Abombamiento discal en L4 y L5

Mi consulta es la siguiente: llevo un año con dolores lumbares, que me bajan por la pierna derecha en la parte posterior del muslo, en la rodilla y tobillo. Fui al traumatólogo y después de la exploración me dijo que podía ser una hernia de disco y me mando a hacer una resonancia magnética. El resultado fue: ABOMBAMIENTO DISCAL EN L4 Y L5. El traumatólogo me ha dado unos ejercicios para fortalecer los músculos lumbares y abdominales y me ha dicho que si soy constante me desaparecerá el dolor. Pero en pocas palabras me ha dicho que si no soy constante pues puede que me aparezca con el tiempo una hernia discal. Quería por favor que me dieses una segunda opinión ya que con los dolores que tengo dudo que con esos ejercicios puedan desaparecer. Muchísimas gracias de antemano.

1 respuesta

1
Respuesta de
Hola. A ver, lógicamente una segunda opinión sin ver cómo tienes exactamente ese disco es difícil de dar, pero bueno, a ver que te puedo decir.
En el estado agudo en que estás ahora mismo, creo que algún tratamiento sería aconsejable, además de los ejercicios. Es más, incluso ahora mismo quizás no puedas ni siquiera hacer ningún tipo de ejercicio, porque igual no lo soportas.
No se si te habrá puesto algún tratamiento o no. Me refiero a medicación, rehabilitación, etc...
En fin, lo que tenemos ahora mismo es una presión de las vértebras sobre el disco que están produciendo que este se deforme, abombándose y seguramente comprimiendo alguna raíz nerviosa que es lo que te está produciendo el dolor. Ante esta situación, antiinflamatorios serían recomendables, para bajar la inflamación de la fase aguda. Un buen trabajo de rehabilitación a base de masaje, alguna movilización sutil y algo de aparatología, creo que también sería aconsejable.
Una vez pasada esta fase aguda, vale, vamos a realizar ejercicios adecuados para tu lesión. Eso sí, no vamos a olvidarnos de intentar localizar el verdadero motivo de tu problema. ¿Qué es lo que tenemos y por qué se está produciendo esa presión vertebral?. Habría que realizar un estudio de tus hábitos, tanto posturales en casa, en el trabajo, etc... como de estrés y demás; así como un bun estudio de tu psoición pélvica, pisada, etc... Por ahí ya empezaríamos a conocer los motivos a poder ponerle solución desde el origen.
Sin duda, el hecho de que hagas un adecuado trabajo físico, ayudará a evitar esas presiones, abombamientos y posibles protusiones o hernias futuras, pero claro, si no modificacamos los malos hábitos es posible que no sea suficiente.
Así que nada, vamos a ir pasito a pasito y a empezar por aliviar ese dolor y esa presión, apra más adelante ponernos a ver cual es el motivo.
Saludos
Añade un comentario a esta respuesta
Añade tu respuesta
Haz clic para o
Escribe tu mensaje