Recuperar dinero invertido en un negocio

Mi pareja, este pasado mes de septiembre, puso dinero junto con otros tres socios para abrir un pub. Todo lo dejaron acordado a través de un acuerdo a título particular, no llegaron a montar una sociedad. Pasado algo más de un mes, el resto de socios no está actuando de buena fe, y está dejando de cumplir con todo lo acordado: cajas que no cuadran, dinero que desaparece, compra de mercancía sin previo acuerdo, obligaciones que no cumplen... Mi pareja quiere dejar su puesto como socio del negocio, y quisiera saber si existe alguna posibilidad de que pueda recuperar, si no todo, al menos una parte de su inversión. Vivimos en España, en la provincia de Cádiz.

1

1 Respuesta

22.850 pts. Claridad, cercanía y especializacion

El Capital social, son las aportaciones que realizan los socios para la constitución de la sociedad, estas pueden ser tanto en dinero como en especie, en este ultimo caso se tiene que hacer una valoración que acepten los otros socios y que sea razonable.

En pocas palabras el capital social es el dinero que ponen los socios en la empresa. ¿Pero cuánto hay que poner? La repuesta es muy sencilla en teoría, pero muy difí­cil en la práctica. Hay que poner lo justo, ni mucho ni poco. Para poder comprender el significado de esta repuesta primero hay que saber para que sirve el capital social.

Como he dicho, el capital social, es el dinero que ponen los socios en la empresa, y que tiene que ser suficiente para llevar a cabo el plan de negocio. Del plan de negocio deben de derivarse unas necesidades de dinero, tanto para inversión, circulante, gastos corrientes, hasta que la actividad empresarial genere suficientes ventas y sobre todo cobros.

Estas necesidades iniciales de dinero se tienen que financiar de alguna forma, y la principal de ellas es con dinero de la propia sociedad, lo que se llama fondos propios, que en el nacimiento de la sociedad es el capital social.

También se puede recurrir para financiar estas necesidades iniciales de dinero a fondos ajenos, es decir, préstamos, pero en muchos casos, y para empresas recién constituidas es difícil de conseguir al menos de una entidad de crédito.

Estos mismos préstamos los pueden conceder los mismos socios. ¿Pero entonces que diferencia hay con el capital social que también lo aportan los socios?, Pues si la aportación de fondos a la sociedad se realiza en forma de préstamo este se puede recuperar en el momento en que la sociedad tenga capacidad para ello. El capital social NUNCA se puede devolver a los socios, (a no ser que se haga una reducción de capital social o una disolución de la empresa). En más de una ocasión he visto sociedades que se han constituido con un capital social determinado y a los pocos días el dueño se ha llevado el dinero, sin ningún tipo de justificación, y en caso de que resulte perjudicado algún acreedor de la sociedad, pueden existir responsabilidades de los socios.

Entonces la cuestión es si interesa más aportar los recursos a la empresa en forma de capital social o en forma de préstamo. Lógicamente esto dependerá de las circunstancias. La primera es el capital social mínimo, que en las SL son 3.000 €‚ y en las SA son 60.000 €‚ (aunque desembolsado inicialmente puede ser solo un 25%). Superados estos importes, dependerá de las expectativas, y dejaremos como capital social los recursos necesarios, que consideremos que serán estables en el tiempo, y como préstamos esas necesidades de recursos que entendemos que se superarán en poco tiempo, con los beneficios generados con la sociedad.

El capital social, junto al resto de fondos propios, son una medida de la solvencia de la sociedad, por lo tanto cuanto más elevados son estos, se considera que la sociedad es más solvente, y por lo tanto tendrá mayor capacidad para soportar problemas, que siempre en el devenir de la empresa suceden con el tiempo. En muchas ocasiones se constituyen empresas con el capital social mínimo, y al primer problema, de disminución de ventas, o pequeñas perdidas colocan a la sociedad en una situación legal de quiebra.

Por otro lado un exceso de fondos propios, suponen también una menor rentabilidad en términos de ratio, es decir, cuanto dinero gano por Euro invertido.

Por lo tanto la decisión sobre el capital social, como he dicho antes, es fácil en teoría, pero en la práctica existe multitud de factores, que determinan el nivel optimo, y que dependerán así­ mismo de su evolución en el tiempo.

Para acabar simplemente añadir, que los socios solo responden de las deudas de la sociedad con el capital social aportado, por lo que en caso de liquidación de la sociedad, por cualquier causa, son los últimos en cobrar, y puede ocurrir que no quede nada. Pero la gran ventaja es que no responderán con su patrimonio personal de las deudas de la sociedad, precisamente por eso se llaman sociedades de responsabilidad limitada.

No obstante, yo también resido en Cádiz. Si lo deseas, te dejo mi correo, [email protected] Escríbeme e intentamos vernos y así podemos ver el problema y resolver las dudas "in situ".

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas