¿Por qué sangra mi encía en un premolar con endodoncia y corona?

Hace alrededor de 12 años fui a una consulta al dentista, me dijo que tenía una carie y la reparó, a partir de ahí la muela no dejó de doler, volví un par de veces y me dijo que no era nada, sólo sensibilidad. Al pasar el tiempo seguía con dolor y está vez me dijo que tenía que hacer endodoncia y lo hizo. Siempre atribuyó el dolor a la sensibilidad. Luego de más de 1 año cambié de dentista y ella me dijo que aún tenía un nervio que para ese momento se había infectado, me abrió nuevamente y reparó todos los conductos por que aparentemente no fue un buen trabajo. La cuestión es que dejó de doler. Pero durante unís años la resina colocada para cerrar se cayó un par de veces y sólo me la volvían a colocar. La última vez que se salió una dentista me dijo que el hueco era muy grande y por eso la resina se caía, por lo que sugirió una corona dejando la raíz de la muela, y con eso es que he estado los últimos 4 años sin problema. Mi duda es que desde que comenzaron con la endodoncia es que la encía sangra, antes era solo al cepillarme, luego al pasar el hilo dental y hace 1 mes me repararon el diente de al lado por una caríe y me dijeron que tenia como restos de material que seguramente eso provocaba el sangrado. El tema es que ahora sangra en cualquier momento, es muy poco pero muy seguido. ¿A qué puede deberse esta situación? ¿Es peligroso? ¿Será por algún problema con la muela con corona o el diente de al lado o la encía misma?

2 respuestas

Respuesta
1

Lo que comentas del sangrado puedes estar tranquilo porque peligroso no es, la encía sangra por estar inflamada y eso no quiere decir ni que tengas que dejar de cepillarte ni de pasar el hilo dental que es lo que la gente suele hacer alarmada por ver sangrado pero es la forma de limpiar esa inflamación y que se vaya resolviendo, la zona de alrededor de una corona es normal que se inflame y sangre más fácilmente que un diente natural bien porque no esté bien ajustada del todo al margen de la encía o porque se te meta comida con los dientes de al lado o porque la corona no respete el espacio biológico que son unos 2mm de encia libre y te lo hayan invadido y en este caso es cuando dan problemas de forma continua, mira a ver si te mejora con buena higiene, enjuages de agua con sal y venden un gel que tiene clorhexidina que es un compuesto que va muy bien y es desinfectante, aplicalo en la zona y a ver si se te soluciona.

Muchas gracias Verónica. El sangrado comenzó mucho antes de la corona, con la endodoncia. Voy a seguir tu concejo. En caso que siga sangrando, que debería hacer?

Si sigue sangrando puede ser que sea porque lleves sarro por debajo de la encía se llama sarro subgingival y eso con las limpiezas normales anuales que imagino te harán no se va porque la punta que se utiliza para limpiar no llega hasta allí, para que se vaya y no te de más molestia tendrían que hacerte un curetaje de esa zona que es una limpieza más profunda por debajo de la encía que se hace con un poco de anestesia y unos instrumentos llamados curetas.

Respuesta

Estimada María, la alteración del equilibrio de las bacterias que habitan en la boca y la acumulación del biofilm oral (placa bacteriana) pueden producir la inflamación y el sangrado de las encías, dando lugar a enfermedades de las encías que se desarrollan tanto sobre dientes(gingivitis y periodontitis) o sobre implantes dentales (mucositis periimplantaria y periimplantitis).

La gingivitis es una reacción inflamatoria de la encía, es de carácter reversible. Es fácilmente visible a la inspección y se produce en respuesta al acumulo de biofilm oral. Es la forma más frecuente de las enfermedades del periodonto (tejido de soporte del diente), se presenta en todas las edades de los sujetos dentados. Si la gingivitis no es tratada, podría evolucionar y progresar hasta convertirse en periodontitis.

Hoy en día sabemos que si bien todas las periodontitis se inician con una gingivitis, no todas las gingivitis progresan a una periodontitis, la periodontitis no afecta por igual a todos los dientes, tiene predilección por ciertos sujetos y localizaciones. Clínicamente la periodontitisse caracteriza por la presencia de alteraciones de color, textura, forma de la encía y también por sangrado, retracción de las encías con exposición de raíz dental. En estadíos más avanzados de la enfermedad puede aparecer movilidad dentaria, supuración. Pudiendo llegar a producirse la pérdida de la pieza dental.

Según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración, la gingivitis y la periodontitis son dos de las enfermedades más comunes, con una prevalencia del 59,8% y del 25,4% respectivamente, en adultos de entre 35 y 44 años y del 51,6% y 38% en pacientes de entre 65 y 74 años. Más de la mitad de la población española mayor de 35 años ha sufrido alguna vez gingivitis y una de cada tres periodontitis.

De igual modo que sucede en dientes naturales, en dientes que han sido sustituidos con implantes dentales también la mucosa de alrededor del implante se puede ver afectada por el biofilm oral. De hecho estos tejidos, llamados tejidos periimplantarios, presentan menor capacidad de respuesta frente a la agresión del biofilm oral en comparación con los tejidos periodontales.

La mucositis periimplantaria es la inflamación de la mucosa y los tejidos blandos que rodean a un implante sin signos de pérdida del hueso de soporte.

La periimplantitis se produce tras la progresión de la mucositis periimplantaria, en la que ya no sólo únicamente se ve afectada la mucosa periimplantaria sino también existe una afectación más interna, produciéndose una pérdida de hueso de soporte.

ORIGEN:

Las enfermedades de las encías se producen por la acumulación de biofilm oral, que es el principal agente etiológico de estas enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis) y periimplantarias (mucositis periimplantaria y periimplantitis).

CAUSAS:

Existen diversos factores que pueden favorecer la aparición de gingivitis inducida por la presencia de biofilm oral:

  • Factores locales, o sólo a la presencia de biofilm oral: generalmente asocia a una higiene oral insuficiente, malposiciones dentarias, trauma oclusal, obturaciones desbordantes, ortodoncia fija y removible y prótesis removible y fija (puentes y coronas), pudiendo estas dos últimas irritar las encías e incrementar el riesgo de gingivitis.
  • Factores sistémicos: algunas gingivitis están relacionadas con el sistema endocrino. Entre ellas se encuentran las asociadas al embarazo, pubertad, ciclo menstrual y diabetes no controlada, entre otras.
  • Fármacos: como consecuencia del consumo de determinados medicamentos.
  • Malnutrición: en ocasiones la gingivitis puede asociar a déficits nutricionales.

Si el cuadro de la gingivitis progresa puede ser que evolucione a periodontitis. En este caso, la inflamación de la encía se extiende a zonas más profundas del diente (ligamento periodontal, tejido conectivo y hueso alveolar).

Las situaciones que colocan al paciente en riesgo de padecer periodontitis:

  • Tabaquismo
  • Estrés emocional o físico
  • Cambios hormonales: pubertad, embarazo, menopausia.
  • Fármacos: como los anticonceptivos y los corticosteroides
  • Infecciones agudas y enfermedades crónicas como la diabetes.

Estos mismos causas también son factores de riesgo que predisponen a padecer enfermedades periimplantarias (mucositis periimplantaria y periimplantitis).

DIAGNÓSTICO:

El diagnóstico de las enfermedades en las encías se hace a partir de la observación y es fácil que uno mismo pueda detectar las problemáticas.

En el caso de la gingivitis, generalmente se observa enrojecimiento, inflamación y sangrado de la encía. Al mismo nivel se encuentra la mucositis periimplantaria en la que se observa una inflamación, enrojecimiento, sangrado de la mucosa que rodea al implante. Si se produce sangrado, es necesario visitar al odontólogo para descartar posibles complicaciones y para que recomiende el tratamiento más apropiado.

La periodontitis se caracteriza por presentar enrojecimiento, inflamación, sangrado, recesiones de la encía, movilidad dentaria y pérdida de hueso alveolar que da soporte a los dientes. De igual modo la periimplantitis se caracteriza por una inflamación, sangrado, recesiones de la encía, pérdida de hueso alveolar que soporta al implante en función.

Tratamiento odontológico:

La prevención y el tratamiento de estas patologías periodontales y periimplantarias se deben centrar en la aplicación de medidas antiinfecciosas.

El objetivo es conseguir la desestructuración mecánica del biofilm oral (placa bacteriana) y la reducción de bacterias que causan patologías a niveles compatibles con la salud. Para ello, es necesario realizar tratamientos combinados que incluyan un tratamiento mecánico y químico. El tratamiento mecánico, a base de cepillos, ayuda a desestructurar el biofilm oral; sin embargo, presenta ciertas limitaciones. Por ello, el uso de antisépticos, como la Clorhexidina y el Cloruro de Cetilpiridinio, son de máxima utilidad como coadyuvante químico al tratamiento mecánico de control del biofilm oral.

Los antisépticos como la Clorhexidina, antiséptico de elección y otros como el Cloruro de Cetilpiridinio, son agentes con efecto antigingivitis y antiplaca. No todos los colutorios con Clorhexidina presentan la misma efectividad, ya que depende de la formulación completa en la que se encuentren. La Clorhexidina al 0,12%, en combinación con el Cloruro de Cetilpiridinio al 0,05% sin alcohol, está indicada en situaciones específicas como la periodontitis y periimplantitis (PERIO - AID Intensive Care). Numerosas publicaciones la avalan como la formulación antiséptica más eficaz .

La Clorhexidina a bajas concentraciones 0,05% en combinación con el Cloruro de Cetilpiridinio al 0,05% se puede recomendar de forma diaria a fin de controlar la recidiva de la enfermedad periodontal, sobre todo en pacientes no cumplidores, así como en situaciones de menor complejidad .

El uso de Cloruro de Cetilpiridinio al 0,05% es útil en la prevención de la aparición y evolución de la gingivitis y la mucositis periimplantaria.

Si se observan cambios en las encías, es importante visitar cuanto antes a un dentista. Su exploración y tratamiento será clave para poder recuperar la salud de las encías y prevenir la evolución de estas patologías.

Es de importancia que acudas a tu dentista de confianza para que pueda remover todos los restos de cemento (material usado para cementar la corona al diente), y para que pueda realizarte un destartraje y profilaxis en todos tus dientes antes de iniciar el tratamiento con el PERIO - AID.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas