"Subasta pública" contra "pago en metálico"

Somos cinco hermanos. Por el maltrato que recibíamos en casa fuimos saliendo disparados uno a uno de allí en cuanto teníamos la mayoría de edad excepto uno.
Cuando nuestra madre falleció tuvimos acceso al testamento. Y como esperábamos a los cuatro díscolos nos ha quedado la legítima estricta. Al otro el resto. Por el momento dos pisos y acciones. Dinero en metálico también hay pero está en un banco de Andorra.
Otra cláusula: Nombra albaceas, contadores, partidores solidarios con facultad de entrega de legados, pago de deudas y autorizándoles el pago en metálico de legítimas y las consignadas en el art. 1057 del Código Civil y le dispensa del principio de igualdad cualitativa de los lotes y a quienes prorroga en el ejerccion de sus cargos hasta dos años de la muerte de los cónyuges a ...
Que entiendo a los "legítimos estrictos" cuando muera el padre nos vendrán a dar dos duros como pago en metálico y a correr.
He estado leyendo por aquí lo de pedir la pública subasta. Nos importa lo más mínimo cargarnos la herencia. El maltrato fue mucho mayor. ¿Se puede pedir en el mismo acto de presentarnos al notario para pedir que los inmuebles pasen a pública subasta?
1

1 Respuesta

365.825 pts. Despacho de abogados especializado en Derecho...
Pues en principio no. Lo que a lo mejor si tienen que hacer es iniciar un procedimiento para impugnar la partición si se oculta dinero de las cuentas bancarias.
Pues si usted dice que en principio es que no, seguro es que no. Mi padre ha tenido las suficientes influencias y conocimietos como evitar ni siquiera ser procesado en múltiples ocasiones por delitos de extrema gravedad. Es un psicópata de libro y mi madre no le iba muy lejos. El dinero es imposible demostrarlo por falta de pruebas aunque hayamos sido testigos. Incluso después de irnos pudieron cambiar de banco.
Si yo me meto en un proceso judicial es con el convencimiento de que voy a ganar.
Pensaba que el testamento hubiera sido redactado con sus mentes desviadas y no se les hubiera ocurrido que el resto no pensamos como ellos, es decir que preferiríamos perder nuestra herencia en pro de una última satisfacción moral.
No pasa nada. Ya lo dí por perdido hace tiempo, pero al leer aquí respuestas sobre el tema de las subastas públicas se me encendió una débil lucecita.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas