Ganglios inflamados detrás de oreja y en la nuca.

Hola, tengo una niña de 20 meses y desde hace 10 meses tiene un ganglio inflamado detrás de la oreja izquierda, según el medico no es nada, pero ahora le han salido dos más de 1,5 cm. De diámetro aprox. un poco por encima de la nuca del lado izquierdo. Estoy muy angustiada, agradezco una respuesta sincera. Tengo miedo de que se les este pasando a los médicos algo no muy bueno.Yo tengo hipogonadismo hipogonadotrofico. Hipotiroidismo. Amenorrea primaria con síndrome de ovario poliquístico de grado 3, hiperinsulinemia entre otras cosas, y tengo miedo de tener una niña enferma. Agradezco su respuesta
{"lat":-35.2430167126695,"lng":-55.7680628294474}

1 respuesta

1
Respuesta de Anónimo
Qué tal mamá, gusto en responderle:
Cuando los ganglios linfáticos aumentan de tamaño, los padres se alarman. Sin embargo, este fenómeno, que afecta a todos los niños, no oculta nada preocupante, pues el aumento del tamaño de estos órganos representa, en realidad, un mecanismo completamente natural que el organismo utiliza para defenderse contra los ataques de los virus y de las bacterias. Seguramente el motivo que derivó de que llevara a su pequeñita por ese hallazgo que le ha notado, me indica también que debo cuestionarle sobre si ha tenido infecciones respiratorias repetitivas, sobretodo del tracto respiratorio superior, esto incluye oídos, nariz y parte superior de la garganta, incluyendo también la faringe, y amígdalas.
El aumento de tamaño de los ganglios linfáticos es más evidente en los niños que en las personas mayores, pues el sistema inmunitario de los más pequeños no ha desarrollado las defensas especificas para cada posible tipo de agente patógeno presente en el ambiente (por ejemplo, los virus que causan el resfriado) porque todavía no ha alcanzado su madurez. Para ayudar al cuerpo del pequeño a defenderse de los microorganismos peligrosos, durante los primeros años, su sistema inmunitario debe trabajar al máximo. Por eso, los ganglios de los niños tienden a hincharse con mayor frecuencia, incluso por razones de escasa importancia. De esta manera, su arsenal de anticuerpos se completara y estará finalmente en condiciones de vencer muchas enfermedades infecciosas.
Lo que su pequeñita presenta es, en efecto, un crecimiento o hipertrofia de la cadena ganglionar retroauticular o detrás de la oreja, y suboccipital, o arriba de la nuca, respectivamente, y en este caso, del lado izquierdo, grupos de ganglios que, por ser más evidentes, la tiene más alarmada. No hay que alarmarse, porque si bien por un lado los ganglios pueden indicar la presencia de una otitis, faringitis, amigdalitis u otras enfermedades de las vías respiratorias, frecuentes en la infancia, por otro pueden deberse a causas más banales. Su presencia pues, nos orientan en primera instancia a infecciones repetitivas de ésta área del aparato respiratorio, ya sean supurativos o no, así como también inflamación del área que se encuentra detrás de la oreja, llamada mastoides, cuadro que en conjunto de presentarse se conoce como Otomastoiditis.
De no ser éstas las causas principales, los de la nuca se deben casi siempre a infecciones del cuero cabelludo e incluso traumatismos en la cabeza o pequeños golpes recibimos últimamente, o en ese lapso que me comenta. Las infecciones del cuero cabelluido pueden ser debidas a hongos e incluso por insectos o parásitos, por lo que debemos descartar presencia de ácaros, pulgas u otros. Por otro lado, y obviamente deberá ser muy bien revisada del resto de las cadenas ganglionares, debemos asegurarnos que las demás no presenten crecimiento, como las situadas debajo de la mandíbula, debajo del mentón y debajo de las orejas, así como delante de las mismas. Influye también la presencia de ciertas mascotas, como el gato, que en ocasiones transmiten infecciones de tipo parasitario.
Para descubrir el motivo del engrosamiento de los ganglios linfáticos suele ser suficiente una exploración pediátrica, esperando obviamente, que sea de la forma más completa, y conducente a establecer así un diagnóstico presuntivo de este crecimiento. El medico solo prescribirá análisis de sangre cuando haya fiebre o malestar general, su pequeñita se vea más enferma, o que sus ganglios vayan aumentando de tamaño, consistencia y otras características a su palpación.
Espero haber resuelto su duda, y seguir a sus órdenes.
Dr. carlos a. castanedo
6587993
México
Muchas gracias, u respuesta ha sido bien valorada. Esa respuesta es la que quería de su pediatra, no un solo" no es nada".
Dado que mi niña no ha tenido infecciones, al menos evidentes supongo debe ser debido a las picaduras de mosquitos, tan frecuentes en verano.
Nuevamente, muchas gracias.
Añade un comentario a esta respuesta
Añade tu respuesta
Haz clic para o
Escribe tu mensaje
¿No es la respuesta que estabas buscando? Puedes explorar otras preguntas del tema Pediatría o hacer tu propia pregunta: