Perra se orina

Le explico mi situación algo desesperada. Recogimos una perrita de la calle hace unos meses, tiene un carácter muy noble, tranquila, educada, simpática.. Etc la sacamos tres veces al día de paseo y para que haga sus necesidades. Lo único que nos llamó la atención desde el principio es que cuando le llamábamos la atención por algo que no hacía bien o le dábamos una orden metía las patitas de atrás hacia dentro como arrastrándose y huía (no entiendo mucho de comportamiento animal pero me da la sensación que en ese momento tiene miedo, como si antes le hubiesen pegado). Nosotros nunca le hemos hecho nada malo, ni le hemos gritado, ni malos gestos... Etc le tenemos mucho cariño. El problema comienza cuando esa acción pasa a ser habitual, es decir, ya sea cuando la saludamos, nos vé, cuando vamos a sacarla, le damos una orden.. Etc se arrastra metiendo sus patitas hacia dentro y se orina llenando toda la casa. Se ha vuelto una situación insoportable pero no queremos desprendernos de ella. Hemos cogido hasta miedo de decirle nada porque lo orina todo (ya sea para decirle algo positivo o negativo).
Así que de momento la hemos dejado en una terracita que tenemos para intentar buscar una solución, ya que por ejemplo vienen niños a casa y es muy antihigiénico que estén gateando o jugando en el suelo y lleno de pipís, porque había que estar a última hora siempre detrás de la perra limpiando.
Decirle que en ningún momento ha cambiado nuestra manera de ser hacia ella, siempre nos hemos comportado de igual manera.
Espero que nos pueda orientar para poder solucionar el problema y continuar con la perrita porque nos estamos planteando regalarla pero no queremos.

3 respuestas

Respuesta
1
Ese comportamiento es muy habitual en perros traumatizados. Los perros son animales sociables y vivir en la calle les deja tocados, pierden la confianza en si mismo y en las personas.
El comportamiento que dices es miedo puro y lo que es peor, sin querer darnos cuenta lo alimentamos, me explico.
Llegas a la casa, se pone contenta, empieza a mearse, sabe que te vas a poner [email protected] , se acongoja y se mea más ... Hay un comportamiento de circulo vicioso a cortar. Ademas supongo que será más bien jovencita porque es más habitual este comportamiento.
Os diría que plantéis el tema en varias fases y con paciencia.
Primero: Que la perra gane confianza, podéis dejarla en el patio (que sean sus dominios) y meterla de vez en cuando en la casa, darle una chuchería y cariño. Si se orina, no darle importancia, esperar ( no vayáis corriendo que se meara más), y con toda normalidad la voléis a sacar al patio y le dejas allí. Luego limpiáis. Evitad en esta primera fase que se excite con niños y juegos en la casa. Si está dentro es en momentos de tranquilidad, primerpo ha salido y se ha desfogado.
Mientra tanto cuando la saquéis, ir educándola en algo trivial que le enseñe a controlarse, por ejemplo un juego con la pelota. Jugáis, que la coja y se la ponéis delante pero que no la coja hasta que se lo ordenéis. Así tenéis una excusa para decirle 'No' que no le parezca un castigo y si se orina está en la calle.
En un par de semanas que haya interiorizado el 'No' como acción, que tenga más seguridad, etc.. Empezar a reprimir cuando se orine, simplemente con un 'No' más bien tranquilizador. Pero no vayáis a cogerla. Debe parar ella sola. Poco a poco se lo iréis quitando.
En general a este proceso ayudará el que cumpla meses y gane confianza, si no hacéis nada se le quitará solo en unos meses, pero si la entrenáis se lo podéis quitar en unas semanas con tranquilidad..
Buenas tardes!
Decirle que la perra no es joven, es física y psicológicamente adulta y madura.
Desde el principio tuvimos en cuenta que se trataba de un animal que procedía de la calle por lo que lo habría pasado mal y que le iba a costar coger confianza, por ello nuestro trato hacia ella ha sido especial. Apenas le llamamos la atención, recibe numerosas muestra de cariño y juego pero sin excesos para no crear gobio ni dependencia. Es una perra simpática, no muestra miedo a la hora de que venga gente o con nosotros, todo lo contrario se acerca, quiere jugar, le gusta que la toquen.. etc Cuando se orina no es solamente por llamarle la atención o recibir un NO, ya que habitualmente la dejamos a su aire, sino también cuando se queda sola, simplemente la miramos, le pedimos que salga o llamamos para ponerle la comida o llevarla de paseo y cuando se orina no la castigamos, ni la gritamos, simplemente nos agachamos a su altura y la calmamos, la tocamos para que ese estado cambie. Por eso no entiendo lo que ocurre, porque hay confianza, ella nos busca y se pone contenta cuando nos vé o la sacamos, pero en un momento arrastra las patas traseras y orina. Si solo fuese miedo huiría, pero si la llamamos ella viene como si nada hubiese pasado.
Hemos pensado en la incontinencia pero ese no es el problema porque la sacamos varias veces al día y el resto del tiempo que está en casa no se orina porque tenga ganas, sino como le he dicho porque ocurre algunas de las situaciones anteriores. Hemos probado a ignorarla por completo y que cuando ella venga solo premiarla o decirle halagos, acariciarla pero nada sirve...
Me sigue pareciendo que se orina en momentos de tensión o excitación, se acelera y se le va pero si ademas me comenta que cuando lo hace acuden a acariciarla es posible que quiera llamar la atención un poco.
En cualquier caso me surge una duda ¿Orina a chorro: comienza a salir y no para hasta que hay un buen charco o es que se le salen unas gotas más o menos abundantes y lo corta en unos segundos?
No se si me explico.
Buenas tardes!
Decirle que acudimos tras orinarse a acariciarla porque al principio le llamábamos la atención porque no era correcta su acción pero al deducir que se podría tratar de miedo o excitación como me comenta porque además leímos sobre casos similares, lo corregimos por calmarla y poder evitar así que orinase pero nada, solo con mirarla por ejemplo lo hace como le dije.
No se trata de un charco ni de gotas, sino que mete sus patas traseras, como si las escondiese, al igual que el rabo y se mueve tirando un hilo de orina y se corta.
La cosa además se agrava por ejemplo cuando viene gente, ella con nosotros se comporta de forma correcta (fuera de orinarse), pero cuando tenemos visita es como si cambiase, porque además de orinarse si la mandamos a su sitio, la quitamos porque intenta chupar a un bebé que está en el suelo, o simplemente nos dirigimos a ella, no solo se orina sino que por ejemplo se sube al sofá o se mete bajo las piernas de la gente o huye, cosa que habitualmente no hace.
Gracias por su tiempo e interés y por intentar buscarnos una solución. Espero noticias suyas porque decirle que con anterioridad probamos con técnicas que otros "expertos" nos aconsejaron como no mirarla, no decirle nada al llegar, dejar que fuese ella quien se acerque a nosotros y entonces ofrecerle premios, juego... etc, es decir, evitar situaciones de excitación, tensión o miedo y nada de eso ha servido. Ahora no solo se orina al igual que antes sino que aprovecha cuando no le hacemos caso y se marcha a un patio que tenemos y hace sus necesidades, ha empeorado su educación.
Un saludo y hasta pronto.
Si no se orina ' a charco' yo diría que no es incontinencia, es cualquier otra cosa ( nervios, celos, tensión, miedo, etc...)
Diría que es un problema de comportamiento y eso es un tema de dos pasos para adelante y uno para atrás.
Si has probado algunas técnicas, intenta ver la que ha ido mejor y evolucionarla, de todas formas lo de que se vaya al patio puede ser interesante para reeducarla desde allí posteriormente.
Personalmente y por ser prácticos por que no podéis vivir en un charco haría varias cosas:
- Si se que va a venir gente la perra al patio, le ponéis una caseta y que se acostumbre. Si se mea allí no pasa nada, ya habrá tiempo de re-educarla. Y siempre se puede pegar un mangerazo con lejía.
- Si es razonablemente pequeña ponerle un dodotis. Yo tuve un problema parecido con una Yorki y me hice una especie de dodot con una braga de bikini, dos nudos en los laterales, se la ponía y la sujetaba con el arnés de salir a pasear, que quedara fuerte pero no le molestara. Como relleno cualquier pañal o trapo de los más baratos. Esto ponérselo cada vez que entre en la casa durante un tiempo a ver como reacciona, que nunca se sabe, lo mismo se relaja y se le quita ademas tampoco le va ha hacer daño.
- Darle margen que coja confianza, meter el rabo entre las piernas es miedo normalmente y lo mismo está todavía 'tocada' hay que darle tiempo.
Y sinceramente no te puedo decir mucho más, si tuvieras otro perro le puede ayudar ya que entre ellos se educan, pero intentaría eso que te he dicho. Observar mucho al animal, jugar mucho con el y en función de como evolucione ir alternando técnicas.
Gracias por su paciencia e interés. No pierdo la esperanza así que poco a poco intentaremos todo lo que me ha aconsejado a ver si hay suerte porque es una pena desprendernos de ella y le hemos cogido mucho cariño, todos se merecen una segunda oportunidad.
Cuídese. Un saludo.
Respuesta
Así es, todo su comportamiento es por sumisión, miedo y alegría. Es importante saber si es muy jovencita, ya que con el tiempo va a ir dismunuyendo o agravando en función de lo que se hagáis al respeto.
Es complicado intentar corregir un problema así por internet. Seri aconsejable que la valorara un etólogo( un especialista en comportamiento animal) y según sus reacciones en el momento poder orientaros de la mejor manera de actuar.
Nos dijo el veterinario que tenía sobre año y medio.
Sé que es difícil solucionar este problema de esta manera pero me gustaría orientarme, saber algunas pautas de comportamiento para poder probar. Si estamos cometiendo algún error o simplemente como ayudarla a que coja confianza.
Espero noticias suyas. Un saludo y gracias.
Micción por sumisión:
Este problema lo exhiben los cachorros y jóvenes durante las expresiones de saludo o cuando son reprendidos. A medida que el animal madura, esta conducta por lo general desaparece.
Es importante identificar los estímulos que provocan esto, para minimizarlos, hasta que el animal madure y aprenda a controlarse. En el caso perros con este problema, el castigo físico está contraindicado ya que es probable que esta disciplina intensifique las tendencias del animal a la sumisión.
Intenta evitar las situaciones que desencadenan este problema, cuando lleguemos a casa si se pone muy contenta y se orina, pues evitemos saludarla o decirle algo hasta que se acostumbre a nuestra presencia, en este caso de micción no hay que castigarla nunca, aun incrementaríamos el miedo y haríamos que el proceos se agravara
Decirle que la perra ya es adulta por lo que física y psicológicamente ya ha madurado y continúa con el problema.
Deducí que su acción se debe a que tiene miedo (pero no soy experta, por ello busco orientación en otras personas) pero en ningún momento por nuestra parte ha recibido castigos, reprimendas, castigos físicos o altas y malas palabras por lo que no incrementamos ese miedo, todo lo contrario. Utilizamos un tono adecuado y cariñoso, le prestamos atención y jugamos mucho con ella pero sin excesos para no mimarla, sale las veces adecuadas de paseo por lo que hace sus necesidades fuera y no se queda con ganas.. etc Y sobre todo no estamos encima de ella, no queremos provocar dependencia sino que vaya a lo suyo por lo que a conciencia la ignoramos a menudo.
Le doy un consejo, para la próxima descarte mi duda haciendo referencia a que realmente no entiende del tema y así ambos evitaremos perder el tiempo, solo pedía orientación profesional y opinión propia, no información sacada de una web y pegada aquí.
Gracias.
Respuesta
-1
Cuando se recoge un perro gato o cualquier otro animal de calle hay que tener en cuenta los pros y los contras, no decir " en cuando se me plantea un problema la regalo", no puede ser así.
¿Habéis hecho algo para que no orine dentro de casa o algo? No se, mi solución es que se la enseñe, esta muy pendiente de los horarios en los que suele miccionar, e ir detrás de ella, y cuando esté en proceso, sacarla corriendo a la terraza de la que me dices.
Hay libros, y si no quieres gastarte dinero, miralo por internet, miles de trucos para hacer que tu perro coja unso hábitos de conducta.
Es difícil, y más si es una perra callejera, que nunca ha tenido educación presente.
Solo espero que valla bien, y haberte ayudado aunque sea un poquitín.
Buenas tardes.
Ante todo decirle que desde que nos planteamos quedarnos con la perra tuvimos muy claro de donde procedía y que lo más normal es que no tuviese educación o buenos hábitos y que no ba a ser fácil, teníamos que adaptarnos mutuamente. No somos de las personas que fácilmente nos desprendemos de una mascota y mucho menos sin haber hecho todo lo posible para que se quede con nosotros. A pesar de todo esto, nos llevamos una grata sorpresa con la perra cuando descubrimos que estaba educada, no hacía sus necesidades en casa, solo cuando la sacábamos, si la mandabas a su cama se marchaba y se acostaba, venía cuando se la llamaba... etc como le he dicho con anterioridad es una perra muy noble, educada, tranquila, simpática... etc
El problema no es que se orine en casa porque tengas ganas o no sepa donde hacerlo como me comenta sino que en ocasiones desde hace un tiempo como si tuviese miedo o fuese tímida si se le manda una orden, se la mira, se la llama... etc vamos casi por todo, encoge sus patitas traseras y con el culo arrastrando deja un hilo de orina mientras se aleja. Aclararle que la sacamos la veces necesarias para que haga sus necesidades y en casa nunca lo hace por necesidad solo como le digo en ocasiones cuando intervenimos nosotros.
Acudo a esta web a preguntar directamente a una persona porque ya he leído de todo, me han dicho de todo y nada funciona.
Espero haberle dejado clara la situación.
Vale, yo creía que se trataba de una perra sin educación, una perra acostumbrada a la calle, y que se orinaba por no habituarse a estar en una casa.
Pues entonces, lo que le pasa a su perra, es que o está en celo, y quiere dejar su olor, o es que ha olido a algún olor nuevo, ya sea de un hombre, o de una persona que no viva en esa casa y últimamente la frecuente, o por una simple visita de un día puntual, por lo que sea, ella huele un olor extraño, y eso le produce celo. Y si no, puede ser que la perra halla vivido alguna situación de estrés en la calle, que alguien la halla gritado, o increpado, o tratado mal, y ahora con la más mínima voz, aunque no sea hacia ella, una discusión normal, entre por ejemplos usted y su vecino, puede hacerle recordar y sentir miedo. O incluso puede ser por celos, y esa sea su forma de llamar la atención..
De todos modos, de persistir, le recomendaría que acuda a su veterinario, y se lo pregunte a él directamente, y si él se lo dice, acuda con ella para que le hagan una exploración, pero yo creo que es una conducta, más que un problema de salud del animal.
Espero haberla ayudado, y también espero que con el anterior mensaje no se halla sentido ofendida/o. Un saludo y que todo valla bien.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas