Información sobre agapornis

Me regalaran una pareja de agapornis (teóricamente macho y hembra) hace 2 meses y medio. Me dijeron que estaban recién llegados de su país. Son muy miedicas: cada vez que te acercas a la jaula se meten corriendo en el nido. ¿Qué puedo hacer para que no me huyan? Ahora he visto que dentro del nido hay un huevo, pero ellos apenan están dentro. ¿Es normal que no lo incuben? ¿Qué debo hacer ahora?
1

1 respuesta

Respuesta
1
Lo que te pasa es completametne normal. Tienes unas aves que han sido arrancadas de la naturaleza, por lo que ahora tienen miedo de las personas (algo que ocurre con todos los animales salvajes). Es mejor adquirir (o en tu caso, que te regalen) aves que se hayan criado en cautividad, ya que, al estar acostumbradas al hombre, serán menos miedosas, a la vez, que contribuyes a que las aves no sean esquilmadas de su habitat natural. Luego tienes el hecho de que, al haberles puesto el nido sin que se hayan acostumbrado a tu presencia, se refugian ante cualquier peligro en él, y por tanto, no acaban de quitarse el miedo hacia ti. Primero debes dejar pasar el tiempo, para que se acostumbren a la vida en cautividad, y a tu presencia, para que no te tengan miedo. Entonces, ya podrás ponerles el nido para que críen. Debes decidir qué te corre más prisa, si que críen o que se domestiquen (al menos, para que no se asusten ante tu presencia). Si sólo hay un huevo, es normal que no sea incubado. Por norma general no empiezan a incubar hasta el segundo, hecho que ocurre al segundo o tercer día de ser puesto el primero (los huevos tienen un intervalo de dos o tres días). Si ves que no ponen más, te recomiendo que le retires el nido, que los domestiques, y luego se lo vuelves a poner. La oscuridad del nido, hace que las hembras ovulen, y por tanto, pongan huevos, aunque no estén fecundados. Para domesticarlos tienes que hacerlo con paciencia. El truco que te voy a indicar, también se puede hacer con el nido, pero será más difícil, y tardará más tiempo. Cada vez que te acerques al nido, hazlo silbando, o hablando bajito, que las aves oigan que te acercas, para que se preparen. No hagas movimietnos bruscos en su presencia, para que no se asusten. No los mires fijamente (es un signo de amenaza en la naturaleza), y mantén la mirada baja (miralos de reojo si es necesario). Estate unos segundos (bien poniéndoles comida, agua, fruta o sólo verificando que todo está correcto). Luego vete igual que has venido. Haz esto tres o cuatro veces al día, durante todos los días. Al final, poco a poco, tus agaporinis verán que no eres una amenaza, que no les causas ningún daño, y que incluso les proporcionas comida. Al ser tus aves capturadas posiblemente de la naturaleza (o al menos eso entiendo por lo que me comentas), tardarás un poco en el proceso, pero ten paciencia y lo conseguirás. Suerte.
Si ya han puesto un segundo huevo, puedes esperar a que salgan los polluelos (si es que son huevos fértiles). Espera a que los polluelos coman solos, y les retiras el nido. Aunque, generalmente los agapornis ya están con la segunda puesta, cuando la primera todavía no está del todo independizada. Puedes intentar el truco que te he dicho, aun con el nido. Posiblemente te cuesta más lograrlo, pero como tienes por delante casi tres meses, hasta que pongan la segunda puesta, posiblemente lo consigs. Respecto a lo que me comentas ahora, es TOTALMENTE NORMAL, que si le has cambiado el nido de sitio, tarden en percatarse de su nueva ubicación. NO lo vuelvas a hacer, ya que únicametne estarás mareando a los padres. Ponle un sitio definitivo, donde tú puedas controlarlo, pero no estés cambiándolo de sitio, o corres el riesgo de que los padres aborrezcan los huevos. Y no creo que el suelo, sea el mejor sitio para tener el nido. Lo que tienes que hacer ahora, aparte de lo que te he dicho para que se vayan acostumbrando a tu presencia, es proporcionales jibia (hueso de sepia), para el calcio, fruta y verdura. También puedes comprar en una tienda especializada, vitaminas para la época de cría, la marca más famoas es Tabernil. Y cuando queden pocos días para el primer nacimiento (la incubación suele durar entre 23 y 25 días), ponles pasta de cría, que es una mezcla de bizcocho y yema de huevo cocido. En las tiendas de animales la venden, aunque también puedes hacerlo tú mismo, pero te recomiendo la comercial ya que, aparte de llevar vitaminas, su caducidad es mayor. Mantén a tus aves tranquilas, y todo irá bien. Y tranquilo, puedes preguntar cuantas veces quieras. Suerte
Perdona mi insistencia, pero ya han puesto un 2º huevo. Antes tenia el nido colgando de la jaula, y anoche lo puse en el sulo de la jaula para poder ver los huevos. Les costó mucho encontrar de nuevo el nido y estuvieron más de 1 hora antes de entrar. ¿Es normal que dejen los huevos tanto tiempo solos? Y ahora, ¿qué debo hacer? Gracias por todo.
Hola de nuevo. Uno de mis agapornis no sale apenas del nido, supongo que es porque esta incubando. El otro sale, pero cada vez que me acerco, se va corriendo al nido. Si no le da tiempo a llegar, empieza a revolotear como un loco, y aunque le hable bajito, se asusta mucho y si intento acercarme, se aparta, se pone a revolotera y se va para otro lado. ¿Qué puedo hacer para que no me tenga tanto miedo?
Otra vez. ;-) Si uno de tus agapornis apenas sale, puedes estar seguro que está incubando los huevos. Respecto al otro, NO puedes pretender que en dos días se acostumbren a tu presencia. Son aves que no están acostumbradas a la presencia humana, por lo que la temen. Tú eres grande, un posible enemigo. Las aves, por lo normal, suelen tardar semanas (depende de cada ave, de su raza y procedencia) o incluso meses en perderle el miedo a los humanos (al menos, a aquellos que ven más a menudo, o sea, los dueños y su familia). Al tener el nido puesto, el macho enseguida huye a refugiarse en él, cada vez que te acercas a la jaula. Debes tener MUCHA, pero MUCHA paciencia, antes de conseguir que no se asuste al verte. Cuando se meten en el nido, ten por seguro, que desde el agujero de entrada te vigilan. Por tanto, haz lo que te recomendé. Acercate con tranquilidad, silbando o hablando bajito para que ellos se preparen a tu llegada, para no pillarles desprevenidos, y el susto sea menor. Pero el aviso debe hacerse desde metros antes de llegar, no justo antes de "plantarte" delante de ellos. Y cuando estés delante de la jaula, NO los mires fijamente. Eso es una amenaza para cualquier animal, ante un posible depredador. Ellos no saben si quieres ponerles comida, admirarlos o comértelos (al menos ahora que no te conocen). Estate unos segundos (sólo lo suficiente para verificar el estado de la comida y agua, así como que la jaula está bien), y vete como has venido, con tranquilidad, sin movimientos bruscos, y emitiendo un sonido tranquilizador como silbidos o susurros. Mientras estés con ellos, habla en voz baja, en susurros, diciéndoles que son bonitos o cualquier otra cosa. Siempre en voz baja, que no parezca una amenaza (la voz humana en voz alta puede parecerlo). Todo esto debes hacerlo de tres a cuatro veces al día, TODOS los días. Y ten seguro que con paciencia, lo conseguirás. Ya te comenté que con el nido puesto, este proceso será más lento, pero no por ello, infructuoso. Además, recuerda que son salvajes (o casi), y los animales por norma general, temen al ser humano. Por tanto, tu tarea será más costosa, pero te digo otra vez, que NO inútil. Los psitácidos son aves sociables, que con paciencia, se adaptan muy bien a la cautividad y a la convivencia con los humanos. Por otro lado, no intentes acercarte a ellos. NO te conocen, te tienen miedo (temporalmente). Aunque sé que estás impaciente por poder admirarlos sin que te tengan pánico, debo avisarte que eso no ocurrirá hasta dentro de un par de meses (aproximadamente). Poco a poco, irás notando que te tienen miedo. De todos modos, en cuanto los polluelos coman solos, quítales el nido. De ese modo, la domesticación, si no ha sido completada, podrá completarse. Es un error muy común comprarse una pareja de agapornis y colocarse el nido para que críen, pero a la vez, pretender que ya estén domesticados. Yo cometí ese error (cuando era novata), y me costó bastante domesticarlos, pero al final, no sólo no se asustan, sino que se acercan a mí, y hasta me saludan al verme u oírme. Así que, te repito otra vez (sé que soy una pesada) que tengas paciencia. Al final, lo conseguirás. Suerte.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas