Los sacerdotes son todos abusadores?

Con 6 años fui abusado y violado por un cura, ¿por qué la iglesia siempre oculta todo?

1

1 Respuesta

70.875 pts. Acepto el reto de responder cualquier pregunta,...

Antes que nada, quiero pedirte perdón en nombre de TODA la Iglesia, por el pecado de este mal hombre (sacerdote) pues tanto a los ojos de Dios, de la iglesia, y de los hombres es una abominación abusar de un niño. Créeme que lo siento mucho, y me apena muchísimo que también dentro de la Iglesia se hayan dado estos abusos. Perdón hermano, eso nunca debió haber sucedido. Lo siento mucho.

Y en ese sentido, puedo comprender tu odio o resentimiento contra los sacerdotes o contra la Iglesia, no es para menos; pero permíteme por favor una aclaración.

No es prudente, es un error generalizar, pues No todos los sacerdotes, son malos, ni mucho menos todos son abusadores.

Es cierto que hay hombres malos (como en todas partes, incluyendo las religiones), pero también hay hombres buenos…, e incluso hasta santos anónimos (con perfil bajo) para un cura malo, los hay 11 buenos…en fin.

Le voy a compartir brevemente (quizás lo que muchos no conocen) sobre cómo actúa la Iglesia frente a una acusación contra un sacerdote.

Primero, cuando el obispo recibe la noticia de que se ha cometido un abuso tiene la obligación, una obligación seria, de intervenir”.

En primer lugar, el obispo debe intervenir a nivel judicial, alertando a las autoridades civiles, y también a nivel pastoral en un proceso que varía según cada país.

En lo que compete a la Iglesia (a nivel pastoral) los obispos desde el principio deben dirigir su atención inmediata a las víctimas “para acogerlos y ayudarles a entender que no estamos en contra de ellos y buscamos la verdad”.

Una vez comenzada la investigación, el obispo puede, pero sin estar obligado, aplicar una “medida cautelar”, que es un tipo de medida disciplinaria que se ejecuta para evitar que “el proceso sea contaminado”.

Por ejemplo un sacerdote, podría tratar de presionar a una víctima para que se retracte en su declaración, por lo que el obispo puede decidir “distanciar” al sacerdote del proceso… y eso a veces se entiende como que se esconde o apaña al sacerdote acusado.

Esta opción también podría hacerse en situaciones donde existe el riesgo de un escándalo grave. Luego se sigue una investigación canónica y el proceso en sí mismo que concluye con la declaración de inocencia o culpabilidad del acusado.

Cuando el sacerdote es declarado culpable, el obispo debe hacer cumplir la sentencia que se le impone, e incluso puede ser quien haga cumplir el decreto de dimisión del estado clerical que tiene la autoridad de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el departamento del Vaticano que se encarga de estos casos.

La Iglesia también actúa, en los casos en los que el obispo trata de manera negligente ante las acusaciones de abusos sexuales. En algunos casos la negligencia, por su gravedad, puede llevar a la destitución del Obispo.

En el caso de la expulsión por negligencia, el obispo debe renunciar porque “no actuó como debería”, así actúa la Iglesia en estos casos.

Le voy a dar algunos ejemplos de negligencia (que llevan a destitución) son :

La reubicación de los sacerdotes acusados de abusos, en vez de iniciar el proceso de forma inmediata, no tomar medidas cautelares contra un sacerdote acusado de abuso; o no percatarse de otros abusos cometidos anteriormente y/o no seguir el protocolo requerido por las disposiciones eclesiales.

Por otra parte, la Iglesia ofrece ayuda a las víctimas y hacer justicia es siempre la prioridad máxima de la Iglesia (cuando se trata de abusos verdaderos cometidos por clérigos) pero la Iglesia también muestra su preocupación por el pecador.

Pero a veces la Iglesia decide en ocasiones un castigo distinto a la dimisión del estado clerical y en su lugar condena al acusado…, por ejemplo, a una vida aislada dedicada a la oración y la penitencia. Nos encontramos en situaciones en que si estas personas son arrojadas a la calle, estoy soltando por decirlo de una manera, a un posible asesino en serie”, haciendo referencia a aquellos individuos que son pedófilos.

Otra cosa que puedo comentarle (que debe de conocer) cuando un sacerdote es declarado culpable de abusos sexuales, la pena máxima que puede recibir en el ámbito eclesial es la expulsión del estado clerical.

En la práctica, esto significa que se le prohíbe de modo permanente el ejercicio de los derechos propios del estado clerical como celebrar Misa, oír confesiones y administrar los demás sacramentos. También queda exento de sus obligaciones como el rezo de la Liturgia de las Horas y la obediencia al obispo.

¿En qué consiste una vida de oración y penitencia?

Los sacerdotes ancianos declarados culpables de abusos sexuales son los que generalmente se encuentran en esta situación, mientras que los más jóvenes con algún tipo significativo de trastorno mental son usualmente enviados a comunidades terapéuticas.

En lo práctico, la vida de oración y penitencia se refiere al hecho que “la persona está aislada, a veces más, a veces menos” y generalmente “no tiene acceso directo al teléfono o al televisor, y debe dedicarse a leer, rezar y caminar dentro de la casa”.

En algunos casos se le prohíbe salir de la casa, a la que ha sido confinado, sin permiso, bajo pena de incurrir en más sanciones. A veces pueden celebrar la Misa con otras personas, pero “siempre con la prohibición muy clara de que 'no puedes salir de aquí sin autorización'”.

Si un sacerdote que recibe esta sentencia no quiere obedecer, la Iglesia “puede imponerle la destitución total” del estado clerical.

La Iglesia “no es una prisión”, “no tiene un sistema penitenciario como un estado, pero alguien debe vigilar a aquellos que han sido removidos del ministerio”.

Esto implica “un deber muy pesado para la Iglesia, porque ¿quién es el que supervisa? ¿Quién es responsable de él? No es tan fácil, implica muchas obligaciones”, pero en fin, tenemos que hacerlo.

Por otro lado, muchos sacerdotes que son llevados a este tipo de vida son personas que “quieren dejarse ayudar y reconocen que esta pena es una tabla de salvación para ellos”.

En cuanto a los laicos, existe un proceso canónico diferente respecto a los sacerdotes.

Los clérigos que cometen abusos sexuales son acusados bajo un canon (1395 §2) que criminaliza los delitos contra el sexto mandamiento que son cometidos por fuerza o amenazas, o públicamente, o con un menor de 16 años.

En cambio, en el caso de los laicos, la Iglesia aplica un canon (1399) que cubre la situación en la que el criminal “va en contra de una ley divina o eclesiástica con daño o peligro de escándalo grave”.

También deben considerarse los casos de víctimas con discapacidad mental, así como muchas otras formas de abuso “que deben considerarse crímenes”.

La clave es imponer el castigo justo a cada sacerdote culpable de abusos según su situación particular, advirtiendo sobre la tentación de utilizar inmediatamente la pena máxima, la dimisión del estado clerical, en todos los casos.

Es un hecho, que todos los estados que han intentado endurecer las penas para prevenir nuevos crímenes “no lo han logrado”. Pues esto de la pedofilia es un problema social, que sucede en todas partes, y no algo que solo ha pasado en la Iglesia.

Lo único que realmente hace que los crímenes disminuyan son medidas preventivas y “la conciencia de las personas, la intervención de las personas”, específicamente a través de la educación.

"Si todas las personas dentro de la Iglesia trabajaran para que exista un ambiente sano, no de sospecha, sino sano y prudente”, estos actos delictivos disminuirían.

Finalmente y con esto termino, quiero dejar bien en claro - La Iglesia es el único organismo internacional que está actuando con eficacia contra la pederastia.

La Santa Sede estaba legalmente apta y moralmente preparada" para manejar estos “extremos y vergonzoso crímenes” gracias a un "rigor jurídico que la Iglesia ha estado manteniendo contra la pederastia durante 20 años, desde que los abusos salieron por primera vez a la luz".

Es de Elogiar, las normas puestas en marcha por San Juan Pablo II y subrayó que la línea de tolerancia cero contra los abusos sexuales clericales se llevó adelante por Benedicto XVI, aunque "no todo el mundo se acuerda de esto".

"La decisión del Papa Francisco debe ser justamente valorada, pero hay que destacar que es la consecuencia lógica y coherente" de un modus operandi que se remonta a la época de sus dos predecesores inmediatos.

Repito y Afirmo: La Iglesia es el único organismo comunitario e institucional, " que está "actuando con eficacia" para erradicar la pederastia", tanto en términos de derecho canónico y penales", así como "en términos culturales".

El ex portavoz del Vaticano advirtió que "el marco dado por los datos sobre pederastia no es alentador".

Por ejemplo, Navarro-Valls destacó que el “Boletín del FBI para el cumplimiento de la Ley” indicó que el abuso sexual de menores de edad es uno de los delitos menos denunciados, sólo entre el uno y el 10 por ciento de los casos se sacan a la luz; y mencionó los datos entregados por CNN que señalan que el cinco por ciento de la población media fue acosada sexualmente durante su infancia.

Navarro-Valls también puso hincapié en que "según Diana Russell, el 90 por ciento de los abusos sexuales se cometen dentro de la familia y se ocultan por una conspiración de silencio", y que "de acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, en casi la mitad de los casos de abuso sexual a menores de edad, el niño o niña fue hijo, hija o pariente cercano del abusador".

El problema de la pedofilia, lleva a preguntarnos "quién realmente enfrenta este abuso y con qué herramientas culturales, legales y penales es posible determinar y sancionar a los responsables".

Por ello le decía que la pedofilia es un problema social, es injusto achacárselo a la Iglesia, pero es irónico y hasta paradójico, se le acusa a la Iglesia, pero es justamente "la Iglesia es el único organismo comunitario e institucional que está actuando con eficacia para erradicar la pederastia".

Si es verdad lo que usted dice, y no lo ha hecho antes, usted puede exponer y denunciar su caso, ante el obispo del lugar.

ASJ.

donde lo denuncio si ya me arruino la vida?

ir al Arzobispado...

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas