Hábitos alimenticios

Hola, buenas.
A ver, la verdad es que me cuesta un poco hablar de todo esto, pero voy a intentar contarte todo para que me entiendas.
Primero de todo me presento, soy un chico de 20 años, y tengo un problema desde toda la vida prácticamente.
El problema está relacionado con la comida, y es básicamente que me
cuesta mucho comer bien, ya que me gustan muy poquitas cosas.
Desde pequeño digamos que... No se, me han dejado cierta libertad
a la hora de comer, comiendo solo lo que me gustaba, y esto se ha
convertido en un problema.
Para ponerte un ejemplo, jamás he comido pollo, o un filete de
carne o pescado. Ahora desde hace 2 o 3 años, intento solucionar este
problema, puesto que me he dado cuenta que supone un handycap para mi
vida en general ( salir de cena con los amigos, ir a una comunión, ir
de viaje, una reunión de trabajo... ) pero no lo consigo. Por mucho
que intente probar cosas nuevas... No lo consigo, o directamente no me
llama la atención, o me meto un pedazo en la boca i lo escupo al
instante porque no me gusta. El problema, no es que no me guste...
Supongo que todo el mundo tiene sabores que odia, que no puede comer o
lo que sea... El problema es que no consigo probar las cosas... Y la
verdad no se que hacer...
Mi pregunta, básicamente, no es que me des la solución mágica
para este "problema" pero si que intentaras orientarme un poquito, para
saber si es un problema común, si hay más gente como yo... Y muy
importante, si hay alguien que pueda ayudarme a superar todo esto...
No se si yendo a un psicólogo podría conseguir algo o que, la verdad
estoy un poco perdido.
Bueno, pues nada más, disculpa por el tocho y si puedes echarme un cable, te estaré enormemente agradecido.
Un saludo, Daniel
2

2 Respuestas

39.150 pts. Licenciada en Psicología


No conozco ningún caso exactamente igual al tuyo, pero si que conozco bastantes parecidos. Además, como tu bien dices, en mayor o menor medida la mayor parte de las personas tenemos nuestras "manías" con la comida (desde las típicas personas cuya dieta se compone básicamente de carne, hasta aquellas que por sistema se niegan a probar la fruta y las verduras).
Aunque yo no sea la persona más indicada para decírtelo ya que no soy nutricionista, creo que tu problema, como seguramente sabes, no es solo el que te suponga un handicap para tu vida social, sino que además estás negandole a tu cuerpo nutrientes que son necesarios para una vida sana.


A la hora de intentar modificar tu conducta alimentaria se me ocurre un pequeño truco que puedes intentar, se trata básicamente de que aprendas a comer como cuando eras un bebe. Cuando a los bebes se les empieza a quitar la leche materna se les va presentando los nuevos sabores poco a poco para que los vayan aceptando.
En tu caso la manera de hacerlo sería introducir pequeñas porciones de uno de esos alimentos que te niegas a probar dentro de un plato de comida que si conozcas y te guste. P.e.: Si te gustan los guisantes y el alimento a probar es el jamón, puedes partir un poquito de jamón en trozos muy pequeños y mezclarlo con los guisantes, eso mismo lo puedes hacer con salchichas, un trocito de filete, etc... El pescado combina muy bien con ensaladas, así que en este caso te puedes preparar una buena ensalada y añadir una pequeña cantidad de pescado troceado en fragmentos pequeños. El pollo combina muy bien con verduras. Puedes prepararte una menestra y añadir igualmente una pequeña cantidad de pollo troceado también en fragmentos muy pequeños.
Es conveniente que lo intentes varias veces hasta decidir definitivamente si te gusta o no un determinado alimento (p.e.: el pollo). Y en cualquier caso hay muchas variedades de pescados y carnes, así que puedes ir probando con los diferentes tipos que existen hasta que encuentres al menos alguno que te guste.


Si ves que con este pequeño truco no consigues ningún avance te recomiendo que solicites ayuda profesional porque puede ser que detrás de tu problema se esconda otro.
A veces el cuerpo es sabio y rechaza aquellas cosas que no le sientan bien (p.e.: Hay personas que rechazan los melocotones, no los pueden ni quieren tocar y es porque son frutas que les producen alergia aunque ellas no lo sepan), pero si este no es tu caso te recomiendo que acudas a un psicólogo ya que este rechazo a tomar un gran número de alimentos puede ser una manifestación de un problema psicológico.


En cualquier caso, creo que el paso más importante ya lo has dado y es el hecho de que te has dado cuenta del problema y lo demás, si pones de tu parte, será lo más fácil.


Ánimo y sigue esforzándote en corregirlo.


Un saludo
Muchas gracias por tu rápida respuesta.
Solo una pequeña pregunta, cuando dices que detrás de todo esto puede haber una manifestación a un problema psicológico, ¿a qué te refieres?


Me refiero a que a veces ciertas conductas "especiales" responden a un trastorno psicológico. El tipo de trastorno que sea no lo puedo determinar, eso se vería, en caso de que realmente fuera tu problema, en terapia, después de analizar en profundidad tu caso.


Te pongo un ejemplo para que lo entiendas mejor: Hay personas que tienen un trastorno llamado obsesivo-compulsivo. Cuando se padece este trastorno el individuo experimenta unos niveles muy altos de ansiedad que tiende a eliminar mediante "rituales", p.e. lavarse constantemente las manos. Digamos que para el que desarrolla ese "ritual" de lavarse las manos, este acto tiene un efecto calmante, como el chupete para un bebé.


Si tu llegas a conocer a alguien con ese problema que haya desarrollado ese "ritual", aparentemente no verás nada raro en él salvo el hecho llamativo de que está constantemente lavándose las manos lo cuál podrías atribuir a un exceso de higiene, pero realmente, detrás de esa conducta "inofensiva" se esconde un problema psicológico que dificulta llevar una vida normal a esa persona.


Por supuesto este trastorno no se limita a lo que te he contado, ni es tan sencillo como parece, pero creo que ilustra lo que te quiero decir.


Espero que te haya servido de aclaración.


Saludos
0 pts.
Pues ya he leído hace días el correo y no he contestado porque no se me ocurría nada, pero hoy se me ha iluminado la bombilla recordando un caso que tuvo un compañero en Coruña con una chica anoréxica que no quería comer y estaba hospitalizada con sonda. Lo que hicieron fue asociar sensaciones positivas a la comida odiada, o sea, le provocaban estados de relajación y emociones positivas dentro de lo que cabe y una vez conseguidas le iban dando de comer poco a poco, lo cual le costaba poquito dado que cuando estamos forzados a hacer algo contentillos parece ser que nos importa menos porque lo asociamos automáticamente al bienestar emocional. Así que me parece buena idea que intentes comer un poquito de lo que no te gusta en momentos en los que estés contento, escuchando una música que te mole, o incluso eufórico(cuando estés de copas o llegues a casa de colegas a ver el fútbol o estés un poco borrachillo, o fumao si le das al tema). Otra opción es que vayas probando todos los días un poco de lo que no te gusta en pequeñas dosis para ir habituando el estímulo desagradable, e incluso que aprendas a relajarte con algunas técnicas. También puedes hacerlo a lo bruto y esperar a tener tanta hambre que te comas lo que sea, y lo único que tengas sea ese tipo de comida... ya me dirás!

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas