Cuando me encuentro bastante mal y tengo ganas de hacerme daño

Últimamente siento que he estado haciendo todo mal, he tenido problemas con mi novio, y no me siento bien en general casi con nada todo me afecta de una cosita armo un lio, me pongo a pensar en muchas cosas que no me dejan dormir tranquila, y cuando me siento terriblemente me dan ganas de cortarme la piel pero nada más me raspo con un cuchillo u algo filoso, la ultima vez que sentí ganas de hacerme daño me golpee en las piernas varias veces con un gancho para la ropa y después me sentí mejor, sé que esto esta mal y en general soy una persona alegre, pero he llevado una vida muy difícil y por temporadas estoy bien y en otras todo el pasado me afecta y no me siento en paz, también me da mucho frio no se si tenga esto algo que ver ero lo menciono porque me sucede cuando no estoy bien, ¿me gustaría que me dijeran si esto es algo normal en un momento difícil o de plano puedo estar pasand por un transtorno psicológico? Ayúdenme por favor, y sobre todo me gustaría que me respondiera alguien que realmente sepa del tema. Mil gracias
1

1 Respuesta

0 pts.
Todo apunta a un trastorno de ansiedad generalizada:
Inquietud o sensación de tener los nervios de punta
Fatigarse con facilidad
Dificultad para concentrarse
Irritabilidad
Tensión muscular, dolores de cabeza, temblor
Alteraciones del sueño (dificultad para conciliar el sueño y permanecer dormido, inquietud, sueño insuficiente)
Sudoración excesiva, palpitaciones, dificultad para respirar y síntomas gastrointestinales diversos.
Signos y exámenes Volver al comienzo
Se debe practicar un examen físico y una evaluación psicológica para descartar otras causas de ansiedad. También se descartan trastornos físicos que pueden imitar un estado de ansiedad, así como síntomas inducidos por medicamentos. Durante este proceso se pueden realizar varios exámenes diagnósticos.
Tratamiento Volver al comienzo
El tratamiento puede involucrar medicamentos específicos que brindan un efecto sedante (que inducen el sueño) o un efecto calmante. Se han aprobado varios medicamentos antidepresivos para el trastorno de ansiedad generalizada.
También se pueden utilizar otros medicamentos, como los antihistamínicos, los cuales tienen el efecto secundario favorable de reducir la ansiedad. Un tipo común de medicamentos que calman la ansiedad, denominados benzodiazepinas, se utilizan con precaución, ya que pueden causar problemas con la capacidad de discernimiento y además pueden ser adictivos.
Dos tipos de terapias han sido efectivas en el tratamiento del TAG:
Entrenamiento de relajación: una relajación sistemática de los principales grupos de músculos del cuerpo
Terapia conductista cognitiva que ayuda a los pacientes a identificar pensamientos que contribuyen a producir ansiedad
Se debe disminuir o eliminar el consumo de cafeína y de otros estimulantes, ya que pueden empeorar el estado de ansiedad.
Grupos de apoyo Volver al comienzo
Los grupos de apoyo pueden servir para algunos pacientes que padecen esta condición, debido a que esto les permite darse cuenta que no son los únicos que experimentan una preocupación y ansiedad excesivas.
Sin embargo, estos grupos no constituyen un sustituto del tratamiento efectivo, sino que lo complementan.
Expectativas (pronóstico) Volver al comienzo
El trastorno puede ser prolongado y difícil de tratar, pero la mayoría de los pacientes pueden esperar un mejoramiento sustancial con medicamentos o con psicoterapia conductista.
Complicaciones Volver al comienzo
Las personas que sufren de TAG pueden a la larga experimentar otros trastornos psiquiátricos, como el pánico o la depresión clínica. Además, el abuso o adicción a ciertas sustancias puede convertirse en un problema, usualmente porque la persona trata de automedicarse con drogas o alcohol para aliviar la ansiedad.
Situaciones que requieren asistencia médica
Se debe acudir al médico si se experimentan signos y síntomas de trastorno de ansiedad generalizada, especialmente si estos se han mantenido por seis meses o más, o interfieren con las actividades cotidianas.
Así si te identificas con esto deberías de acudir a un psicólogo bueno, y sobre todo teniendo en cuenta tus comportamientos autolesivos incipientes, que sirven a múltiples propósitos en función del trastorno. Llamarla atención, sentir algo, descargar la rabia...

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas