¿Cómo logro adaptara a dos gatos?

Tengo un gato siamés de cuatro años, castrado, siempre vivió conmigo, tiene mal carácter. Como no deseo dejarlo tanto solo a la tarde y cuando viajamos algunos fines de semana traje una gata tricolor de 7 meses. Desearía saber si hice bien o si era mejor que se quedara solo. El primer día bajaba las orejas y maullaba de una manera gutural terrible, hace una semana y el segundo día la corría para pegarle enfurecido, ahora hay momentos que cada uno duerme y otros que se corren, el la corre y luego ella lo corre y se la devuelve, le tira arañazos. No se como hacer para que se hagan amigos. También necesito un consejo, la gata era abandonada o perdida, vino con demasiada hambre, ha comido mucho pero sigue con esa actitud desesperada por la comida. Se come el alimento de ella, del siamés, cada vez que pongo alimento se abalanza, come todo el tiempo casi sin parar. No se como hacer. Gracias por tu respuesta. Un saludo. ¿Es mejor que regale la gata o se van a aceptar?
1

1 respuesta

Respuesta
1
Es un problema complicado, pero aunque difícil, tiene solución.
Para empezar, ten siempre en cuenta que los gatos no son animales grupales, no siguen una jerarquía. A ti no te ven como el especímen dominante, porque no están programados para ello. Tu autoridad no cuenta, pues.
Los gatos, cuando no crecen juntos, pueden experimentar estos problemas de relación cuando tienen un compañero nuevo. Surgen las peleas causadas por celos o, casi siempre, por la dominación territorial. No siempre existe una medida adecuada a tomar, y si se toma alguna, no siempre es efectiva. El problema no es tu modo de criar o convivir con tus gatos, el problema es que son gatos !
Al gato agresor vamos a llamarlo "alfa", y a la gata "beta".
Vas a empezar a repartir cariño por igual entre ambos, pero por separado. Encierra a beta, y cuando pase un rato tomas a alfa y lo llenas de los mimos que más le gusten. Especialmente en la zona de la nuca y de la mejilla (ya sabes, donde tienen esa glándula que siempre restriegan para marcar).
Al terminar (sin prisa), déjalos sueltos otra vez. IMPORTANTE: lávate bien las manos y cambia tu ropa. Es importante que no conserves su olor (tú no lo notas, pero ellos sí). Pasado un rato, haz lo mismo pero encerrando a alfa y tomando a beta, y repite la secuencia de mimos. De este modo ambos tendrán su momento de intimidad y cariño contigo. No dejes de hacerlo siempre que puedas, al menos en un primer momento.
Debes comprar 2 cosas: un pulverizador de agua y un buen paquete de golosinas para gatos (rub-a-dub, por ejemplo), o bien algo de comer que sepas que les gusta mucho.
Cada vez que se peleen, al gato "atacante" has de lanzarle un rápido chorro de agua pulverizada en la cara. Funciona mejor que el grito "NO". Para ello has de prestar atención y actuar rápidamente. Entre la agresión y el disparo del agua no debe pasar más de 2-3 segundos. Si pasa más tiempo deja de tener sentido para el gato. De ese modo, el atacante entenderá que cada vez que ataca recibe una señal desagradable. Siempre que estés con ellos intenta tener a mano ese pulverizador.
Paralelamente a todo esto, intenta buscar momentos donde ellos estén conviviendo más o menos pacíficamente. Si ves algún momento de especial tranquilidad y armonía, entonces dales una golosina a cada uno, acompañada de diversas caricias en sus mejillas, a uno - a la otra - a uno - a la otra de nuevo... de ese modo asociarán un refuerzo positivo (la golosina) a la convivencia pacífica y al posterior olor mutuo compartido que tú les distribuyes. Si estos momentos van bien, intenta favorecerlos tomando a ambos gatos en tu regazo.
La siguiente medida debe ser la separación física pero no visual. Te adjunto el link de un artículo muy interesante donde veras cómo se hace esto, especialmente a la hora de comer.
http://gattos.net/multimedia/documentos/COMPORTAMIENTO_FELINO.pdf
Y ya, en último lugar, habría que acudir al tratamiento con benzodiacepinas, o depresores del sistema nervioso. Esto debe estar indicado por un veterinario. De verdad te aconsejo que, llegados a este punto, te pongas en mano de un especialista.
Podrías probar como ayuda el Feliway, un difusor de hormonas. Tu veterinario te puede informar sobre ese producto.
Y deberás tener disciplina y paciencia, esas serán tus mejores armas. La estrategia del refuerzo positivo es tediosa, pero es la única que funciona con los gatos, porque aunque son mucho más difíciles que los perros, quizá por esa misma razón los amamos tanto...
Te deseo mucha suerte. Hasta pronto!

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas