Difícil situación con mi esposa y mis hijos de mi anterior matrimonio

Soy padre divorciado y me volví a casar, tengo 38 años y mi esposa también, ambos tenemos hijos de nuestro anterior matrimonio ella 2 hermosas ya adolecentes de 15 y 13 años que quiero como hijas y un servidor también con 2 chicos ya adolecentes de 15 y 12 años, nuestra relación de pareja tiene 6 años en vida de matrimonio, al momento llevo una excelente relación con mis niñas y me tienen toda la confianza del mundo para todo y yo las apoyo en todo, su papá no las he seguido y ellas se sienten alejadas de el y pues siento que conmigo se sienten queridas y protegidas, con mi esposa como en todo matrimonio hay dificultades de pareja, entre ellas los celos que tiene a mi pasado, entre ellas, porque doy pension para mis hijos y les pago la casa donde viven, que eso hace vivir comoda a la mama de mis hijos, que porque a mis hijas no les he comprado casa, aunque vivamos en casa propia que mi esposa saco con su crédito de su trabajo, y que apoyo economicante en la casa y en todo, incluyendo a mis hijas, nunca hago distinción o pregunto sobre porque no le pide pension al papa biológico de ellas etc., pero las hemos superado en su momento creo yo. Pero ahora me encuentro en una difícil situación en la que involucra a mis [email protected], mi esposa y un servidor. Al principio de mi nuevo matrimonio tuve problemas para ver a mis hijos y poder disfrutarlos y luego tuvo arreglo con abogados y al principio fue muy restringido el verlos, ya que solamente podía el sábado una hora de 11 a 12 del medio día, luego mediante abogados logre que podía verlos en cualquier momento. Tengo un trabajo estable durante la mañana y en las tardes un pequeño negocio que puedo hacerlo desde casa el cual a veces me absorbe y a veces puedo ver y darles una visita un día si otro no a mis hijos, lo más que duro en verlos es 3 o cuatro día y aunque sea poco tiempo o mucho lo que pueda estar con ellos trato de darles tiempo de calidad y creo que ellos lo disfrutan y llevamos una muy buena relación de padre e hijos, mis hijos se llevan bien con mis hijas, tienen buena relación y conviven bien cuando están juntos, ya sea porque se quedaron en la casa, o van a comer o andamos juntos los 6, platican, ríen, hacen cosas juntos etc. Mi esposa los trata bien, los atiende pero aquí empieza mi estrés, regularmente cuando mis hijos están en casa se quedaban desde el viernes en la tarde y hasta el sábado a medio día porque su mamá luego me hablaba para recogerlos, creo yo que no dejaba nadie fuera en cuanto a atención y que cumplía como papá y esposo en ese tiempo y que todos estaban contentos, luego me los empezaron a dejar más tiempo, hasta el domingo después de medio día y ahi fue donde ya empezo mi esposa a incomodarse porque la mamá de mis hijos no iba por ellos y teniamos cosas cosas que hacer nosotros (Mis hijas, mi esposa y yo) y siempre le mención, que podíamos incluirlos en nuestros planes, luego siguieron los detalles por el estilo, ahora la mamá de mis hijos comenzó vida en matrimonio y mis hijos se sienten incómodos por la relación porque el les falta el respeto en situaciones de convivencia ya sea verbal o actitudes, ellos me platican que se sienten incómodos en su casa y que les gustaría vivir conmigo si las cosas con su mamá y su esposo, platicandolo con mi esposa me dijo que pues no, que tenía que haber arreglo con su mamá porque no se podría que ellos vivieran con nosotros ya que sería muy incómodo para ella y mis hijas, que ella siente que no le pongo atención cuando ellos están con nosotros, que mi prioridad debe ser ella y las hijas, que ellos son de el pasado y ellos deben de estar con su mamá, y de ahí se ha desatado discusión tras discusion, la verdad me tiene muy triste por el hecho que mis hijos necesitan mi apoyo en caso de llegar a tal decisión, y que si eso sucede mi esposa no me va apoyar, como debo manejar la situación, se que los [email protected] son primero, ¿qué debo hacer y como hacer para no lastimar a mis hijas y mi esposa? A parte mi imagen sobre mi esposa, siento que ha cambiado, yo la apoye a ella y la acepté con hijas con todo mi amor, y en todos los aspectos, y ella conmigo por lo que siento no me acepta con todo e hijos, ¿qué debo hacer?

3 respuestas

Respuesta

Yo creo que tu esposa evidentemente es egoísta o miedosa ya que tus hijos biológicos no son tu pasado son tu presente y futuro esto tienes que dejarselo claro quizás ella tenga este nerviosa como madre de que pongas mas atención a ellos que a ellas sí llegarán a vivir juntos lo cual desde mi punto de vista no tiene nada de otro mundo son una familia TODOS quizás ella no ha captado o simplemente no quiere, entiendo que cuando ellos vivan con ustedes tu esposa obviamente se tendrá que enrolar en labores y atenciones diarias y no solo de un fin de semana tal como tú lo has hecho con sus hijas remarca esto cuando hablen del tema. Si ella te quiere tiene que aceptarlos y punto

Respuesta

No es tan fácil enfrentar la situación cuando se vive en una familia con hijastros. Sin embargo, no es imposible. Analiza los siguientes comentarios que encontré en una revista.

Paz en la familia en que hay hijastros
• ‘Padrastro se impacienta y mata a golpes a su hijastro.’
• ‘Muchacha adolescente mata a su padrastro de una serie de disparos’, según el informe policial.
• ‘Joven de catorce años muerto de un disparo por su madrastra, quien, según el informe, estaba harta de su comportamiento.’
“LOS hogares en los que hay hijastros pueden llegar a ser sumamente depresivos”, explica el Dr. John Visher, quien es cofundador de una asociación americana para familias de esta clase. Y añadió: “Cuando una persona entra en una relación de este tipo, con un punto de vista irreal, es probable que con el tiempo se queje de hallarse en una situación muy tensa”. Debido al rápido crecimiento en el índice de divorcios, ha aumentado sensiblemente el número de familias que tienen hijastros. Pero, lamentablemente, un 44% de estas familias se deshacen ¡En los primeros cinco años! Sin embargo, muchas han resuelto el singular problema de fusionar dos familias en una. Para conseguirlo, ha sido necesario aplicar los siguientes principios bíblicos.

“Mejor es el fin de un asunto, posteriormente, que su principio. Mejor es el que es paciente que el que es altivo de espíritu. No te des prisa [...] a sentirte ofendido.” (Eclesiastés 7:8, 9.) ¡La paciencia es el factor decisivo! Las relaciones que en la familia natural se dan por sentadas tienen que establecerse desde su base en familias con hijastros. Ese proceso no es instantáneo. En opinión de algunos expertos, el proceso por el que se desarrolla el sentimiento colectivo de “nosotros” puede durar de cuatro a siete años. En la fase inicial, el padrastro o la madrastra debe tomarlo con calma. Debe esforzarse por no sentirse ofendido fácilmente si es rechazado en sus primeros intentos por ganarse al hijastro.

“Por la presunción solo se ocasiona una lucha, pero con los que consultan juntos hay sabiduría.” (Proverbios 13:10.) Una actitud presuntuosa y voluntariosa —tanto por parte de los hijos como de los padres— resulta en conflictos. Tengan por costumbre consultar juntos como familia, tratando a fondo los problemas que pudieran surgir. Aprendan a expresar sus sentimientos tomando en consideración los sentimientos de los demás miembros de la familia. Cuanto más conozca a los “nuevos” miembros de su familia, manteniendo abiertas las vías de comunicación, más allegado a ellos llegará a estar.

“El que está mostrando perspicacia en un asunto hallará el bien, y feliz es el que está confiando en Jehová.” (Proverbios 16:20.) La perspicacia implica profundizar, ir más allá de lo superfluo, y entender las razones que explican cierta actitud o comportamiento. (Véase la entrevista de la página siguiente.) Esta cualidad permite que uno vea los rasgos buenos de otras personas.
Por ejemplo, en el transcurso de una discusión acalorada, una madrastra interrumpió la discusión y sugirió: “Tratemos de decir de cada uno de nosotros algo que no nos gusta y, seguidamente, mencionemos algo que realmente nos gusta”. Más tarde ella escribió: “Quedamos sorprendidos al ver cuántas características buenas habíamos observado en cada uno de los demás miembros de la familia”. La experiencia terminó en lágrimas y abrazos. En otro hogar, un adolescente se hizo rebelde cuando su madre se casó de nuevo, pero la perspicacia restauró la paz. Jeff, el joven adolescente, reconoció: “Después de unos cuantos meses, me di cuenta de que este hombre hacía a mi madre feliz. Y eso es lo que realmente importa”.
No obstante, la aplicación de estos principios depende de la disposición espiritual que usted tenga. La ‘confianza en Jehová’ y el deseo de agradarle es la clave para que haya paz en familias que tienen hijastros.

¿Te gustaría conocer más sobre el asunto? Dedica unos minutos adicionales a ver estos vídeos:

Respuesta

Primero y principal deja de llamar a "hijas" a las hijas de tu mujer actual porque no son tus hijas.

Segundo, ¿por tu mujer actual vas a dejar que tus hijos sean infelices?

Tercero, tu mujer actual que se preocupe de reclamarle al padre biológico de sus hijas la pensión .. que seguro debe estar bastante tranquila porque vos tenés plata y no debe necesitar la plata del otro.

Tercero, decile que no sea egoísta y mala persona que seguramente ella haría cualquier cosa para que las hijas fueran felices y tuvieran estabilidad, pero claro como los niños no son hijos de ellas se hace la ofendida.

Fíjate bien lo que vas a hacer con tus hijos porque tus hijos serán tus hijos por toda la vida y una mujer... Mmmm.. pensalo.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas