¿Cómo puedo mejorar el enfoque y la nitidez de mis fotografías?

¿Cuáles son las mejores recomendaciones para conseguir fotos bien enfocadas y con nitidez en fotografía digital?

4

4 Respuestas

6.125 pts. Cofundador de todoexpertos.com

A [email protected],

He decido escribir una respuesta en profundidad a esta pregunta puesto que llevo tiempo escuchando a muchos usuarios de cámaras digitales quejarse de la falta de nitidez o problemas con el enfoque de su equipo. Y es probable que en ocasiones sea problema del equipo, pero la mayoría de las veces es simplemente una cuestión de desconocimiento del funcionamiento de nuestra cámara o de algunos de sus parámetros.

Por tanto, he decidido recopilar aquellos aspectos que he considerado más relevantes a lo largo de los años y que me han ayudado a mejorar el enfoque en mis fotografías.

En general asumiré que estoy hablando de Cámaras REFLEX, aunque algunos de los consejos son también válidos para otras cámaras.

Empecemos...

1.- Ajuste de la corrección dióptrica del visor

La corrección dióptrica del visor es una ruedecita que tenemos al lado del visor de nuestra cámara Reflex y que nos permite ajustar a la perfección la nitidez de aquello que vemos a través del visor.

Actúa del mismo modo que unas “gafas”, permitiendo corregir posibles deficiencias en la visión.

Obviamente no dispone de una extensa graduación (en el caso de Canon suele ir de -3 a +1 puntos), por lo que no va a sustituir a unas gafas bien graduadas pero, disparemos o no con gafas, siempre deberemos comprobar que la rueda está ajustada a nuestra visión y que conseguimos una perfecta nitidez cuando la cámara indica que ha alcanzado el enfoque.

En la siguiente imagen podéis ver el aspecto de la rueda de ajuste dióptrico en una cámara Canon:

Conclusión del punto 1:

Siempre revisaremos que la corrección dióptrica del visor de nuestra cámara está correctamente ajustada a nuestra visión.


2.-Entendiendo el sistema de autofoco de nuestra cámara

Todos sabemos que hemos de presionar el disparador hasta la mitad para conseguir el enfoque automático de nuestra cámara (o utilizar el botón dedicado de algunas cámaras más avanzadas), pero no debemos olvidar que este sistema de autoenfoque se basa en la detección de las líneas de contraste (diferencia de luces, bordes…) de la imagen que deseamos fotografiar.

¿Cuántas veces os ha pasado, sobre todo en situaciones de baja iluminación, que a la cámara le cuesta o incluso no consigue realizar el enfoque?

El motivo no es otro que el hecho de que no exista suficiente contraste en la escena para que la cámara sea capaz de realizar el enfoque.

Si recordamos esta premisa, podremos ser conscientes de dónde es mejor enfocar para conseguir una mayor precisión y velocidad.

Un ejemplo muy gráfico es el de la fotografía de retrato, donde ya habréis escuchado que es aconsejable enfocar en los ojos de la modelo donde, curiosamente, encontraremos mayor contraste. Veamos un ejemplo en el que asumimos que vamos a realizar el enfoque con el punto central únicamente:

En la fotografía superior estaríamos eligiendo un MAL punto de enfoque, puesto que en esa zona no existe demasiado contraste y a la cámara le costará más enfocar.

Simplemente elevando el punto de enfoque hacia una zona con mayor contraste (los ojos) conseguiremos un enfoque mucho más preciso.

La foto original la tenéis aquí: https://www.flickr.com/photos/dazapau/14345761492/ 

Conclusión del punto 2:

El sistema de enfoque automático de nuestras cámaras funcionará mejor cuanto mayor sea el contraste del área de la foto donde enfoquemos.


3.-Debemos entender el funcionamiento de los puntos de enfoque del visor

Cuando miramos por el visor de nuestra cámara observamos unos cuadrados y rectángulos similares a los que podéis ver en la siguiente imagen:

Cada uno de los cuadrados/rectángulos representa un posible punto de enfoque de nuestra cámara y su número y disposición variará en función de las prestaciones de nuestra cámara. Sin embargo, es muy importante entender que ¡No todos estos puntos de enfoque funcionan del mismo modo!

Como norma general podemos decir que hay dos tipos básicos de puntos de enfoque:

  • Los puntos de enfoque de plano simple (single plane): suelen estar alrededor del punto central y su forma es RECTANGULAR, indicando claramente la orientación de los mismos.
    Esta orientación es muy importante puesto que estos puntos de enfoque sólo son capaces de enfocar líneas (con contraste suficiente) que formen un ángulo de 90 grados con su orientación.
    Imaginad que queréis enfocar un motivo vertical como podría ser una botella estrecha, deberéis elegir los rectángulos cuya orientación sea HORIZONTAL, puesto que son los que formarían 90 grados con la botella a enfocar.
    Saber esto nos puede ayudar a la hora de entender el porqué en ocasiones no conseguimos el enfoque preciso, a pesar de haber “apuntado” con uno de los rectángulos de enfoque del visor.
  • Los puntos de enfoque en cruz (Crosspoints): son puntos de enfoque más avanzados que permiten enfocar motivos tanto verticales como horizontales, por lo que su precisión es mucho mayor. Suelen ser CUADRADOS y situarse en el centro de los visores. Su número suele ser menor que los de plano simple.

Las cámaras más modernas llevan sistemas más complejos de enfoque, con puntos de enfoque en cruz doble de extraordinaria precisión, pero para la gran mayoría de cámaras nos servirá la explicación de los puntos simples y en cruz.

Dicho esto, es importante saber también que cada uno de estos puntos de enfoque tiene una SENSIBILIDAD diferente. Mientras que los puntos de enfoque centrales en cruz pueden enfocar con objetivos de aperturas muy grandes (de f/2.8 en adelante), los sencillos suelen necesitar un mínimo de apertura de f/5.6.

Por tanto, en general obtendremos un enfoque más preciso con los puntos centrales en cruz que con los sencillos.

Por último debemos recordar que los sistemas de autoenfoque priman allá donde encuentran mayor contraste, así que habrá que tener mucho cuidado con la selección del punto de enfoque cuando trabajemos con aperturas grandes. Si lo dejáramos en una selección automática, podría enfocar donde más contraste encuentre, lo que puede no coincidir necesariamente con lo que deseamos enfocar.

Conclusiones del punto 3:

No todos los puntos de enfoque son iguales y hemos de entender el funcionamiento de lo que vemos por el visor. Tenemos puntos de enfoque en cruz que permiten enfocar motivos verticales y horizontales, mientras que los simples sólo permiten enfocar en líneas de contraste que formen un ángulo de 90 grados con la orientación del rectángulo del visor.

Además tienen diferentes sensibilidades y aperturas mínimas que limitarán su correcto funcionamiento. Si queremos ir sobre seguro, para usuarios noveles, usaremos los centrales por regla general salvo que la fotografía requiera otra configuración.


4.-Intentaremos evitar la selección de punto de enfoque automática

Lo habréis leído un montón de veces, pero mi idea es cubrir los máximos aspectos sobre el enfoque por lo que lo comento de nuevo. Ahora ya sabemos que nuestra cámara enfocará mejor donde más fácil le resulte (zonas de mayor contraste), por lo que si dejamos que sea ella la que decida el punto de enfoque podemos llevarnos desagradables sorpresas.

No obstante siempre digo que más vale una foto que una “no foto”, por lo que si necesitamos disparar sin tiempo para prepararnos o en alguna situación más extrema, que enfoque donde pueda, seguro que lo hará más rápido que nosotros.

Conclusión punto 4:

Intentaremos evitar la selección automática del punto de enfoque para tener un control preciso sobre lo que deseamos enfocar.


5.-Debemos conocer los modos de enfoque de la cámara

Ya hemos hablado largo y tendido sobre la selección de los puntos de enfoque de nuestras cámaras y del modo en el que técnicamente funcionan. Ahora ya podemos dar un paso más y aventurarnos en los diferentes modos en los que puede funcionar.

La gran mayoría de cámaras réflex suelen tener 2 modos básicos de enfoque:

  • One shot” (Canon) o “Single Servo” (Nikon): La cámara parte de la base de que el motivo a fotografiar es ESTÁTICO y no permite realizar la fotografía hasta que se ha confirmado el enfoque
  • AI servo” (Canon) o “Continuous Servo” (Nikon): Aquí la cámara asume que el motivo está en movimiento y realizará ajustes automáticos del enfoque para intentar mantener el sujeto enfocado, por lo que permite el disparo aunque no haya alcanzado el foco. Es el modo típico para deportes y fotografía de acción.

Existen más modos como el “AI Focus” de Canon que parte de una escena estática pero en la que puede iniciarse el movimiento en cualquier momento, pasando de “One shot” a “AI Servo” de forma automática.

Conclusión del punto 5:

Utilizaremos el modo de enfoque adecuado para cada escena dependiendo de la dinámica de aquello que deseemos fotografiar.


6.-Método del “Enfoque y reencuadre”

Como su propio nombre indica, esta técnica consiste en realizar el enfoque en el punto deseado para luego “recomponer” el encuadre final de la fotografía. Veréis en muchos artículos que no se recomienda esta técnica, pero creo que es interesante analizar los pros y los contras de la misma, con el fin de llegar a unas conclusiones válidas.

Pros:

  • Permite la toma de fotografías de forma más ágil y rápida al no tener que manipular cada vez la selección del punto de enfoque
  • Intentaremos realizar el enfoque con el punto central para aseguramos de estar utilizando el que, seguramente, sea el punto de enfoque más sensible de nuestra cámara.
    Ahora ya sabemos que los puntos centrales suelen ser en forma de cruz (crosspoint) y, por tanto, de mayor precisión. También es importante señalar que la precisión disminuye a medida de nos alejamos del punto central del objetivo, es decir, que un punto de enfoque de tipo crosspoint puede disminuir su precisión a medida que nos separamos del centro del objetivo, razón de más para utilizar el punto de enfoque central.

Contras:

  • Hemos de tener cuidado con la profundidad de campo cuando disparamos con grandes aperturas puesto que el leve movimiento de “recomposición” podría traducirse en un ligero desenfoque.
    Sabemos que la profundidad de campo depende de la distancia al punto de enfoque, y al reencuadrar la imagen estamos variando la distancia original de enfoque como se muestra en el siguiente esquema:

  • La realidad es que esto va a ser especialmente relevante en fotografía MACRO, donde al trabajar con aperturas tan grandes y tan cerca del motivo a fotografiar, podemos incurrir en serios problemas de enfoque. No obstante, una de las mejores opciones de enfoque en este tipo de fotografía es el enfoque manual, por lo que tampoco aplicaría esta técnica.
  • Hemos de tener cuidado cuando utilicemos esta técnica si el punto donde realizamos el enfoque tiene unas condiciones de luz diferentes a las de la escena global, puesto que la cámara, además de enfocar, estará tomando la medida de la luz en ese punto y podría arruinarnos la foto. Para resolver este problema tenemos dos sencillas soluciones:
    • Utilizar el “Bloqueo de Exposición” (el botón con el asterisco que podemos encontrar en nuestra cámara réflex).
      El procedimiento no es otro que realizar la medida de la luz (presionamos hasta la mitad el disparador) en el punto de interés y con el modo de medición deseado, apretar el botón del asterisco para que la cámara memorice los valores de apertura y velocidad e iniciar el proceso de enfoque y reencuadre. Al bloquear la exposición ya podemos enfocar sin riesgo a tener una lectura errónea de la luz
    • Utilizar el “Botón de enfoque dedicado” que tienen algunas cámaras más avanzadas y que nos permite independizar la lectura de luz de la cámara del sistema de enfoque. De este modo podemos bloquear el enfoque y posteriormente realizar la medida de luz en el reencuadre.

Conclusiones punto 6:

La técnica de enfoque y recomposición es válida para la gran mayoría de situaciones, pero no es recomendable para fotografía MACRO. También tendremos cuidado con las lecturas de la luz en las zonas de enfoque.


7.-También podemos “Ayudar” a nuestro objetivo

Es evidente que no todos los objetivos tienen las mismas calidades por lo que, en general, podemos “echarle una mano” realizando en modo manual una pequeña aproximación al enfoque para luego realizar el autoenfoque como siempre.

La explicación de este procedimiento no es otra que la de evitar las inercias y tolerancias mecánicas de los sistemas de enfoque de los objetivos. Cuando realizamos esta “aproximación manual” reducimos notablemente la posible distancia que tengan que recorrer los sistemas mecánicos del objetivo, mejorando estas posibles ineficacias.

Y si hacer esto nos resulta tedioso o no tenemos tiempo, una buena alternativa es al menos intentar enfocar un par de veces, de modo que la primera sea la que sufra las posibles desviaciones y la segunda sea más precisa.

Conclusiones punto 7:

Es interesante darle un “par de oportunidades” a nuestro sistema de enfoque para ganar en precisión.


8.-Utiliza un trípode o al menos una posición estable

Y no me refiero únicamente a utilizar el trípode para disparar a velocidades de obturación lentas. Cuando utilizamos grandes aperturas, cualquier mínimo movimiento de nuestro cuerpo (incluso el producido por el latido de nuestro corazón) puede afectar negativamente al enfoque deseado, de ahí que la opción del trípode no sea disparatada incluso en estudio con un control total de la iluminación.

Si vamos a disparar a velocidades de obturación bajas también es interesante activar el bloqueo del espejo para evitar la posible trepidación que produzca al levantarse, además del trípode.

Aunque también es cierto que los trípodes suelen limitar mucho la acción y espontaneidad por lo que, al menos, intentaremos adoptar una posición estable con una firme sujeción de la cámara. Para ello podemos separar las piernas (una delante de la otra), inclinarnos ligeramente hacia delante, bloquear los brazos cerca del tronco y centrar el peso del cuerpo.

Conclusión punto 8:

Siempre que podamos utilizaremos un trípode o al menos una posición de disparo lo más estable posible.


9.-Enfoque manual

Si todo lo demás falla, siempre podemos trabajar en el modo de enfoque manual de la cámara. Para ello es vital que la corrección dióptrica esté correctamente ajustada, aunque también podemos trabajar con la opción de visualización en directo (Live view) que tienen algunas cámaras y que incluso nos permite hacer zoom para comprobar cuán preciso es el enfoque.

Recordemos además que los sistemas de autoenfoque trabajan con unas tolerancias que dependen de la calidad de los objetivos, por lo que tiene mucho sentido el uso del enfoque manual para conseguir los mejores resultados.

Conclusión punto 9:

El enfoque manual existe y podemos utilizarlo en combinación con la función "Live View" para afinar el enfoque.


10.-Diferencias entre “enfoque” y “nitidez”

En ocasiones se confunden estos dos conceptos y considero interesante tener las diferencias en cuenta. Cuando realizamos una captura, es evidente que perseguimos conseguir el mejor enfoque posible, pero hay muchos otros factores, y más en el mundo digital, que influyen en esta captura y afectan al resultado final.

La mayoría de ficheros en RAW que salen de nuestras cámaras van a necesitar algún tipo de tratamiento posterior que mejore la NITIDEZ de nuestras imágenes. Mejor dicho, necesitarán algún tratamiento que ajuste la NITIDEZ al medio de salida de nuestra fotografía, bien sea una Web, un cartel enorme o un póster.

Por tanto, ya podéis deducir que la NITIDEZ es un parámetro independiente del enfoque conseguido en la captura original. La explicación de esta aparente “falta de nitidez” sería motivo de otra pregunta/respuesta, pero básicamente os podéis quedar con la idea de que atiende a las limitaciones físicas de los sensores de las cámaras.

Con esta reflexión ya podemos intuir que una foto que esté DESENFOCADA en su captura no va a ENFOCARSE por mucho procesado que le hagamos en términos de nitidez, de ahí que el primer paso sea conseguir la mayor calidad de enfoque posible y luego decidir qué proceso le aplicamos (máscaras de enfoque, filtros paso alto, etc.) para conseguir la nitidez adecuada al medio de salida.

Conclusión punto 10:

No es lo mismo enfoque que nitidez. El enfoque lo conseguimos en la captura, la nitidez viene en el procesado y es dependiente del medio de salida de la fotografía.


11.-Cuidado con la velocidad de obturación

Simplemente para hacerlo notar, cuando una foto sale movida debido a la trepidación de la cámara por haber disparado a velocidades de obturación bajas, no es una cuestión de enfoque. En ocasiones se confunde una foto “trepidada” con una foto “desenfocada”, lo que no tiene porqué ser correcto.

Y no siempre es una cuestión de usar un trípode, puesto que si nuestro motivo está en movimiento el trípode no ayudará demasiado, por lo que deberemos actuar sobre otros parámetros como la ISO o recurrir a flashes, preferiblemente, que sincronicen a alta velocidad.

Conclusión del punto 11:

Las fotos "movidas" no son fruto de una falta de enfoque.


12.-Encontrar el “punto dulce” de nuestro objetivo

Aunque no hay nada mejor que la experimentación, podemos recurrir a una regla muy sencilla para intentar aprovechar al máximo el rendimiento de nuestros objetivos. Hemos de entender que los objetivos no tienen la misma precisión y calidad en todas las aperturas, ni siquiera en todos los rangos focales si hablamos de teleobjetivos.

Y para conseguir este “punto dulce partiremos de la máxima apertura y simplemente bajaremos entre 2.5 y 3 diafragmas (f stops).

Es decir, si nuestro objetivo es de apertura máxima f/2.8 dispararemos con una apertura entre f/5.6 y f/8, si es f/3.5 lo haremos entre f/8 y f/11 y así sucesivamente. A partir de aquí bastará realizar la misma fotografía variando la apertura y quedarnos con la que mejor resultado nos ofrezca.

Conclusión del punto 12:

Para conseguir el punto de mayor rendimiento de nuestro objetivo partiremos de la máxima apertura y cerraremos entre 2.5 y 3 diafragmas.


13.-A pesar de todo, sigo sin conseguir un buen enfoque

Pues entonces es probable que haya algún problema con el equipo. Algunas cámaras avanzadas permiten hacer “ajustes finos” del sistema de enfoque (BackFocus y FrontFocus), pero es algo muy delicado y que deberíamos tocar sólo si todo lo demás no ha funcionado.

Además, en el caso de necesitarlo es un problema local a CADA objetivo, por lo que habrá que seguir cuidadosamente las instrucciones del fabricante.

Si no conseguimos nada con todo ello, es cuestión de llevar la cámara al servicio técnico.


Conclusiones generales

En esta respuesta he intentado plasmar todos los puntos que a lo largo de los años me han supuesto alguna duda relacionada con el enfoque y la nitidez en fotografía digital.

La conclusión general es que no hay métodos infalibles sino métodos más adecuados para cada situación.

Cuando abordamos la captura de una fotografía se pueden dar miles de factores que la condicionen, por lo que debemos conocer lo mejor posible nuestra cámara y lo que es más importante, cuáles son sus limitaciones cuando me decanto por uno u otro método de enfoque.

También es importante entender que existe la necesidad de procesar posteriormente la foto para conseguir los niveles exactos de nitidez en nuestras fotos para cada una de las salidas, sobre todo si vamos a disparar en RAW, puesto que si disparamos en JPG ya pueden aplicarse valores de enfoque que modifiquen la salida sin procesar de la cámara.

Al principio resulta algo complejo pero es muy importante entender conceptos como enfoque, nitidez y profundidad de campo con el fin de poder identificar a cuál de ellos nos referimos cuando creemos que nuestra fotografía “no está enfocada” y poder actuar sobre los parámetros adecuados en la siguiente toma.

Espero haber aclarado algunas de las dudas más habituales sobre el enfoque y la nitidez, ahora ya sólo queda practicar ;-)

550 pts.

Cuando se cometen pequeños errores durante la realización de la foto existe la posibilidad de corregir el enfoque en posproducción. No es lo más aconsejable pero puede salvar alguna que otra foto.

300 pts. El tiempo arregla casi todo,solo hay que saber esperar.

El mejor programa para corregir brillo nitidez, color y más es xn view programa que además sirve para hacer película con sonido de nuestras fotos, este programa investigando un poco encontraran cualidades extraordinarias para hacer maravllosas nuestras fotos, para lograr una mayor nitidez y casi vista de 3d se puede recurrir a picasa que da opciones de clarificar las fotos luego de editar brillo y otros, solo hay que buscar estos dos programas y harán, con un poco de paciencia maravllas.

-25 pts. Fotografía

Para empezar somos muchos que pensamos que las digitales nunca enfocan bien. Pero esto no debe preocuparte ya que hay software que puede mejorarlo. El adobe photoshop y el maravilloso adobe ligtroom. Te bajas este último y tienes un mes de prueba gratis.

La cuestión del enfoque es cosa del diafragma, el iris del objetivo. Los diafragmas muy abiertos no enfocan bien por cuestión de la profundidad de foco y la profundidad de campo. Utiliza f8 y f11 que dan los mejores resultados. Por defectos las cámaras en automático o P de profesional, (es una broma) tienden a usar los diafragmas muy abiertos porque prefieren subir la velocidad de obturación para evitar fotos movidas. Tan malo es el desenfoque como la foto movida. De modo y siempre que la luz te lo permita elige en el modo de disparo "prioridad de abertura" y mira la velocidad correspondiente. Un paso de diafragma equivale a un paso de velocidad. Eso quiere decir que si subes un paso de diafragma bajaras un paso de velocidad. Por debajo de 1/30 de segundo es posible muevas la cámara. Pero siempre es posible inmovilizar la cámara con un trípode, poner el retardo de disparo y arreando. En cambio usando la mayor apertura de diafragma solo puedes conseguir más enfoque con el software que te dije. Está el Photoscape de google que es gratis y obtiene buenos resultados, aceptables. Espero que sea de utilidad. Si tienes dudas pregunta.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas