Buscando Dextrosa

Quería preguntarte si por casualidad conoces alguna tienda on-line española de nutrición (tipo http://www.nutriclick.com/), en la que vendan Dextrosa en polvo, lo mismo conoces algún sitio de españa donde se puedan hacer pedidos de dextrosa. La necesito para mezclarla con monohidrato de creatina y provocar picos de insulina para aumentar la absorción de esta en los músculos y así emular el funcionamiento de los complementos de creatina tales como Cell-Tech, mucha gente para hacer esto toma la creatina con zumo de uva, ya se que tiene dextrosa, pero no es lo mismo, también hay gente que compra la dextrosa y es más directo: http://www.bodybuildingforyou.com/creatine/muscletech-cell-tech-homemade.htm, es para ahorrar dinero pues no puedo costearme complementos de creatina, suelen ser caros para mí. Aceptaré de agrado cualquier alternativa que sepas o info sobre algún alimento que contenga mucha dextrosa etc.
1

1 respuesta

Respuesta
1
Desde mi punto de vista la creatina no te va a suponer ningún beneficio a largo plazo y ni que decir tiene a corto plazo. Conozco a gente que toma creatina y lo único que experimentan es una pequeña ayuda a la hora de entrenar en el sentido de poder hacer un "mayor" numero de repeticiones con la creencia de que esto les va a llevar a conseguir más masa muscular. Desde mi experiencia no por mucho entrenar se consiguen antes los objetivos pero este ya es otro tema.
Con esto solo te quiero decir que te quites la creatina de la cabeza pues no te va a ayudar, ademas de vaciar tus bolsillos te va a hacer retener líquidos lo cual es muy perjudicial para tu organismo.
Está muy de moda el uso de productos milagrosos que hacen creer a los consumidores que van a conseguir sus objetivos de forma rápida y sobretodo sana lo cual es una gran mentira.
Me gustaría que leyeses el siguiente articulo:
""Creatina, el suplemento de moda: ¿Riesgos o beneficios?
Aunque las autoridades deportivas no consideran esta sustancia dopante, lo cierto es que los expertos no se ponen de acuerdo a la hora de hablar de los riesgos o los beneficios que producen el consumo de la creatina. Si bien se han constatado las mejoras que reporta en los deportistas de élite -velocistas, corredores, futbolistas-, todavía no hay estudios que constaten su repercusión entre los aficionados y los deportistas más jóvenes.
Los efectos de la creatina en jóvenes no están estudiados, por lo que se desaconseja su consumo.
Una encuesta realizada en Estados Unidos ha revelado que tres cuartas partes de los adolescentes menores de 18 años conoce la existencia de un suplemento llamado creatina, consumido de forma habitual en gimnasios e instalaciones deportivas. Un 16 por ciento de ellos reconoce consumirlo de forma habitual.
Lo más preocupante es que muy pocos reciben asesoramiento antes de tomar esta sustancia y desconocen los potenciales riesgos que pueden derivarse de un consumo inadecuado.
Se calcula que aproximadamente la mitad de los deportistas que participaron en los últimos juegos olímpicos la utilizaron. Los diversos estudios realizados hasta el momento demuestran que su consumo puede mejorar los resultados entre los atletas de elite, si bien los expertos desaconsejan su uso entre aficionados y deportistas adolescentes.
Jose Luis Mesa, licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y miembro del departamento de Fisiología de la Universidad de Granada (UGR), señala que el hombre ingiere diariamente entre 1 y 2 gramos de creatina a través de la carne y el pescado que come. "Además, el organismo genera cada día uno o dos gramos más de esta sustancia, con lo que cada 24 horas se tiene entre 3 y 4 gramos. Parte de esta sustancia se convierte en el cuerpo en fosfocreatina, que juega un papel fundamental en el suministro de energía a las células musculares".
En la obtención de energía, las células utilizan el ATP. Esta sustancia que debe ser continuamente repuesta para poder desarrollar las funciones orgánicas. Durante el ejercicio físico, la fosfocreatina interviene cuando se agotan las reservas de ATP, facilitando una rápida recuperación que permita al músculo seguir trabajando.
Con el fin de mejorar la disponibilidad de creatina, muchos deportistas, especialmente los que trabajan con pesas, recurren a aportes exógenos. Un 90 por ciento de los culturistas ingieren suplementos de monohidrato de creatina (la presentación artificial de esta sustancia) antes de las competiciones.
Los beneficios
No obstante, otros deportistas también consiguen beneficios al consumir la sustancia. Los velocistas y los corredores de pruebas en las que se exige una velocidad prolongada durante 30 o 40 segundos también consiguen mayor eficiencia en su esfuerzo al tomar el suplemento. Incluso en fútbol y balonmano, deportes en los que producen esfuerzos de alta intensidad de forma intermitente, la creatina también aporta beneficios. No obstante, según explica Mesa, las dosis que se recomiendan son excesivas, y pueden incrementar la aparición de efectos secundarios y complicaciones a largo plazo.
"Se suele aconsejar la ingesta diaria de 20 gramos de monohidrato de creatina durante la primera semana y, posteriormente, reducir la dosis a 5 gramos", señala Mesa. "En mi opinión, la dosis inicial de 20 gramos es abusiva y puede ocasionar problemas en el riñón por el exceso de creatinina (residuo del metabolismo de la creatina), además de trastornos gastrointestinales. Una aporte de 3 gramos diarios durante 14 días consigue los mismos efectos y permite minimizar los riesgos".
Si bien entre deportistas de elite es razonable recurrir a la creatina -sustancia que las autoridades deportivas no consideran dopante-, para mejorar los resultados deportivos en aficionados no proporciona ningún beneficio significativo, máxime cuando éstos no necesitan imperiosamente mejorar sus marcas ni conseguir ningún logro. "En ningún caso es recomendable en menores de 18 años, entre otras razones porque no se ha estudiado su uso en este grupo de población y se desconocen sus riesgos potenciales entre los jóvenes".
Uno de los efectos inmediatos de los suplementos de creatina es el aumento de la masa muscular, que lleva a muchos jóvenes a consumir la sustancia: "Se produce un incremento medio de peso de 2,5 kilogramos. El 50 por ciento de este aumento se corresponde efectivamente con una mayor masa muscular, pero el otro 50 por ciento se gana en forma de agua que es retenida en las células del músculo". Por eso, Mesa subraya la importancia de transmitir a los adolescentes que no necesitan tomar esta sustancia para mejorar: "Se puede conseguir igualmente llevando una dieta equilibrada".
En resumen, podemos decir que la creatina es un producto natural, consumido dentro de la dieta diaria de cualquier persona. Sin embargo, se puede utilizar como suplemento ergogénico para el deporte por no ser una sustancia prohibida por el Comité Olímpico Internacional.
Es aconsejable hacerlo bajo supervisión médica para evitar los posibles efectos adversos.
"No hay ningún estudio de los efectos secundarios a largo plazo"
La creatina fue descubierta en la carne por el científico francés Chevreul, en 1832. Posteriormente, en 1847, Lieberg concluyó que la acumulación de creatina en el cuerpo estaba directamente relacionada con el trabajo del músculo. Sin embargo, no fue hasta la década de los 90 cuando se constató científicamente la contribución de la creatina en la mejora del rendimiento deportivo.
La creatina sintética empieza a utilizarse a principios de los sesenta. A pesar de que las compañías que comercializan los suplementos de monohidrato de creatina pregonan su seguridad a los cuatro vientos, aún no se conocen los efectos que el consumo de la sustancia puede ocasionar con el tiempo.
Jose Luis Mesa, licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y miembro del departamento de Fisiología de la Universidad de Granada (UGR) explica: "No hay ningún estudio serio sobre sus efectos secundarios a largo plazo. Los realizados hasta ahora son parciales y están promovidos por intereses comerciales para tranquilizar a los usuarios de que no existe ningún riesgo".
Los fabricantes argumentan que la creatina comercializada es idéntica a la que se ingiere de forma natural, pero Mesa no comparte esta opinión: "Hay investigaciones que señalan que en la producción industrial de monohidrato de creatina se producen una serie de sustancias potencialmente tóxicas que pueden llegar incluso a producir cáncer".
De todos modos no vayas a pensar que esos picos de glucosa en sangre no van a dejar huella, puesto que cualquier desequilibrio químico en sangre hace trabajar a marchas forzadas al organismo para restablecer aquel.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas