Ensayo

Esperando que pueda ayudarme con un ensayo.. O algunas pautas que lo relacionen, básicamente el ensayo lo tengo que desarrollar según la pregunta: ¿Hacia dónde nos lleva la Tecnología? Necesito que contenga dos tesis, una que apoye a la deshumanización del hombre por causa de la tecnología y otra que contradiga..
Gracias de antemano su ayuda.. El tiempo que me queda pues creo que es hasta el día Jueves 17/07/03 hora: 20:00.
1

1 respuesta

Respuesta
1
La tegnología es buena porque ayuda a los cambios científicos.
Favorece a la conversaciones a distancia con internet y facilita estudios a distancia y hastar cercanos a los familiares en otros continentes.
Hay más pluralidad de ideas y nuevos campos laboral.
Más cosas por aprender y buscar.
La tegnología es buena porque ayuda a los cambios científicos.
Favorece a la conversaciones a distancia con internet y facilita estudios a distancia y hastar cercanos a los familiares en otros continentes.
Hay más pluralidad de ideas y nuevos campos laboral.
Más cosas por aprender y buscar.
Lo contradictorio sería menos espacio para compartir con la familia, porque hay muchas hora frente a una máquina, mandando imail.
Además una maquina puede reemplazar a muchas personas.
La síntesis sería integrar los avances tecnológico con el mundo actual y laboral, sin descuidar a la persona y teniendo encuenta su dignidad y los repetos a los valores.
Sin ciencia y sin tecnología no hay progreso ni confort ni mucho menos felicidad.
Hay que aprender as trabajar, progresar y ser buenas personas.
Chauuu éxitos
¿Hacia dónde nos lleva la ciencia?
Hans Neumann
Miércoles, 1 de septiembre de 1999
Tengo la costumbre de mantenerme informado sobre el progreso de la ciencia. No por una mera curiosidad, sino porque no saber cuál rumbo toma la ciencia significa ignorar el progreso y la evolución del ser humano. Esta omisión hecha voluntariamente es tonta si se quiere estar preparado para el impacto que inevitablemente tiene y tendrá la ciencia sobre nosotros y nuestras sociedades de las cuáles formamos parte. Esta es una realidad que compete a todos los seres humanos, sin excepciones, querámoslo o no.
La historia, o sea las experiencias del pasado, es importante para poder evaluar y entender el impacto que la ciencia ha tenido en su época. Pero tenemos que darnos cuenta que los cambios científicos sucedieron cuando el mundo tenía otras condiciones... en el pasado, que es imposible revivir. Sí es posible respetar las ideas y hechos por el impacto que han tenido, pero es imposible revivirlos en el mundo de ahora. Las condiciones externas han cambiado. Buena parte de estas variantes externas son el resultado de la aplicación de las teorías científicas.
La ciencia tiene una importancia mucho más pronunciada sobre las sociedades que la que nosotros estamos acostumbramos a darle. ¿Se recuerdan de la proverbial torre de marfil y al científico allá, aislado del mundo? Antes pensábamos que existían dos tipos de ciencias: unas aplicables a nuestras vidas, las "prácticas", y otras, "teóricas", que interesan sólo a los científicos. Al primer grupo pertenecían la química, de la física y sus leyes inalterables, la agronomía, la ciencia de la salud (por ejemplo la medicina) y docenas de otras. Las "teoréticas" eran las que "no interesaban a nadie" y entre las esotéricas destacaban la astronomía, las físicas y las matemáticas "puras". En la física se incluían las teorías sobre el origen del universo, aquellas que indagaban acerca de la constitución y origen de la materia. Antes se consideraba inútil para un ser humano teorizar si no era posible modificar las leyes "naturales" y lograr que la modificación fuera en beneficio nuestro. Esta simplista clasificación perdió su validez durante el siglo pasado (y me refiero al siglo XIX). Lo que pasa es que no nos hemos dado cuenta.
Hace pocas décadas el serio y conocido instituto Club de Roma financió un estudio de la prestigiosa universidad MIT de los Estados Unidos, denominado "Los Límite del Crecimiento". No obstante, ninguna de las predicciones de ese importante estudio se han dado porque no pudo prever los procesos de miniaturización, computación, globalización o digitalización. Procesos estos todos que han cambiado al mundo más que las lecciones que nos podrían dar las brillantes enseñanzas del pasado.
Las teorías de la relatividad de Albert Einstein y las de quantum de Max Planck han cambiado nuestras vidas más que cualquier ley o Carta Magna. El resultado "práctico" de esas dos teorías consideradas esotéricas han cambiado decididamente nuestras vidas individuales. Han alterado el valor social individual en nuestras sociedades. Los logros visibles son secundarios, no importan cuáles, sean los viajes al espacio la creación de nuevos elementos y materiales que no existían antes, los cuáles son hoy imprescindibles. Actualmente, toda la tecnología de la computación se basa en un trabajo de la matemática "pura" considerada esotérica en su época. Ella examinaba la posibilidad de usar -en vez del sistema decimal- un sistema "teórico" binario que consiste en sólo dos números: el 0 y el 1. Este sistema es el que ha permitido la revolución post-industrial que en la actualidad vivimos.
Pero, ¿qué hacer?
El imposible parar el progreso. La dimensión del tiempo no permite retroceder. Ya existían en el pasado personas que quisieron hacer retroceder el tiempo, al sentirse incómodos en cualquier revolución tecnológica. Ello ha sucedido en la primera revolución, la agrícola; en la secunda, la industrial; y en la más reciente, la de la información. Ninguno de ellos, sin embargo, ha tenido éxito. Recordemos, por ejemplo, a George Bernard Shaw quien era un importante miembro del movimiento opositor a los efectos de la revolución industrial.
¿A dónde va la ciencia?
Al inevitable destino del hombre: entender cómo funciona la naturaleza y cómo cambiarla para el provecho de la raza humana. Que durante este largo camino la ciencia continuará pisando los callos de algunos, es inevitable. Ojalá que no sean los nuestros.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas