¿Principio de enuresis?

Tengo un niño de 6 años que siempre ha sido bastante maduro para su edad. Incluso cuando él mismo decidió quitarse el pañal rara vez se le escapó el pipí (sólo una vez la primera semana) y nunca se le ha escapado la caca, incluso por la noche. Ahora de más mayorcito se muestra algo vago para ir al baño y siempre espera hasta el último momento, por lo que a veces se le escapa o una cosa o la otra durante el día (rara vez, una vez cada 2 meses o así). No me importa porque creo que es porque está jugando y no quiere interrumpir el juego, y son muy pocas las veces que le sucede. El problema lo veo por la noche, nunca se ha hecho pipí y desde hace poco tiempo (este ultimo mes) se le ha escapado 3 veces. La primera vez fue el día antes de empezar el cole, ha cambiado de cole y estaba nervioso, por eso no le dí importancia. Otra vez a las 2 semanas y una en el cole por que dice que no sabía donde estaba el baño. Han sido "varias" veces en poco tiempo, cosa que no es nada normal en él. El no se lo toma a mal ni le da vergüenza decírmelo (a los otros niños sí) y yo no le doy importancia para que no sufra (mi hermana padeció de enuresis hasta bastante mayor y lo pasó muy mal porque la culpabilizaban) pero no sé si es suficiente como para ir al pediatra. Tampoco quiero ir para que me diga que soy una exagerada pero por internet he leído que es muy importante cogerlo pronto y a tiempo, e ir al pediatra, pero sé como son en la seguridad social, le dan bastante poca importancia a casi todo (al menos mi pediatra) pues no quiero ir en balde. ¿Qué me aconsejáis? ¿Espero a ver si la cosa continúa? También decir que me acabo de separar aunque estamos llevando bastante bien la separación y él no demuestra llevarlo mal ya que lo vemos bastante contento. Quizá tenga que ver, y el cambio de cole... ¿qué debo hacer?
1

1 respuesta

Respuesta
1
Una vez más las madres sois las que más sufrís. Lo he visto cientos de veces durante mi carrera como profesor de primaria y lo sigo viendo.
Los niños no pueden verbalizar sus sentimientos como lo hacemos nosotros. Es más que probable que el niño esté ansioso, desorientado, incluso temeroso por más que tu pareja y tú hagáis lo imposible para que las cosas "funcionen".
Se me ocurre, para empezar, que el niño practique algún deporte que le agrade o se apunte a un grupo de esplai. Per antes habría que dedicarle un tiempo prudente al mar de fondo.
Hablar con la maestra puede ser una buena idea. Si este aspecto funciona, bien, sino, vigilar el asunto de la fimosis, aunque dudo que vaya por ahí. El tema del pediatra lo dejaría para el final de todo lo demás.
Si observas que duerme mal o se vuelve algo "quisquilloso", habría que buscar la ayuda de una experta en psicología infantil, pero no antes de haber intentado, sin angustia, los remedios naturales.
No ha vuelto a hacerlo, quizá hayan sido episodios ocasionales, pero es cierto que me preocupo porque sé que mi hijo todo lo lleva por dentro (quizá todos los niños, no lo sé) pero él no es el típico que sale del cole contando cosas que han sucedido, yo muchas me he enterado por amiguitos suyos (alguna graves como que un niño le pegaba todos los días), él prácticamente no me cuenta nada y ya he hecho de todo, ser pesada y preguntarle todos los días y lo contrario, ya ni preguntarle para ver si así me cuenta algo... nada. De la separación tampoco prácticamente ha hecho ningún comentario, si le preguntamos se limita a decir que él prefiere que estemos juntos... por lo que sí reconozco que estoy un poco alerta a cualquier signo extraño que vea, sobre todo si es algo que me sorprende (y pocos me sorprenden porque él ha sido siempre muy cambiante). Lo bueno es que últimamente lo veo contento, se ha adaptado al cole muy rápido y estos episodios, ojalá ocasionales, espero que no guarden nada que lleve por dentro. Él hace fútbol y le encanta. ¿Lo de la fimosis lo dices por si tiene alguna infección? Me voy a fijar. La maestra, acaban de empezar el cole y aún anda un poco perdida, esperaré algo más adelante. Por la noche si sucede que desde que nos separamos se quiere venir a mi cama a dormir, yo no le dejo, por lo que lo hace cuando yo estoy dormida. En casa del padre no lo hace porque duerme en la misma habitación que la abuela, y el problema que él tiene es que no quiere dormir sólo. Me encantaría pensar que no hay ningún problema de fondo y que son cosas de la edad y que lógicamente feliz por la separación no está pero que lo va a superar. ¿Hay alguna cosa que yo pueda hacer?
Eres muy precisa en los detalles. Gracias. Es evidentísimo, a mi modo de ver, que está elaborando lo que los psicólogos llaman "un duelo". Está desorientado, agredido en lo que más le importa y se siente muy perdido.
He vivido varias separaciones de padres de alumnos y te puedo asegurar que por bien que intentemos los adultos hacer las cosas, ellos tienen unos radares que ni en la Nasa.
Hacéis bien en que practique deporte. Le da equilibrio y le socializa. Por lo que en tiendo ha habido un cambio de colegio, porque si no es así, hay que ponerse un poco serios con las agresiones que recibe de parte del compañero.
En los patios siempre hay problemas, pero él está especialmente vulnerable. No le podemos meter en una burbujita de cristal, pero hay que estar atentos a los detalles.
El hecho de que no se comunique contigo de cosas del cole, puede ser un episodio pasajero, pero quizás no está contento o motivado.
Por la noche, cuando se siente perdido, (dormir es desaparecer), podrías dedicarle un tiempo, si te es posible, hablando con él o leyendo juntos algún cuento o libro que le guste. También puede ayudar dejar un pequeño piloto de luz encendido. Nunca se sabe.
¡Muchas gracias por tu rápida respuesta y tu interés!
Lo del niño que le pegaba le sucedió con 4 añitos, y ya se habló con la profesora ya que él no se atrevía a decirlo y el suceso pasó. No tiene problemas de socialización ya que es más lo que los otros niños le buscan a él que al revés. El cambio de colegio ha sido por asuntos económicos, y la verdad es que parece que se está adaptando bien a él. Dice que ya tiene un amiguito. No es de los que le encantan ir al cole, pero sí de los que mejor van, puesto que por su madurez aprendió a leer prácticamente solo a los 3 años y ahora con 6 ya está empezando a multiplicar. Es de los buenos y obedientes con todo el mundo y conmigo como se relaja y saca un poco la rabia contenida de todo el día. Aunque le dedique todo el poco tiempo que tengo aun y todo le parece poco ya que de mayor quiere un trabajo donde tenga más tiempo libre para jugar con sus hijos (frase exacta utilizada por él). Con todo este rollo quiero decir, que el tema de que de repente se empezara a hacer pipí pues como que no iba con su desarrollo, y creo que como bien dices está desorientado con el tema de la separación. Es como si lo quisiera llevar bien más por nosotros que por él. Sigue sin haber habido otro episodio por lo que espero el duelo lo lleve mejor. Poco a poco.
Por cierto, por la noche le leemos un cuento mínimo, si se acuesta antes o se ha portado muy bien 2 ó 3, y le dejamos la lámpara de noche encendida (por él dejaríamos la luz del cuarto encendida, la del pasillo y si fuera posible toda la casa).
Muchísimas gracias por tu respuesta!

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas