otra cosa, para ella eso es lo normal aunque se de cuenta de ciertas cosas pero todavía no es lo suficientemente madura para enterderlas (¡Es una niña!).
Por lo tanto, mucha paciencia con las rabietas, tratad de que no se salga con la suya pero sin imponeros constantemente, dejadle su espacio así también vosotros tendréis el vuestro y dialogar mucho ante los conflictos hacedle razonar, le ayudara en su proceso madurativo.
Gracias a ti Pilarferna. Un beso

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas