Siempre termino alejándome de las personas que me quieren y no se por qué

Veraz, a pesar de que quiero tener a alguien que me ame, y ya he tenido oportunidades con algunas persona, ¿siempre termino alejándome porque?
Adiós, espero me des tu consejo
1

1 respuesta

Respuesta
1
De alguna manera todas las parejas de una u otra forma establecen una estructura, es decir, un modo de constituirse que condiciona en gran medida las expectativas, el modo de relacionarse, las cosas que se comparten, el nivel de compromiso esperado, deseado, etc. siguiendo en gran medida pautas socialmente establecidas.
Cuando pensamos en nuestras relaciones relaciones, siempre lo hacemos imaginándonos un proceso externo a nosotros, como si la satisfacción procediera de algo que está fuera de nosotros, de otra persona. El primer paso que damos para crear una relación satisfactoria es buscar a alguien que satisfaga nuestras necesidades. Pero la clave para conseguir unas relaciones enriquecedoras con otras personas está realmente dentro de nosotros, así pues, no es de extrañar que, buscando fuera de nosotros la plenitud, a menudo experimentemos desilusión, resentimientos y frustración.
Las auténticas relaciones que tienen éxito empiezan en nuestro interior. La única relación verdadera y real es la relación con nosotros mismos. El resto de las relaciones son meramente reflejos de esa relación. Por lo tanto, si creemos que no somos dignos de ser amados o si constantemente nos criticamos a nosotros mismos, seguiremos atrayendo a personas y crearemos situaciones que refuercen esta creencia. Y a la inversa, al aprender a querernos a nosotros mismos, automáticamente recibiremos el amor y la valoración que deseamos por parte de los demás. Si nos comprometemos con nosotros mismos y con la verdad, atraeremos a personas con el mismo compromiso.
Muchas personas cometen el error de pensar que el amor sólo entrará en sus vidas cuando encuentren a la persona de sus sueños, creen que sabrán lo que es el amor tan pronto como su «media naranja» entre en sus vidas. Pero lo cierto es que nunca encontrarán amor fuera, a menos que antes lo encuentren dentro de sí mismos.
En la vida logras lo que eres y eres lo que logras. Las relaciones no aportan amor, nosotros ponemos amor en la relación. Cuando somos cariñosos, una relación cariñosa surge inevitablemente.
¿Cómo puede nadie saber si la persona que ha conocido es su media naranja? La única manera es saber de antemano quién es su pareja ideal; y la única manera de hacerlo es pensar en los atributos que desea ver en esa persona: físicas, mentales y emocionales. ¿Será moreno? ¿Alto o bajo? ¿De qué color serán sus ojos?, o puede que las características físicas no tengan demasiada importancia para ti. Entonces, ¿qué tipo de aficiones o de trabajo tendría? ¿Debe tener ciertas creencias espirituales? ¿Y qué carácter le gustaría: extrovertido o introvertido? ¿Deberá ser inteligente?. Si no sabes con qué tipo de persona deseas pasar el resto de tu vida, ¿cómo vas a reconocerla cuando aparezca?
Debes hacer menomoria de tus antiguas relaciones del pasado ¿cómo eran? ¿Cómo se sentía? ¿Qué sucedió? ¿Algunas de ellas se han repetido con el tiempo?.
Tal vez te sentías atraída por personas con carencias emocionales y sus parejas reflejan una parte de ti que se siente necesitado de cariño y cuidado desde la niñez. Póngase en contacto con ese niño interno y aprenda a cuidarlo.
Puede que lleve saliendo con alguien varios meses y siempre quiere romper; empezar a salir con otras personas y cree que hay algo en usted que no funciona bien. En realidad, le resulta muy difícil apoyarse a sí mismo y ser sincero con otras personas. Pierde su individualidad cuando se relaciona con otra persona y, entonces, se siente agobiado y controlado. Debes aceptarse tal y como es, en vez de juzgar su conducta; puede empezar a descubrirse a sí mismo y tratar de afirmar su personalidad en el transcurso de sus relaciones, así no tendrá que huir de los demás.
Resulta difícil pensar que tengamos lo que deseamos. Pero para muchos de nosotros el miedo mayor es el amor y la intimidad. Esto ocurre porque se nos hirió en el pasado y sentimos que debemos hacer todo lo posible por evitar que vuelvan a herirnos. Solemos sentir que no somos dignos de amor y, por miedo al rechazo, hasta podemos crear una actitud de indiferencia que aleja a las personas, así no tenemos que correr el riesgo de ser rechazados.
Cuando nos sentimos solos y sin relaciones íntimas, nos convencemos de que el mundo es un lugar injusto. Estos sentimientos se volverán particularmente intensos cada vez que veamos a otras personas abrazándose, besándose y acompañándose. Cuando nuestro resentimiento o enfado crece, enviaremos mensajes negativos que alejan más aún a la gente. A veces, aunque no sea nuestra intención, la energía que creamos a nuestro alrededor dice: «¡No se acerquen!», aunque sintamos la necesidad de proximidad e intimidad.
Necesitamos confiar en el amor, no en el miedo. El perdón para nosotros y los demás es el primer paso para abandonar el miedo al rechazo y el miedo al amor y la intimidad..
Bueno, espero que este artículo te de una ayuda para que seas tu quien determine como van tus relaciones. Si necesitas tal vez una contestación más personal, házmelo saber y con gusto te ayudaré.
Cuidate Mucho. Pensamiento

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas