¿Es por la ansiedad?

Bueno voy a contarte un poco todo a ver si puedes dar luz a todo esto. Me llamo Gema, llevo mucho tiempo con ansiedad, unos 15 años, tengo 33, he tenido crisis, épocas muy malas otras menos malas y otras buenas, ahora estoy regular, estoy sin trabajo desde agosto, y bueno eso genera ansiedad desde luego, con eso estoy familiarizada, con la falta de aire, la taquicardia, etc, los conozco, pero ahora e encuentro fatal y no se si es debido a la ansiedad o a otra cosa, dichosa hipocondría, me encuentro muy cansada, incluso al andar, me duele mucho la espalda desde el cuello hasta la zona lumbar estoy muy a menudo con despersonalización, pero a eso estoy acostumbrada, si es que se puede acostumbrar uno a eso, pero ese cansancio y ese dolor muscular me trae por la calle de la amargura y me hace comerme la cabeza, pues no se si puede ser por la ansiedad o por otra causa física, me hicieron análisis hace poco y tenia un poquito de anemia, he estado tomando hierro, así que no creo que la anemia me afecte tanto como para estar reventada todo el día, tomo esertia de 10mg hace unos 6 años, y bueno esa es mi pregunta, si ese cansancio extremo y ese dolor de espalda puede ser debido a la ansiedad o no.Muchas gracias por aguantar el rollo que he soltao;) y por tu ayuda.
1

1 Respuesta

134.025 pts.
Sí, por supuesto, que el cansancio y el dolor de espalda, pueden tener un origen psicológico o ser manifestaciones de la ansiedad.
Yo te diría que no te preocupes por buscar una causa física más allá de lo razonable. Por supuesto, que la anemia también puede producir cansancio y dices que has tomado hierro. La deficiencia de hierro es la causa más común de anemia y puede deberse a aumento de las necesidades del hierro, a disminución de la absorción de hierro o ambos; el tratamiento requerido puede ser de meses. Si has terminado el tratamiento farmacológico, puedes ver si necesitas adecuar la alimentación (alimentación sana, equilibrada y natural; la vitamina C, por ejemplo, aumenta la absorción de hierro no hemo, hierro de origen vegetal que en principio tiene poca absorción).
El medicamento que tomas tiene la indicación aprobada en varios trastornos de ansiedad como el el trastorno de pánico (el cual cursa con ataques de angustia, que consisten en la aparición temporal y aislada de miedo o malestar intensos, acompañados de 4 o más de los siguiente síntomas, que alcanzan su máxima expresión en los primeros 10 minutos: palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardíaca, sudoración, temblores o sacudidas, sensación de ahogo o falta de aliento, sensación de atragantarse, opresión o malestar torácico, náuseas o molestias abdominales, desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (estar separado de uno mismo), miedo a perder el control o volverse loco, miedo a morir, parestesias (sensación de entumecimiento u hormigueo) y escalofríos o sofocaciones), o el trastorno de ansiedad generalizada (que consiste en un estado de ansiedad y preocupación excesivos (expectación aprensiva) sobre una amplia gama de acontecimientos o actividades (como el rendimiento laboral o escolar), que se prolongan más de 6 meses, estado de constante preocupación que a la persona le es difícil controlar, con tres o más síntomas de los siguientes: inquietud o impaciencia, fatigabilidad fácil, dificultad para concentrarse o tener la mente en blanco, irritabilidad, tensión muscular y alteraciones del sueño), todo ello no limitado a ser un síntoma de otro trastorno mental, no debiéndose a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o enfermedad médica, ni aparecer exclusivamente en el transcurso de un trastorno del estado de ánimo, un trastorno psicótico, o un trastorno generalizado del desarrollo; y todo ello provoca malestar cínicamente significativo o deterioro social, o laboral o de otras áreas importantes de la actividad de la persona.)
Y como ves, varios de los síntomas por los que preguntas, sí podrían estar encuadrados en un trastorno de ansiedad.
Aparte de ver si te has recuperado de la anemia, o hacer, lo que puedas, en cuanto a la alimentación en este sentido, yo te diría que no emplees tu tiempo en preocuparte; sí, por supuesto, ocupate, pero, como te dije, dentro de lo razonable; no como si no se pudiera soportar ningún riesgo improbable, o ninguna limitación, y tuviese uno que cambiar las cosas como fuese. Yo te diría que empieces a vivir con tus limitaciones (cada uno tiene las suyas); y empieza a pensar qué puedes hacer con tu vida, en vez de pensar en mejorarte tú(asunto el cual, como te dije dentro de lo razonable, puede tener su momento, pero no estar todo el día dándole vueltas inútiles al asunto).
Esto no va en contra de tu salud, sino todo lo contrario, ya que al empezar a vivir, cada uno con lo que le ha tocado, pues es cuando muchas cosas se ponen en su sitio (muchas de las cuales estaban provocadas o agravadas por el hecho de vivir para uno).
En este camino, no hay resultados imprescindibles, ni acciones imprescindibles; digamos que a nadie le van a pedir lo que no puede hacer, ni es necesario, sino que lo importante es hacer lo que uno pueda con un enfoque generoso; con esto, uno ya hace mucho, aunque no pueda hacer ciertas cosas realmente innecesarias.
Como cosas concretas, te diría que no esperes a tener ganas ni a no estar cansada para hacer lo que realmente quieres hacer, y que sabes que puedes. También puede ser útil el tener un horario, que, por supuesto, no tiene que ser rígido, pero puede ayudarte quizá a que no se te acumulen tareas pendientes, que también pueden causar cansancio o agotamiento.
Piensa que los síntomas en la mayoría de las ocasiones no son más que manifestaciones últimas de algo nuclear que es lo que hay que tratar; y no se trata de no aceptar los síntomas, digamos, "porque a mí no me interesan", y agravar el círculo, sino que atendiendo el aviso del síntoma y poniendo todos los remedios para tratar la causa nuclear, por supuesto, que nunca forzando, ya que no funciona. En este sentido yo creo que es muy útil el tener una vida con sentido, la cual pueda encaminar todo en el mejor sentido, no aferrándose ya uno a necesidades preconcebidas, o cosas así. Piensa que ninguna circunstancia ambiental o personal, ajena a la voluntad, es imprescindible para tener una vida plena.
Con respecto al medicamento te diré que no se puede esperar que se incrementen sus efectos después de unas 8 semanas de tratamiento (en los que ya se haya alcanzado la dosis máxima recomendable). Y, como sabrás, todo medicamento tiene efectos secundarios, por lo que yo te recomendaría el preferir su uso sólo durante el tiempo que fuera realmente necesario, con este nuevo enfoque que te digo, no queriendo quitarse los síntomas como sea.
Te dejo unos folios de actitudes saludables.
Un saludo.
Ana Vázquez

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas