Hipotiroidismo

Hace unas semanas acudí al medico por que tenia muchas nauseas sobre todo después de las comidas, me hizo un análisis y me diagnosticaron hipotiroidismo, el endocrino me recetó eutirox 100, la cuales empeoran bastante las nauseas al tener que tomarlas en ayunas, y me dijo que estas podían deberse a la enfermedad, ¿es esto correcto o podrían deberse a otra cosa? Es que no noto mejoría sino todo lo contrario. Y no estoy embarazada.
Esero su respuesta.
1

1 Respuesta

652.925 pts. medico con experiencia y aficionado al internet y sus...
Aunque en mis conocimientos no conocía la relación de nauseas y hipotiroidismo busque y no encontré relación.
Eso no descarta el hipotiroidismo pero la causa de las nauseas son por otro motivo
Nauseas: causas y tratamientos
Las nauseas son un problema frecuente en las personas inmunodeprimidas o que toman tratamientos. Cuando se sufre de nauseas con regularidad, es indispensable hablar con el médico, para que busca la causa y ponga en marcha (o ajuste) los tratamientos necesarios
Estar constantemente mareado (a veces a punto de vomitar) conlleva una reducción del apetito, compromete el equilibrio alimenticio y puede provocar adelgazamiento. Más aún, los vómitos pueden causar deshidratación (perdida de agua), cansancio y perdidas importantes de sales mineralas. Por ello es necesario tomar medidas rápidamente.
Posibles causas de las nauseas
En personas con tratamiento, las nauseas son frecuentemente uno de los efectos secundarios de los medicamentos. Para evitar o disminuir las molestias, a veces es necesario adaptar el tratamiento, de acuerdo con su médico (ver más abajo)
Pero las nauseas pueden ser debidas también a una tos crónica, a la angustia, la ansiedad o el miedo, a un estreñimiento crónico o a un tránsito defectuoso en el estómago ( cuyo contenido no pasa completamente al intestino, como debería, sino que se queda en el estómago). Las mujeres, pueden experimentar nauseas durante el embarazo.
Raramente, pero también es posible, las nauseas son el síntoma de una enfermedad. En este caso, generalmente tendrán tendencia a agravarse. Puede tratarse de una infección del sistema digestivo: intoxicación por alimentos, hepatitis, candidosis, infección de la vesícula biliar, Kaposi, etc. La nausea puede a veces ser el signo de una afección cerebral (toxoplasmosis, meningitis, etc.).
Cuando se sufre de nauseas con tendencia a la agravación, es importante consultar rápidamente con el médico, para encontrar la causa y poner en marcha un tratamiento.
¿Cómo tratar las nauseas?
El tratamiento varía según sea el origen de la nausea. En general, se prefiere utilizar medicamentos bebibles (jarabe o gotas) o supositorios que se administran antes de las comidas. Se recomienda no utilizar más que un medicamento contra las nauseas al mismo tiempo, puesto que dos tratamientos que se tomen al mismo tiempo podrían contrarrestar sus efectos. Además estos tratamientos tienen también sus efectos secundarios. Es importante no tomarlos sin consejo médico y no sobrepasar las dosis prescritas.
Muchos de ellos forman parte de la familia de los sedantes (calmantes) o de los anti-alérgicos: tienen tendencia a provocar somnolencia. Conviene tener esto en cuenta, sobre todo si se tiene que conducir. Algunos medicamentos pueden resecar la boca y producir ligeras molestias en la vista.
Si se han prescrito vendas gástricas (tipo Phosphalugel®) habrá que evitar tomarlas al mismo tiempo que demás tratamientos porque pueden disminuir la absorción por el intestino. Es necesario informar a su médico de todos los medicamentos que se toman, para limitar los riesgos de interacciones, sobre todo cuando se sigue un tratamiento con antiproteasas.
Algunos ejemplos de tratamientos
Si la nausea es el síntoma de una enfermedad: por supuesto habrá que tratar la enfermedad con los medios apropiados. Pero esto no impide utilizar igualmente medicamentos específicos para reducir los mareos;
Las nauseas debidas a infecciones o a tumores se tratan con medicamentos anti-inflamatorios (tipo cortisona) y a veces anti-estamínicos como Fenergan®;
Las nauseas provocadas por la ansiedad, pueden tratarse, además de con la escucha y los consejos, con Valium® o Largactil®;
La tos crónica que provoca nauseas puede tratarse a menudo con jarabes contra la tos (que contengan codeína), a veces con morfina o un medicamento contra las nauseas específico como el Vagantyl®;
los problemas de tránsito en el estómago se tratan normalmente con productos como Primperan®, Motilium®, Plitican®, Phenergan®, Prepulsid®. Atención no se debe tomar Prepulsid® cuando se está tomando un inhibidor de proteasa. (Invirase®,Crixivan®, o Norvir®);
Las náuseas ligadas a la quimioterapia anticancerosa pueden aparecer varios días después del tratamiento. Se tratan con Primperan® pero también con una familia muy potente de tratamientos contra las nauseas (Zophren® y Kytril®) que se administran en inyecciones. Estos medicamentos son extremadamente caros y oficialmente se reservan al tratamiento de las náuseas provocadas por la quimioterapia anticancerosa;
para las náuseas debidas a los medicamentos ver más abajo.
Conclusión
La presencia de náuseas varios días seguidos debe señalarse al médico. Más allá del tratamiento de la causa, conviene utilizar un tratamiento contra la náusea para que la persona siga alimentándose y conserve su calidad de vida. También pueden tomarse medidas en el momento de las comidas. (Ver artículo al respecto).
Muchos medicamentos pueden ocasionar náuseas
Como ocurre con otros efectos secundarios, la aparición de náuseas no es sistemática: la sensibilidad y la tolerancia a un determinado medicamento varía de una persona a otra. He aquí las principales familias de productos que pueden ser responsables de este problema:
Todos los medicamentos utilizados contra el VIH (ya sean de la familia del AZT o de la de los inhibidores de proteasa); este problema es frecuente durante las primeras semanas de tratamiento pero, en la mayor parte de los casos, desaparecen espontáneamente;
numerosos antibióticos (por ejemplo, Zeclar®, Ansatipine®, Myambutol®, Wellvone®, Disulone®, Bactrim®, Humatin®, Flagyl® );
los medicamentos contra los hongos(por ejemplo, Fungizone®, Nizoral®, Triflucan®, Sporanox® );
los antivirales (por ejemplo, Zovirax®, Cymevan®, Foscavir® );
los tratamientos anticancerosos (quimioterapia y radioterapia) pueden ser la causa de náuseas importantes;
a veces, los derivados de la morfina utilizados contra el dolor acarrean náuseas durante los diez primeros días de tratamiento;
más simple aún, una cápsula o un comprimido grueso, tomado con demasiado poco líquido, pueden provocar náuseas cuando cuesta tragarlo.
Si las náuseas debidas a medicamentos persisten después de los primeros días o semanas del tratamiento, conviene intentar cambiar los medicamentos responsables por otros que sean equivalentes. Es importante consultar con el médico, en vez de tomar la decisión uno mismo de rebajar las dosis o de cambiar de medicamento: se corre el riesgo de cometer errores y perder la eficacia del tratamiento.
Por otro lado, existen medicamentos que pueden ser útiles para disminuir las náuseas, como Haldol® (cuya acción dura varios días), Droleptan®, en algunos casos Largactil® o Vogalene® . Estos medicamentos producen también efectos secundarios: no se deben tomar sin el consejo de un médico y no se deben sobrepasar las dosis prescritas.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas