Evitar los ladridos

Respuesta de
a
Usuario
Hola, tengo dos yorkshire y en concreto la perra ladra bastante, lo que provoca al macho e imaginate la orquesta... mi vecina de abajo subió a quejarse con lo cual estoy preocupada e intentando averiguar algún método fiable para acostumbrarlos a no ladrar, el collar de impulsos me parece muy grande para mis perritos, el perro pesa 1,800, y la perra 2,400, creo que es más grande que su cuello. He oído hablar de los aparatos por ultrasonidos, que cuando ladran les devuelven un sonido desagradable al oído, con esto si de verdad funcionara, estaría muy bien porque no tendría que comprar dos, ¿qué opinión te merecen los aparatos de ultrasonidos? Agradezco de antemano tu interés. Un saludo. Ana.
Experto
No te preocupes en demasía. Ha métodos mucho más efectivos y que no serán dañinos para tus perros. Desde mi punto de vista nunca recomiendo ni aparatos ni ultrasonidos porque me parecen inaceptables. Lo mejor es entender a nuestros animales y educarles. Hacerles comprender lo que está bien y lo que está mal. Si no lo haces así, tus perros, en cuanto les quites tus ultrasonidos harán lo que quieran de nuevo.

Lo primero que has de entender es:
¿Por qué ladran los perros?
Es normal que los perros ladren. Pero el ladrido persistente es inaceptable, y se les puede enseñar a que no lo hagan.Un ladrido puede significar muchas cosas. Puede ser un saludo a un humano especial, una petición de jugar o una forma de llamar la atención.

Los perros ladran para amenazar a otros animales y personas, o para pedir compañía si están solos. A veces el ladrido es adecuado y aceptable, pero otras no. El ladrar para pedir atención suele ser una medida exitosa. Un perro que ladra cada vez que alguien se acerca a la puerta anunciará a las visitas y mantendrá alejados a los ladrones, pero uno que siga ladrando suele ser extremadamente molesto tanto para los dueños como para sus vecinos.

Los perros consideran quienes llegan a la casa como intrusos potenciales, y es posible que les tengan miedo. Ladran para hacer huir a esos "intrusos" y en muchos casos el sistema funciona, especialmente si -como ocurre con los carteros- el "intruso" no tenía ninguna intención de quedarse.

Enseñándole a no ladrar
La reacción natural es decirle al perro que se calle, o distraerlo con juguetes e incluso comida.

No intentes controlar los ladridos gritándole al perro, porque pensará que quieres unirte al concierto y ladrará todavía más fuerte. Cuando tu perro ladre, no hagas caso de él. No lo acaricies ni le hables, porque lo interpretará como un elogio.

Para enseñar a un perro a estar callado, antes debes enseñarle a ladrar cuando se lo ordenes. Esto puede hacerse estimulándolo a ladrar. Usa algo por lo que normalmente ladraría, como su comida o una pelota. Cuando tu perro empiece a ladrar, usa una orden como "¡Ladra!" y recompénsalo. Si puedes, mantenlo ladrando durante unos segundos. Cuando tome la recompensa tendrá que dejar de ladrar, porque entonces tendrá la boca ocupada.

En cuanto haya aprendido a obedecer la orden de ladrar, podrás enseñarle a obedecer la orden "¡Silencio!". Cuando el perro lleve varios segundos ladrando, finge que vas a recompensarlo, y cuando se calle para recibir su recompensa di "¡Silencio!" y recompénsalo. Este ejercicio de adiestramiento requiere bastante práctica, pero lo principal es saber escoger el momento adecuado.