Transaminasas muy altas

Mi madre se hizo el pasado mes un rutinario examen médico para la empresa y resultó que el análisis reflejaba las transaminasas muy altas, el hierro alto y la GTP y ATP (creo), también por las nubes, además le hicieron una prueba sobre el hígado y daba un asterisco en Hepatitis C. Ella cuando me tuvo hace 31 años padeció una hepatitis en el hospital al igual que otras tres señoras que dieron a luz el mismo día. Nos preguntábamos si el titulo de Hepatitis C que se refleja en el análisis podía ser el anterior ya padecido, o si por el contrario es nuevo. O si las transaminasas altas podía deberse a otra cosa. Estamos en espera de otras pruebas, pero la ecografía presentaba el hígado perfecto salvo que alrededor se observaban unos ganglios. Necesitamos respuestas. Gracias.
1

1 Respuesta

46.025 pts. Educacíón Estudios Primarios: Escuela Normal Domingo...
Una hepatitis es una afección del hígado. Las causas de hepatitis son numerosas: virus, bacterias, parásitos, alcohol, algunos medicamentos, etc. Cada causa de hepatitis tiene sus particularidades. En concreto, las hepatitis virales pueden ser debidas a los virus A, B, C, DE, al CMV y a otros virus.
La hepatitis C se debe a un virus llamado VHC, descubierto en 1989, que se transmite por la sangre. Actualmente no se dispone todavía de una vacuna contra este virus y se aconseja que se hagan la prueba para la detección de la hepatitis C todas las personas que hayan podido estar expuestas al VHC (especialmente aquellas personas que recibieron transfusiones de sangre antes de 1990). La prueba consiste en una extracción de sangre y una detección de anticuerpos.
El hígado es vital para la buena salud de nuestro cuerpo. Tiene diversas funciones: elaborar y almacenar la bilis (que se utiliza para la descomposición de las grasas durante la digestión), almacenar azúcar y controlar el nivel de azúcar en nuestra sangre; producir proteínas y otras sustancias; eliminar toxinas, drogas, hormonas etc. de nuestro riego sanguíneo. Si no hay un número de células del hígado suficientes funcionando debidamente, gran parte de nuestro organismo se verá afectado por ello.
Cuando alguien se infecta con el virus de la hepatitis C, su cuerpo comienza a producir anticuerpos para destruirlo. Sin embargo, la mayoría de las veces, los anticuerpos no logran identificar adecuadamente al virus y la infección permanece a largo plazo. De hecho, gran parte de las personas infectadas con este virus no saben que lo están debido a que no experimentan síntomas o a que pasan cerca de 13 años de media hasta que los síntomas se manifiestan.
Si recibió una transfusión de sangre o un trasplante de algún órgano antes de 1992, podría tener hepatitis C.
Chequeo de una hepatitis C
Este chequeo se basa sobre diferentes exámenes, realizados sobre extracción de sangre:
Dosificación de las transaminasas (ASAT/ALAT). En caso de hepatitis, la proporción de estas sustancias en la sangre es más elevada.
Búsqueda de los anticuerpos dirigidos contra el VHC.
Si esta prueba es positiva, se buscará el VHC en la sangre.
Si el VHC persiste en la sangre durante más de seis meses, se considera que la persona tiene hepatitis crónica y, entonces, será necesario hacer una biopsia hepática.
La biopsia consiste en la extracción de un pequeño trozo de hígado a través de las costillas, para mirarlo al microscopio. Este examen se efectúa bajo anestesia local. No es doloroso, pero puede sentirse una molestia o una opresión durante algunas horas en el lugar donde se hizo la biopsia.
Una segunda biopsia se efectúa, por norma general, de tres a cinco años después para ver la evolución.
Cuando se está afectado por hepatitis C, se aconseja consultar un médico especialista del hígado.
El tratamiento
Es bastante apremiante ponerse en manos de un especialista cuando se conoce que se padece la hepatitis C: se propone el tratamiento a las personas con hepatitis aguda y hepatitis crónica activa antes de la aparición de la cirrosis.
El tratamiento principal consiste en la administración de interferón alfa, una sustancia segregada de manera normal en la sangre para deshacerse de los virus en general. Normalmente, se prescribe la inyección de fuertes dosis de interferón alfa durante tres meses. En caso de hepatitis crónica, si el tratamiento es eficaz, se prolonga durante un año. También se agrega un antiviral (Ribavirina).
Le agradezco encarecidamente su información. Al final se confirmó que era la hepatitis que ya tuvo hace 31 años, por lo que era crónica. Ahora estamos a la espera de la biopsia y de el fenotipo/genotipo. Es hepatitis c. Pero no nos han informado sobre si tiene que llevar desde ahora un nuevo régimen de vida, o una dieta especial o algo por el estilo. Yo también me he hecho los análisis y espero no tenerla pero cabe también la posibilidad. Un abrazo y gracias.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas