Leche de vaca (dudas)

Hola 2065243, gracias por tu tiempo,
Acabamos de encontrar una página web que habla de forma muy negativa sobre la leche de vaca y el queso en la alimentación, tanto de adultos como infantil, recomendando su eliminación de la dieta pasado el período ontogenético en que los músculos y nervios (además del Sist. Inmunitario) se forman y fortalecen. Dado que somos padres de dos niños de 4 y 7 años y que éste último consume mucha leche (ningún otro lácteo) nos hemos preocupado al leer este articulo y nos gustaría conocer la opinión de alguien experto como tú. La dirección de la página web del artículo es:
http://www.vidaenforma.com.ar/llacteos.htm
Gracias y un cordial saludo.
1

1 Respuesta

950 pts.
Buf!
He echado un vistazo a la página web que es origen de vuestra duda. Iba a contestarla punto por punto, pero creo que hay un exceso de verdades a medias y falsedades. Así que únicamente comentaré las que me parecen más graves.
Pero en primer lugar comentaré los problemas reales que podrían (solo como posibilidad) aparecer ligados a la leche. La leche de vaca contiene algunas proteínas que pueden desencadenar alegias alimentarias. Como la vaca es la principal fuente de leche en nuestra sociedad, se intenta retrasar su introducción en la dieta infantil hasta que el sistema inmunitario de los niños es más maduro y ya no da problemas de alergenicidad. Es por lo que los pediatras recomiendan fórmulas maternizadas, y algunos también leche de cabra como preferencia a la vaca. Algunos adultos son intolerantes a la lactosa. No pueden digerir el azúcar de la leche, que entonces fermenta en el intestino grueso provocando diarreas y flatulencias. Existen distintas soluciones para eliminar o predigerir la lactosa y así poder seguir consumiendo leche en adultos intolerantes. Pueden seguir tomándose quesos y yogures, ya que la lactosa ha sido metabolizada por los fermentos utilizados en la producción de estos alimentos. La leche cruda también supone un riesgo para la salud, como vía de transmisión de algunas enfermedades infecciosas. La leche que encontramos normalmente en los comercios ha sido pasteurizada (o esterilizada) y se ha eliminado este riesgo.
Para la mayoría de especies animales la leche es unicamente un alimento adecuado durante la infancia. Después se pierde la capacidad del sistema digestivo para metabolizar correctamente sus componentes. Esto es lo que le ocurre a los adultos que son intolerantes a la lactosa. Por cierto, que el destete en humanos ocurriría de forma "natural" hacia los 3-4 años.
Sigue...
" De ahí que su consumo genere una hueste de dificultades orgánicas tanto en niños como en adultos: deficiencia de hierro, litiasis renal, artritis, gastritis, estreñimiento, irritación intestinal, gases, colitis, infecciones locales, osteoporosis (existe un mazo de evidencias y demostraciones científicas al respecto), alergias, inmunodepresiones, etc." De todos estos problemas puedo comentar algunos de los más sorprendentes. La leche contiene muy poco hierro, por lo que no es una buena fuente de este mineral. Pero no interfiere en su absorción. Únicamente provocaría deficiencias si fuese la única fuente alimentaria (situación que no existe nunca). La litiasis renal, piedras en el riñón, son frecuentemente concrecciones de oxalato cálcico. Algunos han culpado al calcio del problema, pero el que resulta limitante y desencadenante es el oxalato, por un exceso en la dieta o por problemas metabólicos intrinsicos de algunas personas. La irritación intestinal y gases aparecen en personas con intolerancia a la lactosa, cuando toman este azúcar. No conozco NINGÚN estudio en que se relacione la osteoporosis con el consumo de alimentos lácteos, y si muchos en que se recomienda su consumo para paliar el problema de perdida de masa ósea.
Sobre la disponibilidad del calcio que tomamos en la dieta existe un interesante debate, alentado por el creciente mercado de productos "enriquecidos". Para simplificar diré que un exceso de fósforo disminuye la absorción de calcio, ya que ambos minerales deben ser excretados en igual cantidad. Los lácteos son una muy buena fuente de calcio, ya que contienen una importante cantidad de este mineral, junto con vitamina DE (especialmente en productos no descremados) que ayuda a su asimilación. Y el calcio se absorbe en forma de ión, y es de igual tamaño aquí y en la Luna: "El calcio de la leche de vaca es tan pesado, molecularmente hablando, que dificulta su integración al sistema óseo humano".
"El queso adiciona a lo ya descrito arriba el inconveniente de que produce aldehídos y alcoholes en el colon, estimulando con ello la proliferación de bacterias a través del organismo". Pero, ¿no es esto lo que pretendemos cuando consumimos productos probióticos?
"Además, el queso es un producto ya descompuesto y putrefacto por naturaleza". Esta afirmación se acostumbra a explicar a modo de chiste. La leche es producida por unas glándulas análogas a las sudoríparas, y para la producción de queso se utiliza este exudado dejando que se "altere"(=los fermentos del queso proliferan y lo acidifican) por acción de unas bacterias, consumiéndose cuando llega a un grado adecuado de "putrefacción"(=digestión de las proteínas y grasas en el producto). Bueno, únicamente es una forma desagradable de explicar el proceso de producción del queso.
Fijaos que en la misma página aparece el decálogo que promueve abandonar el consumo de productos lácteos como apócrifo. Aparece un supuesto Dr. Baret, pero no se reconoce su autoría sobre el contenido de la página.
Es uno de los problemas de Internet. La validez de los contenidos no está garantizada. Depende de los usuarios conceder credibilidad a las afirmaciones que pueden leerse, en función del prestigio de la página, de si el autor es conocido, de la extravagancia de las ideas expuestas... Espero recibir más credibilidad que la página http://www.vidaenforma.com.ar/llacteos.htm
Jordi Saldo
Muchas gracias Jordi. Nos has ayudado mucho con el tema de la leche. Ya decía yo que el Dr. Baret ese no merecía mucha credibilidad, pero cuando tu hijo está a todas horas pidiendo leche, ya sabes, mejor preguntar por si las moscas. Ah y esperemos que al final la leche de vaca no nos vuelva locos como sus productoras.
Un saludo muy cordial.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas