Mi hijo repite curso escolar por mi separación de su padre. Busco motivarle en sus estudios

Tengo un hijo de dieciséis años recién cumplidos que no se como ayudar. El pasado año, repitió el curso tercero de la ESO, el educador me dijo que había achacado el problema de mi separación.
El problema es doble, puesto que quiero que estudie y termine la ESO, en primer lugar, y el segundo, como debo motivarle, puesto que tengo miedo de que me amenace con querer irse con mi ex pareja, la cual le invita a ir a trabajar con el descargando camiones pesados. Mi consulta es que no se como enfocarlo, me dijeron que no puede repetir tercero más de una vez, y no se que salida darle en los estudios, hasta ahora lo había llevado todo bien, pero de repente, cayo en barrena. Por favor, echame una mano. Un cordial saludo. Makele
1

1 respuesta

Respuesta
1
La verdad es que sin conocerte y conocer al chico me parece una temeridad darte una opinión. Pero como profesor de secundaria te voy a dar mi opinión.
La edad de tu hijo es un grave inconveniente. A esa edad actualmente no se tiene perspectiva alguna, los chicos viven el día a día, con la seguridad de que nada les va a faltar y sin tener necesidad de desarrollar ningún esfuerzo especial de cara a labrarse un futuro. Contra eso es difícil luchar realmente.
A los padres y tutores les queda algunas otras "armas":
- Implicarse en los estudios del hijo. No quiere decir estudiar con él ni sentarse a ver como estudia. Significa mostrarse realmente interesado con sus labores diarias en el centro.
- Mostrar verdadera alegría y satisfacción con los pequeños logros, premiar los esfuerzos, y sobre todo apoyar en los pequeños fracasos.
- Mantener una fluida conversación con el chico, escucharlo todos los días con atención absoluta sobre sus vivencias, dejando todo lo que se esté haciendo. Intentar ganarse su confianza a través de escuchar más que adoctrinar, que él vea en ti una persona que escucha y que ayuda a solucionar sus problemas.
- Al mismo tiempo no coartar su independencia, su particular "juego a ser adulto". Simplemente ser vigilante.
- Interesarse en el centro por la marcha del chico y por los compañeros que tiene en el aula. Mostrar al tutor y, en caso necesario, al orientador su interés y su preocupación. Los profesores acogen con mucha alegría a un padre realmente interesado que es capaz de escuchar al tutor con atención y sacar conclusiones (realmente es así aunque la imagen pública del profesor pueda ser otra; te lo digo por mi experiencia y por la de otros muchos compañeros).
Todo parte por hablar cara a cara con tu hijo y preguntarle por lo que quiere hacer, por lo que piensa. A partir de ahí comienza la auténtica aventura. Pero siempre con una sonrisa.
Es muy fácil para mi escribir estas líneas y tremendamente difícil ponerlas en práctica. Pero confío en que lo logres. Merece la pena.
A tu disposición.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas