Mi hijo de 4 años está muy angustiado con el tema de la muerte

Tengo un hijo de 4 años y medio que está muy agobiado con el tema de la muerte. Todas las noches y a veces por el día, en algún momento se acuerda y empieza a llorar con un desconsuelo tremendo, porque no quiere que nos muramos ni su padre ni yo. Le decimos que eso no va a suceder en los próximos tiempos, que somos jóvenes y sanos, pero él insiste en el algún día pasará y que no quiere que pase. Yo le digo que eso será cuando sea muy vieja y pero no sirve de mucho, llora pensando en que no podré abrazarle, en que no quiere olvidar mis besos... Imagínese la angustia y la pena tan grande que siente!

Esto hace un par de años nos sucedió alguna vez, cuando se enteró de que su abuelo había muerto siendo él un bebé y le dió por llorar por la muerte, preguntaba qué pasaba al morir y eso, y nosotros, aunque no somos muy creyentes le contamos lo que dicen las distintas religiones sobre el tema, el cielo, las reencarnaciones... Temas demasiado profundos para los dos años que tenía, pero él preguntaba y nosotros explicábamos lo mejor que podíamos.

Pero ahora es que es a diario, desde hace un mes aproximadamente, y a veces llora en el cole pensando en lo mismo. Si le regaló por algo y se enfada conmigo, inmediatamente empieza a llorar porque no quiere que me muera.

Algo le debe estar pasando, pero mientras, ¿me podrían dar alguna pauta para aliviar esa tristeza que siente? ¿Qué puedo hacer? ¿Algún libro que nos ayude?

3

3 Respuestas

1.139.140 pts. Buenos dias para todos.

A veces, o muchas, los papas, por más buena voluntad que tengan, no saben como resolver la situación de los chicos. Estos están en una edad crucial hasta los seis años, opino que puede ser hasta los siete, por otros motivos, lo que pase en ese lapso, repercutirá en sus vidas. He visto un chico, pequeño, que temía la muerte de uno de sus padres, esto le hizo tener problemas toda su vida .De modo que lo mejor, es que lo lleves a una pediatra, o medico infantil, como se llame donde vives, para que te de una mano .

160.175 pts. ¡Mejor Para Ti!

La muerte es el tema que más angustia causa en los adultos, así que es normal que un niño se sienta muy triste cuando descubre que un día todos van a morir...

Te recomiendo el libro de JOAN DE DEU PRATS "Así era mi abuelito", es un cuento que va acompañado con una guía para los padres sobre como hablar de la muerte con los más pequeños.

Muchas gracias, por la información, lastima que el libro está agotado en las librerías y parece que la editorial no va a editar más.

No obstante la editorial tiene algunos libros muy interesantes que voy a pedir.

Podrías consultarlo en las bibliotecas. Ten en cuenta que si no lo tienen en la biblioteca más cercana, te lo pueden traer de cualquier otra biblioteca, bajo petición - es un servicio que tienen las bibliotecas municipales.

Así mismo, quizás se pueda encontrarlo en pdf en la net...

109.325 pts.

Puede estar relacionado con pretender poner la seguridad en lo que ya no está bajo el control de uno. Y para esto te vendrá bien el educarle en un enfoque generoso en la vida, hacia hacer el bien en la vida, no viviendo para uno.

Dices que intentas consolarle diciendo que sois jóvenes, etc., pero claro esto no le consuela del todo, ya que sabe que pueden ocurrir cosas, y además porque el poner ahí la seguridad tampoco es suficiente. Dices que no sois muy practicantes, pero me imagino que habréis sido educados en el catolicismo, el cual os vendrá ahora muy bien, brindándole una esperanza, además de una guía de cómo bien obrar.

El niño tiene que saber que la muerte solo es triste para el que se muere sin estar en gracia de Dios; que se puede pasar por un dolor por no ver a la persona más allegada, pero que se puede y se debe ver esto con esperanza cristiana: si vosotros estáis en gracia de Dios, en caso de que os ocurra algo, os iréis al cielo, o camino del cielo pasando por el purgatorio. El niño también puede saber que con sus buenas obras puede ayudar a que los que están en el purgatorio vayan finalmente al cielo. Y tiene que saber que hay que aprovechar la vida mientras uno vive; y estar siempre preparado, ya que no se sabe cuándo Dios llamará. Por supuesto que viviendo como Dios manda, también se evitan algunos accidentes, así como quizá el perjudicar la salud por un estrés excesivo, etc. Y al no vivir enfocado hacia uno, tampoco darle demasiada importancia al dolor que uno pueda sentir, pudiendo entre otras cosas ofrecerlo por las necesidades del mundo, por la salvación de las almas, etc.

Si no hay un buen enfoque, el enfoque que quedaría por defecto sería un enfoque materialista en definitiva, de una forma o de otra, y esto acentuaría la posible tendencia a pretender el tener las cosas controladas, y el temor a perderlas, así como el temor al descontrol.

Te recomiendo estar en gracia de Dios, frecuentar los Sacramentos, cumplir los Mandamientos de Dios y de la Iglesia y ayudar al padre del niño y al niño a lo mismo.

Seguro que si os tomáis esta manifestación como un aviso, podéis salir fortalecidos y mejorados.

Procura quizá llevar la conversación hacia lo que depende de uno, siempre intentando actuar bien, con buena intención, no hacia lo que no depende de uno. Y con respecto a lo sucedido, también pensar en lo que uno, por su parte, puede hacer al respecto, siempre viéndolo generosamente, también aprendiendo de lo sucedido, etc. Sin duda, si el niño está bautizado en la Iglesia Católica, está en gracia de Dios. Y normalmente a los 4 años, hasta el uso de razón que se considera habitualmente que tiene lugar a los 7 años, no puede ni pecar personalmente ni merecer, pero los niños pueden y deben ser educados en la Doctrina Católica, y vaya si entienden, quizá porque tienen menos impedimentos que los mayores, son más inocentes, los bautizados están en gracia de Dios, etc.

Te dejo lo siguiente para leer: http://influenciavaloresmoralesensalud.blogspot.com/2007/07/influencia-de-los-valores-morales-en-la.html

Gracias por responder.

De nada. Me gustaría añadirte que te recomiendo tomártelo en serio, sin agobiarte por supuesto. No parece tratarse de un simple miedo, sino que este tipo de temor puede estar relacionado con la ansiedad de separación, la cual incluso podría manifestarse como una fobia escolar (por supuesto que no se trata de adelantar acontecimientos ni con comentarios ni con preguntas no pertinentes); y también se relaciona con el trastorno de pánico (el cual a veces padece alguno de los padres).

Yo te recomendaría como primera cosa mejorar todos los factores ambientales del medio familiar, empezando por los propios.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas