¿Cómo se fotografían los rayos?

Resumen de los consejos y aspectos más importantes para fotografiar rayos

1
Respuesta
8

A todo aficionado a la fotografía le ha asaltado en algún momento la curiosidad sobre cómo se hacen esas fotos de tormentas y rayos tan espectaculares que vemos por la red, así que he intentado resumir en esta respuesta aquellos aspectos más relevantes que nos permitirán afrontar este reto con garantías.

Foto de http://wall.alphacoders.com/big.php?i=468402 

Quizás la primera reflexión que debemos plantear es que si la captura de la fotografía la vamos a realizar durante el día o durante la noche, puesto que la técnica y los medios serán diferentes. Llegado el momento, indicaré cuál es la técnica adecuada para cada condición de iluminación.

Pero antes de comenzar es muy importante tener en cuenta que los rayos son fenómenos naturales muy peligrosos, así que la premisa número uno de toda fotografía debe ser la seguridad en su captura.

1.-Consejos de seguridad a la hora de fotografiar rayos

  • Intentar evitar las zonas elevadas como cumbres, cimas o lomas y situarse preferiblemente en zonas bajas que no sean susceptibles de ser inundadas o recibir avenidas de agua
  • Si estamos es una zona descubierta, evitar siempre situarnos cerca de árboles, rocas o elementos grandes que se encuentren aislados
  • Nos alejaremos de objetos y estructuras metálicas como vallas, alambradas, tuberías, raíles de ferrocarril, líneas de alta tensión etc.
  • Intentaremos aislarnos de zonas mojadas como charcos o ríos
  • Si la tormenta se nos echa encima y creemos que corremos riesgo de impacto:
    • Lo más seguro es intentar refugiarse en el coche (actuará como jaula de Faraday) con la antena plegada, las ventanillas y entradas de aire cerradas y la radio y el motor apagados. Evitaremos cualquier contacto con las superficies metálicas del coche
    • Si no disponemos de vehículo, nos separaremos de cualquier utensilio metálico como el trípode y adoptaremos la posición de seguridad, es decir, en cuclillas
    • No es recomendable correr en medio de la tormenta, sobre todo con la ropa mojada, puesto que podemos atraer al rayo con la turbulencia que provocamos al correr

El mejor consejo no es otro que utilizar el sentido común e intentar fotografiar desde lugares seguros y controlados, con un pequeño plan de seguridad por si las cosas se complicaran.

Dicho esto, ya podemos comenzar con los consejos, técnicas y recomendaciones para cazar nuestros rayos.


2.-Material recomendado para fotografiar rayos

  • Cámara que nos permita disparar en modo manual y fijar los valores de apertura y velocidad de obturación
  • Soporte para nuestra cámara: ya sea un trípode, una montura para la ventanilla del coche o la sufrida “bolsita de legumbres” que nos ayude a mantener estable la toma
  • Cable disparador o intervalómetro (http://amzn.to/1tKNQbE): fundamental para evitar la trepidación de la cámara en largas exposiciones y para tener un mayor control sobre el disparo. También podemos utilizar el temporizador de la cámara, pero perderemos la inmediatez del cable al tener que esperar entre 2 y 10 segundos para que se realice el disparo
  • Batería adicional: además de realizar muchos disparos, la mayoría serán con exposiciones prolongadas, lo que acortará notablemente la batería de la cámara. Por ello, es recomendable llevar baterías de repuesto
  • Tarjetas de memoria: si empezamos a borrar las fotos en las que no hemos “cazado” rayos podemos perdernos los buenos, así que más vale poder cambiar de tarjeta y llevar espacio de sobra sin necesidad de perder el tiempo borrando fotos
  • Funda protectora de cámara: es obvio que puede llover mientras fotografiamos tormentas, así que no estará de más llevar nuestra cámara protegida (un posible ejemplo: http://amzn.to/1lrqd8T)
  • Una linterna: puede que el lugar al que vayamos a fotografiar está a oscuras así que una linterna nos vendrá, en general, muy bien
  • Un autodisparador especial que se activa con el rayo: es un dispositivo electrónico capaz de reaccionar ante el destello y utilizarlo para disparar nuestra cámara. Hablaré de él más adelante.
  • Filtro de densidad neutra (ND): interesante para cuando fotografiamos rayos de día, lo veremos con detalle más adelante
  • Nuestro plan de seguridad: saber la distancia al coche, dónde refugiarnos en caso de que las cosas “se pongan feas”, controlar posibles zonas inundables, etc.

3.- Errores que debemos evitar

Calcular la exposición para la escena que estamos viendo antes de que se produzca el rayo.

Este es uno de los errores más habituales y que termina velando la foto en el momento en el que conseguimos cazarlo. Fotografiar rayos es similar a trabajar con flashes, pues será el propio fenómeno natural el que iluminará nuestra escena.

Por tanto, realizaremos nuestros cálculos de exposición con la luz de los destellos, siendo ésta una de las dificultades de este tipo de fotografías.

Olvidarnos de la composición

La propia dificultad técnica de capturar correctamente el rayo hace que nos obsesionemos con conseguirlo y descuidemos el resto de la fotografía. Es muy importante intentar adivinar la zona de mayor probabilidad de impacto (que irá cambiando a medida que evolucione la tormenta), y realizar una composición que nos guste sobre esa zona. De este modo, si tenemos suerte y los cazamos, tendremos una gran fotografía y no solo “un rayo en mitad del cielo”.

El truco es muy sencillo, basta realizar un encuadre que nos guste tengamos rayo o no en el cielo :-)


4.-Elección del tipo de objetivo y orientación de la toma

Dada la naturaleza aleatoria de los rayos, parece lógico pensar en objetivos angulares como primera opción. Con lentes de 20 a 30 mm de distancia focal cubriremos un área mayor, aumentando las probabilidades de cazar algún rayo.

La contrapartida de este tipo de objetivos es que la mayoría de los rayos aparecerán muy pequeños en la imagen, y sólo si tenemos una tormenta muy activa o juntamos muchos rayos en el procesado posterior (luego dedico un punto al procesado) conseguiremos una foto impactante. No obstante, las reglas están para romperlas y no hay nada mejor que investigar y experimentar hasta dar con aquello que más nos guste.

Si por el contrario queremos utilizar distancias focales más largas, un buen comienzo será trabajar entre 100 y 170 mm, pero también nos obligará a ser mucho más precisos a la hora de posicionar nuestra cámara hacia el lugar donde sucede la acción. Si lo conseguimos, obtendremos rayos mucho más grandes y espectaculares.

También es interesante jugar con la orientación de la toma. Tomas horizontales de nuevo tendrán más probabilidades de captar rayos, aunque puede que no los cojamos desde el nacimiento en las nubes y se corten por encima del encuadre.

Las tomas verticales nos proporcionarán fotografías espectaculares si captamos toda la dimensión del rayo, pero son realmente más complejas de conseguir.


5.-Fotografiar rayos de noche o con poca luz

Hay una serie de parámetros de cámara que debemos tener en cuenta cuando queremos fotografiar rayos de noche (asumo que trabajamos con una cámara réflex) :

  • ISO: suele ser suficiente (en general y dependiendo de las condiciones de iluminación) trabajar con ISO 100 o 200 puesto que el rayo es una fuente de luz muy potente y no requeriremos más sensibilidad
  • Modo de exposición: preferiblemente manual
  • Balance de blancos: yo suelo dejarlo en automático puesto que disparo en RAW y luego puedo darle el matiz que quiera en el procesado. No obstante, podemos jugar con la temperatura de color como queramos (más frío o más cálido)
  • Reducción de Ruido: Desactivada. Vamos a disparar con ISO baja y no realizaremos exposiciones extremadamente largas, por lo que lo único que haría sería espaciar las posibilidades de captura
  • Flash: por supuesto, nada de flash
  • Estabilización de imagen: Desactivada. Mejorará la nitidez de la captura y ahorraremos batería
  • Bloqueo del espejo: no es especialmente necesario activarlo puesto que la captura no se realizará inmediatamente. Con utilizar el cable disparador es suficiente aunque no pasa nada si lo activamos
  • Enfoque: casi siempre trabajaremos en manual

5.1.-Enfocar sin tener luz

Como vimos con detalle en la respuesta ¿Cómo puedo mejorar el enfoque y la nitidez de mis fotografías?, los sistema de enfoque de las cámaras necesitan contraste, de ahí que sea casi imposible enfocar en condiciones de poca iluminación como la que nos ocupa.

Sobre cómo enfocar sin luz podríamos hacer otra respuesta en detalle pero algunos consejos rápidos son:

  • Cuando tengamos una buena iluminación ponemos el objetivo en enfoque manual y llevamos el anillo de enfoque hacia la marca de infinito, ajustándola mientras miramos por el visor hasta que el enfoque es nítido. Cuando lo tengamos, miramos dónde se ha quedado el anillo de enfoque (suele quedarse un poco antes de la marca de infinito) y lo marcamos o memorizamos de algún modo. Si nuestro objetivo no dispone de escala de enfoque lo tendremos bastante complicado.
  • Si podemos apuntar lo suficientemente lejos como para considerarlo infinito, podemos intentar utilizar el autofoco de la cámara apuntando una linterna potente a ese punto y enfocando en él
  • También podemos calcular la distancia hiperfocal, es algo más complejo y requiere la ayuda de tablas para cada cámara y distancia focal pero una vez dominado es muy interesante

5.2.-Cálculo de la exposición

En fotografía no suele haber parámetros ni valores absolutos que nos garanticen resultados de forma estable, así que en el caso de los rayos es todavía más difícil ya que varía su distancia, su posición, su intensidad lumínica y su distribución.

Por este motivo voy a plantear dos de los supuestos más habituales con parámetros que pueden ser un “buen comienzo” pero que tendréis que ir modificando en función de lo que requiera la escena o de lo que queráis conseguir.

5.2.1.-Noche cerrada en lugar sin iluminación artificial

Este caso para mí es el ideal. Imaginad que estamos en un desierto alejados de las ciudades o en mitad de una zona deshabitada y en una noche cerrada. Si es así, estamos quizás ante una de las situaciones más sencillas para fotografiar rayos.

Para ello bastará realizar exposiciones de 30 segundos con aperturas de entre f/8 y f/11 a ISO 100 o 200 (la nativa de la cámara, por ejemplo). Normalmente los rayos estarán a lo lejos y, salvo que en la composición tengamos un objeto cerca de nosotros, la apertura no será determinante en términos de profundidad de campo.

Por eso podemos disparar en las “aperturas dulces de nuestros objetivos o jugar con este parámetro para conseguir la intensidad luminosa del rayo deseada.

Si las condiciones de iluminación son realmente bajas (sin luna ni contaminación lumínica), podremos incluso realizar exposiciones más largas con el modo BULB de nuestra cámara hasta que consideremos que hemos cazado los rayos que queremos.

No habría problema en hacer exposiciones más cortas, pero no tendría sentido ya que tendríamos menos posibilidades de cazarlos.

El procedimiento inicial sería, una vez realizado el encuadre y el enfoque, realizar un disparo de 30 segundos a f/11 y esperar si hubiera suerte. Si hemos conseguido captar uno, revisamos en la cámara cómo ha salido y decidimos si hemos de abrir o cerrar el diafragma en función del efecto que queramos conseguir.

5.2.2.-Noche con luna o iluminación artificial

Si nos encontramos en la ciudad o tenemos a la luna como fuente de luz no podremos realizar exposiciones tan largas como en el caso anterior, pues estaríamos sobreexponiendo la foto. Queda descartado por tanto el modo BULB.

En este caso, el procedimiento será el mismo pero jugaremos con exposiciones de 10 a 15 segundos. También podemos probar a jugar con algún filtro de densidad neutra (ND) que nos dé algunos segundos extra para aumentar el tiempo de exposición y así las posibilidades de captura. No obstante hemos de recordar que si en el encuadre estuviera la luna, no debemos exponer más de 30 segundos para evitar el “efecto huevo frito” provocado por su movimiento.

En ambos casos podemos utilizar el intervalómetro (http://amzn.to/1tKNQbE) para que realice secuencialmente los disparos con la duración programada y así evitar tener que estar haciéndolo manualmente.


6.-Fotografiar rayos con luz día

Fotografiar rayos de día es muy complicado al no poder mantener abierto un tiempo prolongado el obturador para captar el rayo ya que se velaría la foto.

Una primera aproximación para resolver este problema es el uso de los filtros de densidad neutra (ND) que nos permiten exposiciones más largas al atenuar la luz que entra por el objetivo. Requieren algo de práctica para conseguir buenos resultados, pero una vez dominados pueden ser una buena alternativa.

Para utilizarlos bastará calcular cuál es el tiempo de exposición máximo que nos permite disparar sin sobreexponer la foto, por lo que iremos a diafragmas más cerrados para obtener exposiciones lo más largas posible.

Pero la que quizás sea la mejor solución es contar con disparadores sensibles a los destellos de los rayos que envían la señal a nuestra cámara para realizar la captura (Un ejemplo: http://amzn.to/1wrB2w7).

Si utilizamos estos disparadores bastará seleccionar un tiempo de exposición de entre 1/4 o 1/15 de segundo, suficiente para captar todo el rayo sin sobreexponer la imagen con la apertura que hayamos seleccionado y que nos facilite una buena profundidad de campo.

Una prueba del interés que suscita este tipo de dispositivos la tenéis en el proyecto MIOPs, que solicitaba 75.000 dólares en Kickstarter para salir al mercado y ha conseguido más de 300.000. Lo podéis ver en https://www.kickstarter.com/projects/nerotrigger/miops-smartphone-controllable-high-speed-camera-tr


7.-Procesado de nuestras fotos

Las fotografías de rayos suelen llevar un mínimo procesado para poder ajustar la tonalidad y el balance de blancos hasta el resultado final que tenemos en mente. Pero más allá de los ajustes habituales de exposición, recortes perspectivas etc. hemos de considerar la posibilidad de fusionar diversas tomas en una única que agrupe los rayos que se han cazado de forma individual.

Existen múltiples técnicas para realizar esta tarea y explicarlo sería demasiado extenso para el alcance de esta pregunta, pero básicamente el flujo de trabajo que sigo es el siguiente:

  • Selecciono las fotografías que quiero incluir en la toma final
  • Revelo una de ellas y sincronizo los ajustes del resto de fotos en Camera RAW
  • La abro en Photoshop y las fusiono en una sola, normalmente con el método de fusión de capas “aclarar”

Y esto es todo, espero que os sirva como un buen punto de partida.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas