Mi hijo tiene problemas de atención y de desmotivación en los estudios

Tengo un problema que últimamente me quita el sueño.
Tengo un hijo (varón) de 8 años con un problema de atención y/o desmotivación en los estudios.
-Actualmente está estudiando 3º de primaria.
-Hace dos años cambiamos de residencia y le cambiamos de colegio ( de un privado a un publico). Colegio al cual le costo acostumbrarse.
-El curso pasado salió a la luz en el ultimo trimestre un problema de atención / trabajo en clase. Traía muchos deberes a casa y nosotros pensábamos que eran trabajos extras cuando realmente eran trabajos que no realizaba en clase. En casa los realizaba todos y al día siguiente los llevaba a clase.
-Sus calificaciones eran buenas, aunque acompañadas de notas del profesor sobre su comportamiento.
-En el ultimo trimestre del curso pasado le amenazamos con quedarse sin vacaciones y cambio sustancialmente en su actitud.
-Este verano lo ha disfrutado sin apenas trabajar en los estudios.
-Este curso ha comenzado con el mismo problema. Falta de atención, no realización de trabajo, lleva a casa deberes no terminados.
-Le he cambiado del colegio publico donde estaba al anterior privado (a pesar de estar a más de 20 km de casa).
-El chaval está cambiando poco a poco de actitud pero sigue despistado / desmotivado / no_se_que_le_pasa.
Su madre y yo estamos MUY preocupados y no sabemos como afrontar el tema.
Por favor aconsejanos acerca de que puede estar pasándole y como ayudarle a superarlo.
1

1 Respuesta

24.150 pts.
Ante todo disculpa la tardanza en contestar; este trimestre voy muy apurada de tiempo, y cuando os contestara quería hacelo bien, y no deprisa y corriendo.
Bien ante todo debemos entender que lo más importante es ayudarlo a motivarse, buscando cuales son sus gustos, y conduciendo sus esfuerzos intelectuales hacia cosas que despierten su curiosidad y sus ganas de aprender. Sin una motivación, es evidente que vuestro hijo no estudiará, ya que no le interesa lo que le enseñan.
Este esfuerzo debe provenir tanto de vosotros como por parte del colegio, que debe tener profesionales que encuentren el modo de motivarle y ayudarle.
No perdáis de vista que el propósito de los deberes, es reforzar lo que se ha aprendido durante el día, para completar la tarea de un modo independiente, favoreciendo así que el niño aprenda a organizarse el tiempo y a asumir responsabilidades. Esto requiere automotivación, disciplina y la habilidad necesaria para utilizar otras fuentes de estudio.
En este sentido debéis ser vosotros los que os preocupéis de saber que tiene que estudiar, que materia entra para los exámenes, y que aprendizajes en general se esperan que consiga a lo largo del curso. Si el niño siempre dice que no tiene deberes o nada que estudiar, hay que revisar sus libros y libretas, para controlar lo que está haciendo, diciéndole también al niño que te interesa lo que está aprendiendo y que reconoces su importancia.
Junto con el niño, debéis establecer un plan de estudios, determinando en cada momento de la tarde lo que toca hacer, estableciendo las horas de los deberes y las de los entretenimientos. Es probable que al principio vuestra vigilancia tenga que ser muy estricta, pero poco a poco empezará a estudiar de un modo más independiente. Tened en cuenta también sus necesidades de ejercicio físico a la hora de plantear el momento diario de estudio, y no intentéis competir con el programa preferido de televisión.
Se puede modificar el horario si es necesario, y reforzar que se han terminado las tareas con momentos de juego. Es importante que le enseñéis a distribuir su tiempo, a planificar con antelación, y que reviséis y repaséis con él los deberes.
Empezad por elogiar cualquier pequeño esfuerzo que haga en relación con el estudio, incentivándole así a volver a repetirlo. Si el niño se niega a estudiar a pesar de todo, deberíais pensar en el castigo, algo inmendiato que tenga una consecuencia rápida.
Es muy importante la atención y el refuerzo frente al estudio que vosotros como padres deis a vuestro hijo. Si por distintos motivos no podéis estar con él suficiente tiempo, os sugiero que busquéis una monitora, que ayude a vuestro hijo con los estudios, y controle y refuerze esta actividad.
Por otro lado, entiendo que os preocupa porqué está ocurriendo esto, porqué no tiene interés. Es muy probable que sea una llamada de atención, o una pequeña in adaptación frente al cambio de residencia. Con vuestra constancia lo superará muy bien, y no olvideís que todavía es pequeño, y os sigue necesitando mucho. Si lo veis poco por que ambos trabajaís y no os coinciden los horarios con él, planteaos la posibilidad de intentar modificarlos ligeramente, con horario intensivo o reducción de jornada, para que uno de los dos pueda pasar más tiempo con él.
Seguiré tu consejo. Es cierto que estas 2 ultimas semana utilizando la técnica de "mano de hierro en guante de seda", dialogando mucho con él y poniéndole objetivos y premios a corto plazo ha cambiado mucho de actitud. Este trimestre lo va a terminar bastante bien.
Gracias.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas