¿Inseguridad?

Hola, me llamo Daniela, y soy de Argentina... Bueno, mi historia es un poco larga, pero voy a resumirla bastante. Encontré a un chico perfecto para mi, el me ama con todo su corazón, daría todo por mi, pero yo ya no lo amo, discuto por cualquier cosa, y lo que sea es una excusa perfecta para pelear. Yo quiero terminar pero mi mamá no deja de decirme que me voy a arrepentir. A su vez me gusta otro chico, con el cual tengo una relación ´´paralela´´ desde el 11 de septiembre, y creo que estoy enamorándome de él. Mi pregunta es entonces si debo esperar y ver que decide el tiempo con mi novio, o hacer lo que me dicta el corazón y no el cerebro (dejar a mi novio y estar con el otro chico en una relación poco formal -hasta que el destino diga-).
Agradecería mucho tu respuesta...
Daniela.
1

1 Respuesta

13.325 pts. No soy experto de nada, suelo ayudar por la experiencia...
Unas de las cosas más importantes para mi parecer es hacer siempre lo que dicta el corazón, y en tu caso lo tienes muy claro, el seguir con tu novio es alargar algo que ya no esta vivo, según tu esa relación no funciona y más aun cuando tienes a otro chico en tu vida del que estas enamorándote, si es que ya no lo estas. Yo directamente dejaría la relación que tienes ahora y que no es más que la inercia del tiempo que has estado con el porque el motor paro hace ya tiempo y no estas haciendo otra cosa que alargando su muerte, no te sientas insegura y tomas las decisiones en el acto, los problemas los debemos resolver por la vía rápida siempre para que dejen de ser problemas. Para ello te voy a mandar una carta que recibí una vez por internet para que la leas y te des cuenta de lo que es mejor para ti hacer.
El florero de porcelana
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
El Gran Maestro y el Guardián se dividían la administración de un
Monasterio Zen. Cierto día, el Guardián murió y fue preciso substituirlo.
El Gran Maestro reunió a todos los discípulos para escoger quién tendría la honra de trabajar directamente a su lado.
- Voy a presentarles un problema -dijo el Gran Maestro- y aquél que lo resuelva primero, será el nuevo guardián del Templo.
- Terminado su corto discurso, colocó un banquito en el centro de la sala. Encima estaba un florero de porcelana seguramente
Carísimo, con una rosa roja que lo decoraba.
- Éste es el problema -dice el Gran Maestro -resuélvanlo-.
Los discípulos contemplaron perplejos el "problema", por lo que veían los diseños sofisticados y raros de la porcelana, la frescura y la elegancia de la flor. ¿Qué representaba aquello?
¿Qué hacer? ¿Cuál sería el enigma?
Pasó el tiempo sin que nadie atinase a hacer nada salvo contemplar el "problema", hasta que uno de los discípulos se levantó, miró
Al maestro y a los alumnos, caminó resolutamente hasta el florero y lo tiró al suelo, destruyéndolo.
- Al fin alguien que lo hizo ! - Exclamó el Gran Maestro-
Empezaba a dudar de la formación que les hemos dado en todos estos años !, Usted es el nuevo guardián.
Al volver a su lugar el alumno, el Gran Maestro explicó:
- Yo fui bien claro: dije que ustedes estaban delante de un
"problema". No importa cuán bello y fascinante sea un problema, tiene que ser eliminado.
Un problema es un problema; puede ser un florero de porcelana muy caro, un lindo amor que ya no tiene sentido, un camino que precisa ser abandonado, por más que insistimos en recorrerlo
Porque nos trae confort... "Solo existe una manera de lidiar con un problema": atacándolo de frente.
En esas horas, no se puede tener piedad, ni ser tentado por el lado fascinante que cualquier conflicto acarrea consigo.
Recuerda que un problema, es un problema.
No tiene caso tratar de "acomodarlo" y darle vueltas, si al fin y al cabo ya no es otra cosa más que "UN PROBLEMA".
Déjalo, hazlo a un lado y continúa disfrutando de lo hermoso y lo que vale la pena en la vida.
No huyas de él... acaba con él.
Espero que tengas suerte y que todo te vaya bonito. Un beos.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas