Pre historia

Cuando aparece el matriarcado
1

1 respuesta

Respuesta
1
Perdón por la demora.-
Etimología - léxico
Matriarcado
La contraimagen del patriarcado es el matriarcado. De la misma manera que se formó la palabra monarca para expresar el poder de uno solo, se formó la palabra patriarca para expresar en ella el poder del padre. Se refiere este término a la época en que la única estructura social era la familia, y sobre ella estaba cimentado el poder político. El patriarca era por tanto la máxima autoridad tanto familiar como política; y el patriarcado, una institución a la vez familiar y política. Y se trató en sus inicios de un poder absoluto y despótico que, como todos los poderes se fue suavizando a medida que los sometidos a él fueron asumiendo e interiorizando las obligaciones para las que se instituyó ese poder. Las sociedades que más plenamente han asumido esos deberes, han podido prescindir de esos poderes: ni patriarca, ni monarca.
Sociedades hubo en que existió el poder absoluto de la madre. En sociología oscilan las definiciones formales del matriarcado en razón de las realidades etnográficas de las que parten. Así tenemos como grado extremo de matriarcado el que resulta de la traducción al femenino de las características del patriarcado acentuadas al máximo, que efectivamente se han dado en algunas sociedades. Según esa definición, la madre es el cabeza de familia; el padre no forma parte del organigrama de poder ni del funcional. La familia matriarcal no tiene padre propiamente dicho. El papel de éste es en unos casos el de amante legal de la madre (el paralelo lo tenemos en los príncipes consortes), y en otros el de simple esclavo, sometido al poder de la parentela de la esposa.
Otras formas no tan extremas de matriarcado se han dado, cuya característica común es que el parentesco (los apellidos) y la propiedad se transmiten por la madre, teniendo el padre un papel secundario. En algunas sociedades, su lugar lo ocupa el tío materno, que se constituye en la máxima autoridad masculina de la familia. Y en cualquier caso, la madre es el jefe y cabeza de la comunidad doméstica. Le ajusta a la perfección el nombre de matriarca: un término formado por la palabra latina mater, matriz, que es la madre, y el griego arch (arjé), que significa dominio, poder, autoridad, mando. Es el poder de la madre.
Tal es la variación de intensidades de este poder, que los sociólogos optaron por crear denominaciones distintas para los distintos grados de poder de la madre en la familia. Así llamaron matronimia¸al régimen en que se traza la descendencia por la línea femenina; y ginecocracia al poder familiar y político ejercido por las mujeres.
Queda en pie el hecho de que en muchas sociedades modernas hay huellas evidentes de un auténtico poder de la madre en la familia, un poder que si no se ejerce, se disuelve hasta desaparecer. El problema se presenta cuando se tiene un poder con unas competencias asignadas, y no se dispone de subordinados a los que cargarles el trabajo que comporta. Llevar la economía de la casa es una posición de poder, claro está. Pero conlleva la servidumbre de tener que hacer la compra, si no se tiene a quién mandar. Y otro tanto ocurre con cada derecho: que suele llevar aparejado un deber.
Estos textos son sacados de un colega el DR.Mariano Arnal

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas