Hola hura

Hola hura, hablo nuevamente desde venezuela,
Te cuento que el sábado en la noche, luego de enviarte un correo en la tarde diciéndote que las crías de mis agapornis están bien, se presento otra situación inesperada, como a las 9:00 pm encontré 2 crías de las tres que tengo vivas tiradas en el suelo de la jaula, el macho y la hembra estaban adentro, las crías estaban vivas y las volví a meter en el nido, ayer las vi en la mañana y aparentemente estaban bien, te recuerdo que la semana pasada murió una que amaneció en la bañera metida, desde ese momento por precaución no le metí más la bañera, ¿estas dos crías que estaban en el suelo de milagros las salve porque cayo un trueno? ¿Relámpago? Y fui a ver la jaula y me encontré con la sorpresa.
Por lo que estoy viendo me parece que primero el nido es muy pequeño y por esto el macho casi siempre duerme afuera de la casa, cada día crecen más y tienen menos espacio, posiblemente el macho por el trueno se asusto y se metió en el nido desplazando a los pichones los cuales se cayeron. Que opinas tu de lo que sigue sucediendo.
Por otro lado te hago la pregunta tengo una jaula y un nido más grandes, crees tu que en este momento de la crianza puedo pasarlos a la nueva jaula y por ende al nuevo nido ( yo por lo que he leído creo que no ) pero que opinas tu. Si se puede como lo debo hacer para que la madre no abandone la crianza de los pichones.
Si no lo puedo hacer, solo me queda la opción de tomar 2 pichones, el 24-09-04 que es cuando cumplen 15 días de nacido y criarlo yo a mano ( digo porque esta situación hura va a seguir pasando, a penas en 12 días de nacido ya ha ocurrido 2 veces, y esta vez de milagro los salve ) no deseo que se mueran todas mis crías las quiero ayudar. Creo que si saco dos para criarlos yo a mano y le dejo solo uno a la madre, entonces si caben en el nido el macho, la hembra y una cría.
Que crees tu de todo esto, Hura es muy importante para mi saben cual es la mejor solución para salvarlos.
Por ultimo si la solución es criar dos a mano, necesito saber como hacerlo, por ejemplo que es el buche del pájaro donde se ubica, necesariamente hay que darle comida en las noches.
Gracias Hura, Necesito tus respuestas claras y perdona por preguntar tanto de una vez.
1

1 Respuesta

0 pts.
Otra vez. Parece ser que tolo lo que te sucede es el pequeño tamaño del nido, por lo que, están muy apretados, y en cuanto están los dos padres, alguna cría corre el peligro de caerse. Mi consejo es que cambies el nido. Si puedes cambiar sólo el nido, y no la jaula (para que el traslado no sea tan brusco en un momento tan delicado), cambies sólo el nido. No sólo para evitar que las crías se caigan, sino también, porque llegará un momento (si sobreviven todas), que la estrechez del nido, podría acarrear algún tipo de malformación o atrofia en los polluelos. Hazlo cuando las crías tengan unos 15 días, por si hubiera algún tipo de rechazo y tuvieras que hacerte cargo de las crías. Sobre la crianza a mano, no es tarea fácil. SE necesita suerte y paciencia. A continuación te expongo lo que tendrías que hacer. Las crías deben ser alimentadas cada dos o tres horas, las 24 horas del día, incluyendo las noches, por lo que habrás de levantarte varias veces por la noche, y no dejarla sola durante el resto del día. En internet y tiendas especializadas puedes encontrar una papilla especial para alimentar los pichones de loro (Te recomiendo www.europarrot.com aunque desconozco si vende a tu país. Prueba también en tiendas especializadas en loros). NO me refiero a la pasta de cría, que es una mezcla de bizcocho y yema de huevo, sino a una verdadera papilla para loros, con todo aquello que una cría necesita. Si decides preparar tú mismo la papilla, éstos son las proporciones: el 15% de la ración de estar compuesto por proteínas, que se pueden obtener de carne liofilizada, harinas de cereales, homogeneizados para niños, huevo, etc. El 20 % de la ración debe ser fruta fresca y verdura rallada o batida. Las grasas no deben superar el 13% y se pueden obtener del huevo duro y de semillas oleaginosas pulverizadas. La ración debe completarse con polivitamínicos que contengan sobre todo, vitaminas de los grupos A, B y C, así como complejos de sales minerales. Y debe suministrarse agua hasta la obtención de la densidad necesaria (mejor si se añade un poco de miel al agua). Durante los primeros días la papilla debe ser más líquida que al final de la crianza, y debe estar caliente, pero NO quemando. Se le suminastrará mediante una jeringa SIN aguja.
Después de las primera cuatro semanas se les suministrará la siguiente papilla, con consistencia cremosa, homogénea y sin grumos, y estará compuesta de: 40 % de agua con una cucharada de miel deshecha, 20 % de mezcla de harina de cereales para niños, 20 % de fruta batida (manzana, papaya, plátano, kiwi), 10 % de semillas mixtas sin cáscara y cocidas, 8 % de zanahorias ralladas, 2 % de complejos vitamínicos e integradores. Cuando los polluelos ya han crecido darle la papilla con cuchara, para de ese modo ir proporcionándole trocitos más duros, habituando gradualmente al polluelo a pasar del alimento del destete a la alimentación del adulto. A medida que vayan creciendo, comenzar a completar la ración con pedacitos de alimento sólido suministrado aparte (trocitos de fruta, pedacitos de zanahorias, un dulce de vez en cuando). Sin embargo la ración deberá ser blanda hasta el destete.
Después de cada toma, el polluelo debe ser limpiado con cuidado. Tienen que estar en todo momento protegidos del frío, bien mediante un ambiente caldeado o mediante algún trapo que los aísle del ambiente externo. Así mismo el nido debe estar en todo momento caldeado para evitar enfriamentos mortales, bajo una fuente de calor, que mantenga al polluelo a una temperatura entre los 32 y los 36 C. Los nidos estarán rellenos de tiras de papel de embalar o periódico que se cambiarán a diario para evitar enfermedades. La frecuencia de la alimentación a partir de la tercera semana, será cada tres horas. Esto debe verse según las necesidades del polluelo. Cuando tiene el buche vacío o tiene hambre, pide comida. El buche NUNCA debe llenarse hasta arriba, para evitar que se sobrecargue. Deja siempre una mínima porción sin llenar. Y proporciona la siguiente toma, cuando todo el alimento de la anterior haya sido digerido. No sólo debes regirte por el reloj, sino también por el sentido común. Aliméntalo cada vez que el buche esté vacío, proporciona alimento de consistencia cada vez más cremosa según vaya creciendo el polluelo, mantener al polluelo a una temperatura nunca inferior a los 32 C ni superior a los 36 -38 C, la papilla debe suministrarse a una temperatura entre 35 y 45 C. Si sobrepasa los 50 C el buche se quema y el polluelo muere. Mantén al polluelo en un ambiente sano e higiénico y verifica que las heces son siempre normales, ni demasiado secas ni demasiado líquidas. Resumiendo, cuando tengan 15 días (o antes si ves que la cosa no aguantará tanto), haz el traslado del nido. Primero rellena el nuevo con el mismo material triturado del que está hecho el viejo, hecho por ti. Luego, una mañana temprano (así tendrás todo el día para verificar que todo ha ido bien), coge los polluelos y el material del viejo nido, y lo pones sobre lo que has puesto tú. Y a esperar. Vigilalos, para ver si no ha habido problemas. Si todo ha salido bien (como seguramente ocurrirá), ya está. Si ves que los padres no alimentan las crías, o las tiran o no entran al nido, entonces, tendrás que encargarte tú de ellas, tal y como te explico arriba. Es preferible arriesgar toda la nidada, a intentarlo con dos crías. La crianza manual requiere mucha dedicación, y los resultados no siempre son los esperados. Suerte.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas