Niño de 2 años

Hola que tal experto; no se si estoy en la categoría correcta pero necesito ayuda ya que tengo un niño de 2 años 7 meses yo estoy embarazada, el problema es que mi niño de un tiempo para acá se me ha vuelto muy rebelde dice malas palabras incompletas pero las dice, grita, hace berrinches, y lo peor de todo es que si llega una visita sea niño o adulto lo agrede con malas palabras y les pega, nosotros hemos optado por castigarlo pero cuando sabe que lo vamos a castigar dice que se va aportar bien pero lo hace solo un rato y después vuelve a lo mismo, otra cosa cuando salimos a algún centro comercial el siempre corre a perderse, no se si lo haga porque sabe que lo seguimos, no se si le tenga que llevarlo con un psicólogo o alguna guardería para que conviva con más niños ya que siempre esta conmigo pero como le comento yo estoy embarazada y me preocupa que el se este comportando así ya que el era un niño muy tranquilo incluso si llegaban otros niños ala casa y peleaban el no se defendía y ahora con todo mundo quiere pelear, antes prestaba sus juguetes y ahora pelea porque se los agarran, no se a que se deba este gran cambio;si estoy de acuerdo que debe defenderse cuando peleen otros niños pero ahora el es el que agrede primero, hasta la gente que le habla en la calle les hace gestos con su carita, la verdad estoy triste y desesperada porque alo mejor tengo mucha culpa porque no lo estoy educando bien, pero por eso le pido su ayuda!
1

1 Respuesta

5.525 pts. Maestra de Educación Especial y de Audición y Lenguaje,...
Antes de nada enhorabuena por el embarazo! Espero que todo esté marchando bien y siga así.
Lo primero de todo es decirle que no tiene que culparse de nada. Lo está haciendo muy bien! Lo que le sucede a su niño es algo bien sencillo y se llama CELOS.
Usted está esperando un nuevo bebé, un nuevo hermanito o hermanita para él, y probablemente haya oído ya, en varias ocasiones que viene un hermanito, qué bien, que lo tiene que cuidar, querer, etc. Pues bien, aunque no sea así, su hijo ya lo ve como una "amenaza". Siente que peligra su puesto de protagonista. Que te alguna manera le va a quitar su lugar. Que por supuesto que no va a ser así, pero es como lo siente. Ya no va a ser el centro de atención de todo el mundo. Va a tener que compartir miradas, abrazos, besos, hasta sus juguetes y puede que su ropa! Tiene que entenderlo, para él es un cambio muy fuerte y doloroso y la forma de manifestarlo es a través de esas tabietas y esa "agresividad".
Está buscando su atención y sabe que si pega, usted no lo va a permitir.
Cuando dice que se va a portar bien, probablemente es verdad, y lo va a intentar, pero la situación le supera, no puede controlarla, es muy pequeño.
Es por ello que deben hablar con él y repetirle constantemente que le quieren con locura, que aunque venga un hermanito, él siempre va a ser el hermano mayor, siempre le van a querer, siempre va a tener su sitio. El hermanito querrá ser como él, y ahrá lo que él haga, y por eso tiene que ser bueno y portarse bien, etc.
Ya sé que es muy pequeño para comprender determinadas cosas y razonar, pero otras es totalmente capaz de entenderlas y por lo tanto, cuanto más le hablen, le expliquen, le razonen, mejor.
Háganle saber siempre que le quieren, abrácele más que de costumbre y bésele más, probablemente lo necesite más que antes. Imagínese que usted está más triste, más mimosa, más falta de cariño y necesita que le digan un poquito más que de costumbre que le quieren, pues algo así.
En cuanto a las palabrotas, intente no prestarle atención, pues si ve que no responde a ellas, dejará de decirlas, pues ya le digo que lo único que quiere es llamar su atención, porque aunque sea para regañarle, ya la tiene ahí.
Lo mismo sucede con las rabietas y berrinches. Ignórelo. Pedagógicamente es un método que se llama "retirada de atención" y creame que funciona realmente bien. Eso si, siempre y cuando no se esté autoagrediendo o agrediendo a los demás.
En ese caso, deberemos intentar mantener la calma, acercarnos a él, cogerle firmemente pero sin hacerle daño y decirle de la misma forma "NO". Alejarle del niño, por ejemplo, con el que esté peleando y sentarlo en una silla que puede tener en un sillo retirado de juguetes y entretenimientos que puede llamar "la silla de pensar". Le dirá, que no se pega y que ahora se tendrá que quedar en la silla de pensar pensando en lo que ha hecho, porque no se pega (o no se insulta, o no se tiran juguetes, o lo que sea). Cuando haya pasado un rato, que no deben ser superior a 2 minutos y medio (un minuto por cada año del niño) va y le pregunta si ya ha pensado en lo que ha hecho, y si le contesta que si, que no lo va a hacer, pues le deja que vuelva al juego. Si sigue portándose mal mientras está sentado en la silla, permanecerá ahí hasta que desde que paré pasen esos dos minutos.
Importante que no tenga distracciones a su alrededor ni su atención. No debe mirarle ni hablarle. Si tiene que vigilarle de cerca, hágalo pero de espaldas a él, controlando así que no se levante pero sin mirarle. Que él vea que no le presta atención ni le habla, aunque él le hable (recuerde:retirada de atención)
Si están en la calle, en un centro comercial o donde sea y no puede recurrir a la silla de pensar, lo que hará será decirle el "NO", "NO SE PEGA" rotundo y firme, y le cogerá de la mano. Si llorá, coge un berrinche, rabieta y demás, deberá intentar soportarlo pese a la vergüenza que a veces se pasa de ir por la calle así y todo el mundo mirando y acabar cediendo al chantaje del niño o comprarle algo para que se calle. Al final está manejándonos él a nosotros.
Aguante. No tardará en cansarse. Quizás lo peor sea la primera semana pero verá que pronto entiende que así no consigue nada. Y cuando se haya calmado, felicítele siempre por ello y dígale lo mucho que le quiere, dele muchos besos, incluso si en alguna ocasión quiere recompensarle con una chuchería o un regalito especial, pues muy bien, pero que tampoco se convierta en una rutina. Pero sí que reciba un premio por ello. Para mi gusto los mejores son los verbales, abrazos, besos, sonrisas, recompensar de ir al zoo un día por su buen comportamiento, al parque, a la piscina, etc...
Espero haberla ayudado. Y recuerde que siempre, siempre, desde el cariño se consiguen muchísimas más cosas, y cuando se trata de un tema de celos, más aún.
Cuando nazca el bebé, deberán estar pendientes de no estar todo el mundo con el bebé y nadie pendiente del niño. Si tiene pareja, deben organizarse de manera que cuando usted esté dándole el pecho o el biberón, el padre u otra persona esté con el niño, o cuando y así siempre. Son momentos delicados para él y tienen que estar más pendientes que nunca.
Es importante que si a lo mejor está sola con los dos le involucre en la actividad. Por ejemplo, si tiene que cambiar el pañal del bebé, pídale al pequeño que le ayude y que le alcance el pañal, que le pase la ropita, etc. Que no se sienta de lado y así, además, aprenderá a ir queriedo a su hermanito/a.
Ya verá como a poquitos, va notando resultados y todo vuelve a la tranquilidad. Mucha suerte con todo! Y si necesita cualquier cosa, aquí estoy.
Un abrazo muy fuerte!
Por cierto, otra cosita más ahora que releo. La opción de la guardería no me parece nada mal, tanto para él como para ti. Son unas horitas que aprenderá a estar con otros niños, a compartir, a tolerar... y a ti también te vendrá muy bien ese ratito. Si tienes la posibilidad de llevarle, yo lo consideraría.
Espero que me cuentes que tal te van las cosas! Un abrazo!
Antes que nada gracias por su respuesta y paciencia me gusto mucho su manera de explicar las cosas, y creame que lo voy a mantener al tanto de las cosas, aunque estoy a pocos días de que nazca el nuevo bebe le escribiré para contarle como vamos.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas