Me hacen la vida imposible en mi trabajo, hace dos años tuve un accidente en el trabajo me queme con zinc y la empresa no me ayu

Me llamo Alvaro

Hace dos años tuve un accidente en mi empresa, me queme con zinc. Sufrí quemaduras graves en el cuerpo y aún tengo las marcas. Estuve de baja pero mi empresa no me ayudó en nada. No quise denunciar por qué no teníamos los equipos necesarios para tabajar, por si tomaban represarias. He vuelto a trabajar y me han puesto en el mismo sitio en donde tuve el acudente, he pedido que me cambien y el encargado no me hace caso.

Me han la vida imposible, no voy con ánimo a trabajar y tengo miedo.

Ahora me ha surgido un problema en el hombro me duele, me he ido a la mutua y el médico me ha dicho que tengo tendiditis, liquido, descalcificación y que eso no es un problema de salud laboral y que siga trabajando, no me quieren dar baja y yo no puedo más.

2

2 Respuestas

118.075 pts. Tenemos enfermedades porque no queremos prevenirlas ni...

Para que te deje de doler el hombro la vitamina D, mira la pagina 48 de sensacionex.net/100-Libros-de-Salud-en-1.pdf

Y la C, mira la pagina 50.

71.250 pts.

Lo que te recomiendo es tomar una decisión bien recta, la cual te ayudará a afrontar cualquier situación por difícil que sea; lo cual no necesariamente hará cesar esa dificultad, pero sin duda se verá de otro modo y con un auténtico sentido. Para tomar la decisión te recomiendo:
1. Rectitud de intención. Procura depurar tu intención del predominio de intereses particulares. Dices por ejemplo que "no quise denunciar ... por si tomaban represalias". Esto no cabe duda de que se puede ver, pero esto no puede ser la guía final de la conducta. Yo te recomendaría pensar en el bien de verdad de todos los implicados, y más directamente del empresario, de todos los trabajadores, otros colaboradores, posibles clientes o destinatarios del trabajo, etc. No pienses solo en su interés como podría ser el mantener el puesto de trabajo, ya que esto no sirve como último objetivo. Siempre se debe trabajar por realmente aportar un bien, y no como último objetivo por cobrar una remuneración, aunque este objetivo pueda estar bien pero siempre en su orden, nunca por encima del bien y de la justicia, ya que si eso fuera así iría todo trastocado.
Aprovecha para depurar y rectificar tu intención en la vida; guíate por el bien por encima de tus intereses materiales particulares.
En lo concreto, y de lo que dices, piensa en el motivo de no tener los equipos necesarios; si realmente es que no se tienen los equipos necesarios, o es que no se tienen los mejores. Todos los trabajos, y la vida en general, tienen su riesgo (unos más que otros); y hay algunos asumibles y otros inasumibles. Con una intención recta podrás ir viendo cuál es cuál. Imagínate que los mejores equipos pudieran llevar a la ruina a la empresa, que por supuesto no lo sé. Por supuesto que en todo lo que te digo parto de la base de que la empresa se dedica a algo honrado, y con buenos fines (ya que si se tratase de algo malo te recomendaría dejarlo de inmediato, y hacer lo que te dicte el bien y la justicia).
Te recomendaría el no adoptar una actitud demandante. Dices que la empresa no te ayudó en nada. Independientemente de que hubieran podido hacer más o menos, ya estuviste de baja y eso fue gracias al contrato que tenías con ellos. Piensa en lo que tú realmente puedes hacer de bueno de verdad por ellos. Y si ves que algo no hacen bien, piensa en ellos, en su bien, no en ti, no en tu interés superficial; curiosamente guiándote bien, saldrías siempre ganando en lo fundamental.
Ni que decir tiene que el médico no está para solucionar el problema laboral. Y, además, las bajas laborales también tienen su riesgo, y son desaconsejables cuando no obedecen a una causa real de salud. Si el médico ha dicho que puedes seguir trabajando, por un lado mejor, si realmente es así. Ya sabes que no hay nada como ir al médico para que te diga todo lo que tienes, o incluso más. En el caso concreto de la tendinitis, antes se adoptaba un remedio de inmovilización absoluta, pero esto ha cambiado; te diré que hay personas que no le dan demasiada importancia, y curan en seguida; y otras que por darle demasiada importancia, incluso se provocan lesiones por intentar evitar ciertos movimientos. Por supuesto que el que mejor sabes lo que puedes y no puedes hacer, eres tú. También es cierto que podrías pensar que es justo que te den una baja y entonces me imagino que tendrás medios de intentar hacer valer la justicia, también en este caso, siempre guiado por una intención recta o depurada.
Yo te recomendaría, para tomar una decisión acertada, no vivir para ti mismo, sino que encaminarte a hacer todo el bien que puedas con tu vida, y para ello estar en gracia de Dios, frecuentar los Sacramentos y hacer oración. En la oración es en donde irás viendo realmente lo que tienes que hacer (no quiere decir que siempre lo veas claro en tu mente, pero sí podrás ir haciéndolo; ya que Dios no responde al deseo de control o de saberlo todo, del ser humano, y siempre responde con lo auténticamente mejor, aunque sea demorando la respuesta), ya que en muchas ocasiones es difícil tomar una decisión con la multitud de factores que hay que tener en cuenta, pero Dios, que lo sabe todo, nunca se equivoca.

Te dejo lo siguiente para leer:
http://opinionestemasdeactualidad.blogspot.com.es/2016/06/ante-la-enfermedad.html
http://opinionestemasdeactualidad.blogspot.com.es/2016/09/aprovechar-la-vida-26-de-septiembre-de.html
http://opinionestemasdeactualidad.blogspot.com.es/2015/06/aprovechar-la-propia-vida.html
http://opinionestemasdeactualidad.blogspot.com.es/2016/06/al-hacer-el-bien.html
http://opinionestemasdeactualidad.blogspot.com.es/2016/06/del-libro-peligros-y-reparos-de-la.html

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas