Perdidas de orina

Hola,
Soy un varón de 30 años, y llevo alrededor de 2 años notando pequeñas perdidas de orina. Se suelen producir más frecuentemente por la mañana estando sentado, aunque también después de haber ido al servicio, es algo frecuente que se produzca el escape de algunas gotitas.
Quisiera me asesora que oridgen puede tener este problema.
Gracias.

1 respuesta

1
Respuesta de
La incontinencia de orina reconoce múltiples factores causales. No es una situación que el individuo deba aceptar y a la cual deba acostumbrarse, existiendo distintas alternativas de tratamiento que dependerán del factor causal y de la gravedad de la incontinencia siendo que en una gran mayoría de los casos se consigue el control de la misma.
La incontinencia de orina no es una condición del envejecimiento si bien existen factores como la debilidad de los tejidos y alteraciones neurológicas que hacen que la frecuencia de la misma aumente con la edad.
La incontinencia de orina puede presentarse tanto en pacientes sanos, sin otras alteraciones, como en pacientes con enfermedades neurológicas donde la incontinencia constituye parte de los síntomas de una determinada enfermedad, o bien se presenta como única alteración.
La intensidad de la pérdida puede ser mínima desde pequeñas gotas hasta una pérdida permanente en los casos más severos.
La incontinencia de orina afecta tanto a hombres como a mujeres siendo más común en mujeres con una incidencia mayor después de los 40 años.
Mecanismos de la continencia
El individuo posee la capacidad de almacenar orina en la vejiga por periodos prolongados, en forma regular, de manera voluntaria y cuando encuentra un lugar y momento oportuno al percibir el deseo de orinar puede evacuar la orina al exterior.
La continencia depende por un lado de un aparato urinario inferior en perfectas condiciones anatómicas y funcionales, entendiendo por aparato urinario inferior a la vejiga, la uretra y los esfínteres. Por otro lado depende de un correcto sistema de control neurológico que regula las actividades de este aparato urinario inferior. Se entiende que tanto trastornos en la estructura y/o función del aparato urinario inferior como en los mecanismos neurológicos que lo coordinan puedan ocasionar incontinencia de orina
Durante la etapa en la cual se almacena la orina la continencia es sinónimo de estar seco. La continencia está asegurada en parte porque la musculatura de la vejiga se encuentra relajada, por su normal característica anatómica y funcional y por encontrarse indemnes los mecanismos que bloquean el reflejo miccional que son regulados por el sistema nervioso. Por otro lado durante esta etapa de almacenamiento, los mecanismos esfinterianos se encuentran activos impidiendo la salida de orina tanto en forma espontánea como frente a los esfuerzos.
De esta manera y a grandes rasgos podemos entender que puede ocurrir pérdida de orina ya sea por una alteración de los mecanismos que bloquean la contracción de la vejiga durante la etapa de almacenamiento, produciéndose contracciones involuntarias de la misma, o bien por alteraciones o debilidad de los mecanismos esfinterianos.
En ambos casos la consecuencia será la perdida de la capacidad de la continencia, con la consecuente pérdida de orina. En el primer caso, el factor vesical será el causal de la incontinencia y en el segundo lo será el factor esfinteriano.
Tipos de incontinencia
Incontinencia de urgencia (factor vesical)
La falta de relajación de la vejiga durante la etapa de almacenamiento trae aparejada la presencia contracciones involuntarias de la vejiga que al superar la presión de los esfínteres ocasiona fuga de orina.
Esta pérdida se acompaña de una sensación de urgencia e imperiosidad que no le permite llegar al baño para evacuar la orina con la consiguiente pérdida de la misma. En menor grado existe una incontinencia de urgencia de causa sensitiva asociada al cuadro de vejiga dolorosa, donde una alteración en la sensibilidad en el interior de la vejiga ocasiona intenso dolor que obliga al paciente a orinar o a orinarse para aliviar la sintomatología dolorosa siendo algunas veces la incontinencia de orina la forma de presentación de esta patología.
Incontinencia de esfuerzo (factor esfinteriano)
La alteración de los esfínteres trae como consecuencia la perdida de orina frente a los esfuerzos, sin sensación de urgencia ya sea frente a la realización de grandes esfuerzos como la actividad física, la tos, el estornudo, levantar objetos pesados, o bien frente a mínimos esfuerzos como los cambios de posición o al caminar dependiendo de gravedad de la afectación de los mecanismos esfinterianos.
Incontinencia de orina mixta
En este caso se asocia la pérdida de orina con sensación de urgencia y la ocasionada por los esfuerzos, teniendo como causa el factor vesical y el factor esfinteriano.
Incontinencia paradojal (por rebalzamiento)
Aquí estaremos en realidad frente a una retención urinaria y la pérdida de orina se deberá al hecho de sobrepasarse la capacidad de la vejiga de la misma manera que si a un vaso lleno le seguimos agregando agua observaremos que esta escapa al exterior al estar colmada su capacidad.
Incontinencia de orina de esfuerzo en la mujer
La incontinencia de orina de esfuerzo en la mujer se asocia fundamentalmente con el número de embarazos y partos y con la menopausia.
En la mayoría de los casos la causa esta dada por una hipermovilidad de la uretra debido a debilidad de los medios de fijación de la misma haciendo de esta manera incompetentes los mecanismos de continencia con la consiguiente perdida de orina frente a los esfuerzos. En casos más severos, los menos frecuentes (menos del 10 %), existe compromiso del mecanismo esfinteriano intrínseco, generalmente asociado cirugías previas y edad avanzada. En estos casos la pérdida suele ser más severa.
Los tratamientos para estos tipos de incontinencia van desde los tratamientos con kinesiología, ejercicios del piso de la pelvis con el objetivo de fortalecer la musculatura del mismo con la consiguiente mejoría del mecanismo esfinteriano frente a los esfuerzos. Esta alternativa es de utilidad en las incontinencias de orina de esfuerzo leves.
La cirugía de la incontinencia de orina de esfuerzo encuentra múltiples variantes. En la actualidad la mayoría de los casos se resuelve aplicando las denominadas cirugías mínimamente invasivas que consisten en colocación por medio de una cirugía a través de la vagina de una cinta o malla debajo de la uretra. ("slings libres de tensión")
Esta cinta o malla brinda sostén a la uretra permitiendo que los mecanismos esfinterianos sean eficientes frente a los aumentos de la presión en la vejiga. Este método permite una rápida recuperación, corta internación, pudiéndose realizar el procedimiento con anestesia local o general.
Otras alternativas son las inyecciones de agentes como el colágeno alrededor de la uretra, con el objeto de aumentar le resistencia de la misma. Es un tratamiento dirigido a casos más seleccionados o cuando han fallado los tratamientos previos.
En casos severos con perdida total de la capacidad esfinteriana la colocación de un esfínter artificial es una posibilidad.
Diversos tratamientos farmacológicos se encuentran en desarrollo para este tipo de incontinencia siendo al momento reservados para aquellas pacientes que no pueden someterse a una cirugía.
Incontinencia de orina de esfuerzo en el hombre
En general asociada a cirugías previas de la próstata aunque en bajo porcentaje, son pasibles de distintos tratamientos desde los kinésicos hasta los quirúrgicos de los cuales, dependiendo de la gravedad de la pérdida se utilizan dispositivos tendientes a aumentar la resistencia uretral (cintas o mallas), hasta la colocación de un esfínter urinario artificial.
Tratamiento de la Incontinencia de orina de urgencia
El tratamiento de la incontinencia de orina de urgencia esta dirigido a frenar la presencia de contracciones involuntarias de la vejiga en la etapa de almacenamiento de la orina. Para esto se utilizan tratamientos medicamentosos con drogas encargadas de bloquear la acción de los músculos de la vejiga. Existen diversas drogas y diversas formas de administración siendo los efectos terapéuticos similares, variando los distintos fármacos en lo que a efectos colaterales de dichas drogas se refiere, especialmente los relacionados con sequedad de boca y otros trastornos gastrointestinales.
Tratamiento de la incontinencia de orina mixta
Como dijimos existe un factor causal determinante y será el tratamiento de dicho factor ya sea el esfinteriano o el vesical el que orientara el tratamiento.
De lo antedicho podemos inferir que la incontinencia de orina es una alteración debida a múltiples causas y existen distintas alternativas de tratamiento con diversos grados de eficacia dependiendo de la gravedad del mismo. En la mayoría de los casos se obtienen respuestas terapéuticas efectivas al padecimiento.
Añade un comentario a esta respuesta
Añade tu respuesta
Haz clic para o
Escribe tu mensaje