Traductore e traidore en (Isaias 34:14)

He estado revisando y comparando el Texto de Isaías 34:14, e las versiones que a continuación detallo:
14 et occurrent daemonia onocentauris et pilosus clamabit alter ad alterum ibi cubavit lamia et invenit sibi requiem[1]
14 Los gatos monteses harán compañía a los chacales,
Las cabras se llamarán unas a otras.
Allí habitará el fantasma que espanta de noche,
Y encontrará sitio para descansar.[2]
Wild animals will roam there, and demons will call to each other. The night monster will come there looking for a place to rest.[3]
14 Las fieras del desierto se encontrarán con las hienas,
el macho cabrío llamará a los de su especie;
Sí, el monstruo nocturno se establecerá allí,
Y encontrará para sí lugar de reposo.[4]
14 Y las bestias monteses se encontrarán con los gatos cervales, y el peludo gritará a su compañero: la lamia también tendrá allí asiento, y hallará para sí reposo.[5]
14Las fieras del desierto se encontrarán con las hienas, y la cabra salvaje gritará a su compañero; la lechuza también tendrá allí morada, y hallará para sí reposo.[6]
14 Las fieras del desierto se encontrarán con las hienas,
y la cabra salvaje llamará a su compañero;
La lechuza también tendrá allí refugio
Y hallará para sí reposo.[7]
14 kai; sunanthvsousin daimovnia ojnokentauvroi" kai; bohvsousin e{tero" pro;" to;n e{teron, ejkei` ajnapauvsontai ojnokevntauroi, eu|ron ga;r auJtoi`" ajnavpausin. [8]
Todos los textos anteriores traducen el termino LILIH de manera diferente, solo he encontrado una version que la traduce fielmente y de acuerdo al texto de la Stuggartensia, y el la Biblia, EL LIBRO DEL PUEBLO DE DIOS por armando Levoratti.
tyliyli
[lilit] Fantasma nocturno.
[9]
De acuerdo con varios textos y tradiciones Lilith aparece primero en la antigua Sumeria en la leyenda épica de Gilgamesh. La Biblia (Isaías 34:14) la asocia con demonios del desierto.
Es en la Roma medieval en un escrito satírico (el alfabeto de Ben Sira) que le es dado el titulo de primera esposa de Adán por no complacer (sexualmente) a Adán es echada del paraíso y reemplazada por la más servicial Eva. Lilith entonces toma su nueva faceta de raptora de bebes y madre de los demonios.
Existen varias referencias sobre Lilith. Estas son: la serpiente que tentó a Adán, pareja de Samael (Satanás), concubina de Adán cuyo resultado son legiones de demonios.
Mis preguntas son:
¿Los traductores evitan intencionalmente traducir el termino LILIH con la definición antes mencionada, u existe otra razón para ello?
¿Están ocultando algo los traductores?
¿Qué repercusión teológica provocaría admitir la historia de Lilih como verídica, según las interpretación de la Midrash?
¿Tenían los Padres de la Iglesia conocimiento de estas Historia?
¿Qué interpretación dar al estudiar exegéticamente este Texto?.
Agradezco la ayuda que puedan ofrecerme,
Fraternalmente en Cristo
Themelios
PD: Caracteres en griego y hebreo no legibles
--------------------------------------------------------------------------------
[1]Fischer, Bonifatio, et al, Editors, Deutsche Bibelgesellschaft Stuttgart, (1969: ) Reina Valera Revisada (1960).
[2]Dios Habla Hoy - La Biblia de Estudio, (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.
[3]Good News Bible: Today?s English Version, American Bible Society, (1992: New York, NY) Biblia Hebraica Stuttgartensia.
[4]La Biblia de las Américas, (La Habrá, California 90631: The Lockman Foundation) 1986, 1995, 1997.
[5]Sociedades Bíblicas Unidas, Reina Valera 1909, (Impreso en Corea: Sociedades Bíblicas Unidas) c1999.
[6]Reina Valera Revisada (1960), (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.
[7]¿Reina-Valera 1995? Edición de Estudio, (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.
[8]Septuaginta, (Deutsche Bibelgesellschaft Stuttgart) 1979.
[9]Ortiz V., Pedro, Léxico Hebreo-Español y Arameo-Español, (Santa Engracia, Madrid: Sociedad Bíblica) 2000.

1 Respuesta

Respuesta
1
Ups! Perdón por el retraso, ya preparo y contesto a tu pregunta. ¿Ok?.
Disculpa por la tardanza.
Bien a lo nuestro:
No creo en absoluto que los redactores al no traducir literalmente «Lilit» tengan la intención oscura de pretender ocultar algo. Sobre todo porque nada sobre esta cuestión merece ser ocultado. Más bien creo que se trata de cuestión técnicas del manejo de textos.
Primero hay que aclarar lo evidente: Lilith es un recurso literario para representar, a través de este demonio mitológico, una actitud moral o una situación de destrucción o castigo.
El midrash Otzar hamidrashim 34:4 a hecho más famosa a Lilith, por que en este escrito rabínico se cuenta que Lilith fue la primera criatura femenina humana creada junto a Adam, pero que no lograban congeniar. Disputaban (en general, sexualmente) en procura del poder.
En este midrash, la mitología y la cultura babilónica impregna muy fuerte estos relatos, que no tienen base en el texto del Tanaj, ni en otras fuentes de la Torá Oral. Por lo que es menester el que las debemos considerar en su faceta alegórica, no de relato de hechos tal como acontecieron.
Para que se entienda de manera más clara, sería algo equivalente a cuando se menciona en el psicoanálisis al complejo de Edipo. Se emplea al personaje de Edipo, y su historia personal, como un MODELO para comprender lo que acontece en la psiquis de ciertas personas, y en el desarrollo de los infantes. De manera similar, pues, los rabinos utilizaron un personaje mítico como MODELO de un estado pecaminoso o de un estado de ruina, decadencia a consecuencia de un castigo divino; tal como observa en el texto de Isaías.
Ahora la pregunta ¿existe un motivo por el que no se traduce tal cual está en la lengua original? Yo creo que varios son los motivos, y para ello hay que recorrer las razones que lleva a algunos traductores a no copiar fielmente un texto, aclarando previamente las condiciones que deben tener las Biblias para ser consideradas como buenas traducciones.
Técnicamente, con tal que cumplan tres requisitos, es muy difícil que no sean buenas. Los tres requisitos básicos son, a mi modo de ver:
-Que provengan de las lenguas originales
-Que no sean perifrásticas
-Que sean traducciones de toda la Biblia
Entonces, empecemos a analizar cada punto:
1- Que provengan de las lenguas originales
Hoy es casi imposible que alguna traducción bíblica no provenga de ellas, pero de todos modos no está de más mirar al inicio si dice explícitamente que es traducción de las lenguas originales (hebreo, griego y arameo). Porque puede ocurrir en las biblias que no son «de marca», que provengan de una traducción a otra lengua moderna (por ejemplo, yo tengo dudas sobre algunas de ellas, de si no vienen del francés).
Dentro de las traducciones no tan actuales, hay algunas que, lamentablemente para el criterio actual, fueron hechas sobre la latina, pero que siguen siendo recomendables por algunos otros motivos.
2- Que no sean perifrásticas
Le doy especial importancia a este criterio. Pero no es fácil establecer cuándo una versión es perifrástica y cuándo no lo es, porque a veces el traductor sigue criterios poéticos y entonces no puede considerarse perifrástica, pero si bastante libre por momentos...
Considero «versión perifrástica» a aquella que suplanta el texto por «racionalizaciones» que pretenden «hacer coherente» (o «digerible», generalmente desde el punto de vista moral) el texto, lo que se da, sobre todo, en el AT.
Hay un ejemplo muy claro utilizada en una Biblia «para chicos» donde leí:
"La serpiente era el más astuto de los animales del campo, y dijo a la mujer:..." Gn 3:
El texto dice en realidad: «La serpiente era el más astuto de los animales del campo QUE YHVH DIOS HABÍA HECHO, y dijo a la mujer:...»
Nadie diría que el traductor quería ocultar ese fragmento del Génesis por un motivo oculto. Es fácil ver que al omitir la cláusula que destaqué, el traductor pretende hace más fácil el paso entre la serpiente-animal de 3,1 y la serpiente-demonio de 3,15.
Otras son perifrásticas más por descuido que por intención, como lamentable es característico en la muy difundida Biblia en su versión: «Libro del Pueblo de Dios». Esas son las peores, porque es impredecible cuándo el traductor va a incrustar sus garras en el texto.
Hay una versión, la de Schökel-Mateos, que si bien se toma muchísimas libertades, no debiera considerarse perifrástica, porque respeta muy puntillosamente los efectos de sentido del texto, aunque trasladándolos a otros, que le suenen más al «peregrino» al que están dirigidos. Me gusta mucho, aunque creo que va a quedar antigua en pocas décadas, porque las ediciones son ediciones, mientras que los peregrinos van cambiando de mentalidad. De todos modos, en la serie de Biblias que uno puede leer hoy con gusto, ésta figura a la cabeza.
Los de Biblia de Jerusalén 3ª edición quisieron hacer lo mismo, pero se olvidaron que hay que ser primero poetas y luego técnicos para que lo que hicieron Schökel y Mateos salga bien, así que produjeron una traducción de muy inferior calidad (realmente infiel al texto en muchos momentos) que la que venían editando como «2ª» que es la que yo tengo, aunque hay que destacar que al menos modernizaron las notas. Lo ideal, en esa Biblia, sería el texto de la segunda edición con las notas de la tercera.
La Nácar-Colunga y la de Martín Nieto son buenas técnicamente, aunque carecen de vuelo poético, que es imprescindible si se quiere una traducción que sea mejor que sólo «técnicamente». No sé en qué andan hoy las notas de Nácar-Colunga: eran buenas, pero habían quedado muy antiguas, sobre todo en cuanto a mezclar todo el tiempo cuestiones técnicas con significados «espirituales». La de Martín Nieto viene con escasísimas notas, así que es difícil evaluar.
3- Que sean traducciones de toda la Biblia
Esto parece una tontería, pero creo que si uno quiere leer la Biblia, no debería aceptar «nuevos testamentos», «libros de la Nueva Alianza», «momentos estelares de la Revelación» ni paparruchadas por el estilo: la Biblia es un ladrillo indigerible, y uno tiene que darse la cabeza contra esa pared. Todo lo que la suavice, la haga legible, moderna, acomodada, sencilla, etc. ES A COSTA de la Biblia.
Lo fundamental es que la Biblia es una unidad que consta de 73 subpartes que llamamos "libros", y no son todos agradables, ni todos sencillos, ni todos tienen un valor inmediatamente captable. Si a una fuga de Bach le sacas una parte porque total ya la repitió, te quedarás con una melodía sencilla y comprensible, pero no tendrás ya la fuga de Bach.
Con la Biblia pasa algo semejante. La Biblia «Latinoamericana» (al menos hasta hace unos años), ponía algunos libros en tipografía absolutamente ilegible (realmente había que leerlos con lupa), como los libros de las «Crónicas», porque total su material estaba todo en los libros de los Reyes, y cosas por el estilo.
Algunas Biblias quieren ser tan ecuménicas, que separan los siete libros que llamamos «Deuterocanónicos» (los que el protestantismo no acepta) y los ponen al final, como si fueran un suplemento, por lo que vienen a quedar como un aerolito que mejor no leerlo.
Puse intencionadamente el ejemplo de la fuga de Bach: porque la Biblia debería ser abordada como una música y no como un texto; es más, estoy convencido que tiene una estructura musical, y para comprenderla hay que dejarse llevar por el fluir de las narraciones, y no por su mensaje, ni por su teología, ni por su significado inmediato.
Un lindo ejemplo de esto es el fragmento de Jueces 19,1-10, allí se ve claro que muchas cuestiones que están en la Biblia lo están por el sólo motivo de dilatar la narración, de generar un «suspense» (como en una fuga), y que por lo tanto llevan una manera de leer que le es propia. El traductor que crea que su tarea es hacer comprensible la Biblia, obviamente traducirá estas partes siguiendo un criterio ajeno al de los textos.
Una manera de evaluar, al menos aproximadamente una traducción es leer de corrido los tres primeros capítulos de la Biblia. Si el traductor no coloca sus garras, ni acomoda, ni racionaliza demasiado allí, ni le quita el nombre a Dios (YHVH, sea como sea que se lo vocalice), es de esperar que el resto de la Biblia esté bien traducida. Porque esos textos son dificilísimos, y tientan a «simplificarlos».
Se puede usar como versión base de la comparación la de Biblia de Jerusalén segunda edición (anterior al 99), que no es muy poética, pero intenta ser ultra-literal (no lo logra en algunos momentos, pero es lo mejorcito entre lo literal). Aunque por supuesto, es mejor extender la comparación a los 11 primeros capítulos, además de el criterio de integridad del texto, desde luego.
Bueno, se me hizo extenso la respuesta, tan, pero tan largo, que ya no sé si te respondí todo lo que preguntaste.
Un abrazo.
Existe otra posición, (además de la que yo en primera instancia propuse), de los expertos en Sagradas Escrituras:
Esta posición indica que:
No se puede llegar a una completa certeza sobre el significado de lilith.
Primero: ¿Por qué la asociación midráshica es? Obviamente - posterior, y no sirve para saber si Isaías pensó o no en ese ser mitológico-mágico, y si no más bien la elaboración midráshica no surgió precisamente ante la perplejidad de los rabinos para explicar qué es «lilit» .
Segundo: Ni siquiera es posible saber si Isaías está aludiendo a un ser personal (lo que en la traducción de algunas Biblias queda indicado al escribirlo en mayúscula inicial), o si es el nombre popular de algún animal, y por lo tanto un sustantivo común, ya que en los manuscritos antiguos no hay diferenciación de mayúsculas-minúsculas.
Tercero: Toda traducción de un hapaxlegómenon (hápax: «una vez» / legómenon: «dicho») es aproximada y conjetural, aun cuando los paralelos - babilónicos, por ejemplo - puedan ser de mucha ayuda.
Lo que es claro es que, se trata de «algo» (animal o ser personal) tchónico y nocturno. Lo que es deseable es que la traducción haga alusión a eso, que se cumple bien tanto con «lilit» (evocando una figura mítica) como con «lechuza».
Para evitar que se acumulen respuestas sin valorar, le aviso que en una semana, esta consulta será eliminada en la sección de ACTIVAS.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas