No puedo controlar la masturbación

Tengo un gran problema con la masturbación ya que lo estoy haciendo muy a menudo todos los días, además soy demasiado adicto a la pornografía, los horarios más fecuentes son entre la siesta y la noche, sobre todas las cosas me genera cansancio y concentración en mis estudios, soy soltero por supuesto pero me preocupa mucho que no pueda controlar el impulso que tengo a mi edad de 29 años. ¿Qué puedo hacer? ¿Es signo que ya me hace falta una mujer?...

2 respuestas

Respuesta
1

I. Estimado amigo, te felicito por tu gran valentía al compartir en este foro esa gran inquietud que tienes. Puedo entenderte muy bien, esa lucha la puedes ganar con una fuerza de voluntad y decisión más allá de lo normal. ¿Desde cuándo tienes esos hábitos? Deseo ayudarte pero iré por parte. Tratemos el tema de la pornografía primero. ¿Sabías lo siguiente?

Lo cierto es que, como todo buen anuncio publicitario, la pornografía trata ante todo de despertar apetitos que no existían. “La pornografía es simple y llanamente un negocio”, escriben los investigadores Steven Hill y Nina Silver. Añaden: “Y en este desenfrenado mercado, cualquier cosa es vendible, sobre todo el cuerpo femenino y las relaciones sexuales”. Germaine Greer compara la pornografía a comida basura altamente adictiva y carente de beneficio cuyo sabor se ha realzado con aditivos y químicos. “El sexo basura con el que se comercia —dice ella— es un engaño [...]. Tal como hay anuncios que venden comida poco nutritiva, también los hay que venden sexo irreal.”

Algunos médicos sostienen que la pornografía crea a veces una adicción mucho más difícil de vencer que la adicción a las drogas. El tratamiento de un toxicómano suele comenzar con la desintoxicación, cuyo objetivo es eliminar del cuerpo la sustancia tóxica. Pero, según explica la doctora Mary Anne Layden, de la Universidad de Pensilvania (EE. UU.), la adicción a la pornografía “genera imágenes mentales que, mediante ciertas reacciones químicas cerebrales, se han implantado para siempre en la mente del adicto”. Por tanto, los consumidores de pornografía pueden recordar vívidamente imágenes obscenas que vieron hace años. La doctora Layden concluye: “Se trata de la primera ‘sustancia’ adictiva de la que no es posible desintoxicarse”.

Por otro lado, los que tienen la costumbre de ver pornografía alimentan un “apetito sexual” descontrolado. Como consecuencia, pueden hacerse adictos al sexo. Algunos investigadores han observado que los que son adictos a la pornografía tienen los mismos síntomas que los drogadictos o los alcohólicos. No nos sorprende que los efectos de ver pornografía sean tan perjudiciales. Algunos de estos son una profunda vergüenza, baja productividad en el trabajo, una vida familiar infeliz, divorcio y hasta suicidio. Un hombre escribió lo siguiente tras estar un año sin ver pornografía: “Por fin he vuelto a respetarme a mí mismo”. Ahora bien, ¿significa todo lo anterior que es imposible liberarse de la influencia de la pornografía? Eso lo podemos responder luego, si te parece bien.

Gracias por el consejo amigo, pero en verdad quiero superar esa adicción que me esta llevando por muy mal camino, creo que lo iré superando con el tiempo

I. Excelente decisión. Eso sí que no podrás lograrlo solo. ¿Por qué digo eso? Es muy importante contar con la ayuda de un buen amigo dispuesto a darnos seguimiento, eso es lo que estoy haciendo hace un tiempo con uno de los míos. Si no es mucha molestia para ti, puedo compartir por mi correo otras informaciones que he usado con él y conmigo mismo para no caer en esa tentación, escríbeme por favor, [email protected]  Hay tres pasos útiles y sencillos: 1) apartar la vista enseguida si nos topamos con una imagen erótica; 2) tener cuidado con lo que pensamos: concentrarnos en cosas positivas y orar a Dios, y 3) tener cuidado con lo que hacemos: no ver películas o sitios de Internet que contengan pornografía.

Esos mismos son aplicables a la masturbación porque una cosa lleva la otra y a tu edad, si no rompes con todo eso, se te hará mucho más difícil tener una relación de pareja. Algunos investigadores afirman que la constante contemplación de material pornográfico puede inhibir el deseo del individuo de mantener relaciones sexuales con su cónyuge e impedir que estas le satisfagan. Puede destruir la confianza y la sinceridad, cualidades indispensables en un matrimonio. Puesto que la pornografía suele verse en secreto, quien lo hace se ve obligado a mentir a su pareja. Cuando esta se entera, se siente traicionada y se pregunta por qué su cónyuge ya no la encuentra atractiva.

También nos afecta la memoria. En su testimonio ante un comité del Senado de Estados Unidos, la doctora Judith Reisman, destacada investigadora en el campo de la pornografía, dijo: “Las imágenes visuales pornográficas imprimen y alteran el cerebro, provocando una huella instantánea, involuntaria, pero duradera, en la memoria bioquímica [...] y son difíciles o imposibles de suprimir”.

Respuesta
-1

Eres Ronald ¿verdad? Nadie dijo que era fácil... pero ibas en buen camino.. cuando no me escribiste más pensé... o le fue tan bien que no le hago falta o le fue tan mal que tampoco... solo te expreso que seguro algún compañero experto puede ayudarte, lo sé. Me inhibo de responder

Para que tengas otras opciones. Un abrazo. Irene

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas