¿Cómo fomentar el cariño entre hermanos?

Mis dos hijos de 6(niño) y 3 años(niña), se llevan bien pero el mayor está todo el día diciendo que su hermana no lo entiende, que no sabe cómo explicarle las cosas y entonces se enfada mucho, quiero fomentarel cariño entre ellos y que el mayor la sepa querer... No sé si me explico, es que él desde que nació su hermana se pensaba que iba a tener un compañero de juegos no un bebé... De hecho nos reclama un hermano mayor... Decir también, que el hobby principal de la chica es tocarle los cojo... Al hermano...
Un saludo
1

1 Respuesta

17.775 pts. Juan Chacón Fernández Movíl: 696 07 49 89 e-mail :...
[email protected] [email protected] gracias por preguntar, la pregunta que planteas es directa y la reproduzco a continuación:
¿Cómo fomentar el cariño entre hermanos?
Y paso a responderla con indicaciones generales ya que los datos que me ofreces son escasos y necesitaría una evaluación más específica. Lograr esta meta como padres no es tarea fácil ya que la relación entre hermanos tiene sus peculiaridades.
En primer lugar cabe señalar que es una relación involuntaria. Nadie decide tener un hermano. Simplemente el individuo se ve obligado a convivir con alguien que no escogió. Además, por lo general, un hermano llega cuando el desarrollo del individuo aun está en formación a nivel emocional, social y biológico. Muchos todavía son pequeños cuando llega un hermano y la convivencia se hace muy difícil.
Por lo tanto, convivir entre hermanos es algo que se debe aprender a través de experiencias positivas como la generosidad, el afecto, el compartir, el compañerismo. Surgen los celos y es natural que existan celos a ciertos niveles entre hermanos y que se vean como rivales. Al crecer y madurar esa rivalidad se debe convertir en compañerismo y logramos establecer lazos afectivos que perduran durante el resto de nuestras vidas.
Yo puedo hablarte de una cosa muy importante y es el modelado, te explico, es muy importante la interacción de los padres. Deben ofrecer a sus hijos amor, mostrarse interesados en sus asuntos y promover un ambiente saludable en el hogar. Debe existir una buena comunicación entre todos los miembros de la familia ya que los niños aprenden de los que observan a su alrededor (esto es el modelado). También los padres deben repartir responsabilidades en el hogar de manera justa y su ejemplo debe invitar a compartir entre los hermanos. Cuando como padres somos capaces de establecer este ambiente positivo en el hogar, nuestros hijos verán en su hermano un compañero significativo en sus vidas.
Debe haber normas o límites de disciplina. Estas normas deben ser justas y flexibles para ayudar al crecimiento y desarrollo de los hijos. Como padres debemos estar conscientes de las capacidades y limitaciones de cada uno de nuestros hijos, solo así podremos ser justos con ellos. No siempre los deberes y privilegios serán los mismos para todos. Pero, en otros casos si puede haber igualdad, por ejemplo, el horario de ver la tele o de merendar será el mismo para toda la familia y así se tendrá tiempo para compartir en familia y promover el compañerismo.
Otro aspecto también muy importante dentro de la disciplina son los castigos. Cuando los padres administran un castigo deben ser cuidadosos y con un mínimo de envolvimiento emocional ya que dada la convivencia entre hermanos uno siente como si le aplicara el castigo del otro. Si los padres son muy agresivos al castigar, los hermanos aprenderán también a ser agresivos entre sí, (de nuevo el modelado).
Hay que tener en cuenta que los padres debemos respetar el desarrollo natural de cada hijo. No debemos exigir más de lo que puedan dar. Una manera de respetarlos es aceptando que cada uno es diferente y que no pueden pretender que sean iguales en comportamiento, capacidades y afecto. Por lo tanto, no los comparemos. Comparar a los hermanos es avivar la rivalidad entre ellos. Así que dediquemos el mismo tiempo y atención a cada uno, sin ser exagerado. No nos debemos sentir culpables si tenemos predilección por uno de nuestros hijos y nos sentimos desilusionados con otro. Esto puede pasar y es normal pues somos humanos. Lo importante es que dediquemos la misma atención a cada uno y para eso debemos aprender a distribuir el tiempo y la energía para ayudar a cada uno de nuestros hijos en crecimiento.
Espero haberte ayudado.
Recibe un cordial saludo
Me parece muy lógico todo lo que expones, de hecho actuamos así en casa... pero me gustaría encontrar soluciones más específicas, sobretodo con el mayor, que está siempre ansioso de que su hermana crezca para tener una compañera de juego a su nivel... pero claro, es imposible...
Muchas gracias.

Añade tu respuesta

Haz clic para o
El autor de la pregunta ya no la sigue por lo que es posible que no reciba tu respuesta.

Más respuestas relacionadas